Es noticia
Menú
A Mercedes sólo le falta "mear colonia" en este inicio de 2014
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
UN 10 SOBRE 10 EN TODAS LAS ÁREAS

A Mercedes sólo le falta "mear colonia" en este inicio de 2014

"Durante las diez últimas vueltas fui a tope. Nico y yo no teníamos una lucha así desde que estábamos en karting". La lucha de Hamilton y Rosberg, de '10'

Foto: Nico Rosberg y Lewis Hamilton en el podio de este domingo.
Nico Rosberg y Lewis Hamilton en el podio de este domingo.

"Durante las diez últimas vueltas fui a tope. Nico y yo no teníamos una lucha así desde que estábamos en karting. Había momentos en los que él estaba en mi ángulo muerto y no sabía dónde". Lewis Hamilton, en sala de prensa, puso palabras a la formidable batalla que protagonizó, junto con su compañero Nico Rosberg, por ganar la carrera de Bahrein, que finalmente se llevó el británico. Mercedes no privó de libertad a ninguno de sus dos pilotos para jugar al gato y el ratón, una decisión que agradeció la Fórmula 1 y sus aficionados. Un 10 de 10 para la escudería germana y no sólo por permitir este espectáculo en pista, también por construir un coche soberbio y posibilitar que sus ‘clientes’, aunque sean equipos menores, traten de tú a tú a equipos fuertes. Todos los domingos alguno aspira al podio y ya se han llevado el de Magnussen y Button en Australia, y el de Sergio Pérez en Sakhir.

De no ser por el abandono de Hamilton en la prueba inaugural se podría hablar de Mercedes como un equipo perfecto en todas sus áreas. Es insultantemente superior en la pista con un W05 de "otra categoría", como señaló Fernando Alonso en Melbourne. Para este 2014 han fabricado un coche que, simplemente, no tiene rival. Recuerda al RB7 de Red Bull en 2011 -12 victorias de 19 carreras-, o al BGP001 de 2009, que ganó 6 carreras en las 7 primeras pruebas y un total de 8 en las 17 del campeonato. En ambos casos el Mundial quedó visto para sentencia hacia mitad de año y en este 2014 Mercedes está dibujando un cuadro parecido. La ventaja por vuelta es tan grande, en torno a un segundo dependiendo del circuito, que se antoja complicado que cualquier equipo vaya a recortar esa diferencia (antes de que sea demasiado tarde). "En el campeonato los Mercedes se están escapando", admitió un Alonso que este domingo se presentó la charla con las televisiones con el papel de la clasificación en la mano. Esta semana hay dos días de test en Bahrein para reducir distancias.

Una caja de botellas de vino a Brackley

La excelencia de Mercedes en la confección del monoplaza y su unidad de potencia, principal quebradero de cabeza para los equipos en esta nueva Fórmula 1, le ha permitido ser también el mejor proveedor y que sus clientes planten cara a equipos potentes como Ferrari o Red Bull. Quizás los Force India, si portaran una unidad de potencia distinta a la de Mercedes, no hubieran podido adelantar tan fácilmente a los Alonso, Raikkonen o Vettel. Un gran porcentaje de su segundo puesto en el Mundial de Constructores se debe a Mercedes, al igual que el tercero de McLaren y que Williams (sexto) tenga a cinco puntos al equipo austriaco y a tres la Scuderia. Sergio Pérez y su equipo debería enviar alguna botella de vino a Brackley (a la atención del departamento de unidad de potencia).

placeholder

Si durante el invierno, y los más de tres años que llevan trabajando en el motor, Mercedes ha hecho a la perfección los deberes, también está brillando al mismo nivel durante este campeonato. Y por diferentes razones: primero porque ha ejecutado casi sin fallos (abandono de Hamilton en Australia) su superioridad, traducida en dos dobletes, liderar Pilotos y Constructores, sumar 111 puntos de 129 posibles y un Grand Chelem de Hamilton en Malasia; y segundo porque la gestión de dicha superioridad con sus pilotos está siendo también inmejorable, al menos de momento.

Desde los despachos de las flechas plateadas, tanto Niki Lauda como Toto Wolf, habían prometido "libertad" en la lucha de sus pilotos. Esa promesa se está cumpliendo cuando, con el doblete asegurado este domingo, la única consigna que dio a sus pilotos fue "llegar a casa". Egoístamente -y de cara al campeonato- tenían poco que ganar y mucho que perder con una batalla entre Hamilton y Rosberg. Aún así, cumplieron su palabra y fueron fieles a Lewis, Nico, la Fórmula 1, sus aficionados y el espíritu deportivo. Es más, antes de esta situación ya buscaron la máxima igualdad de oportunidades entre sus pilotos porque cuando, en la primera parada, Hamilton entró antes a boxes (iba liderando la prueba) que Rosberg, con el alemán eligieron una táctica en los neumáticos diferente a la del inglés ya que de haber sido la misma sólo un error en Lewis o su monoplaza hubiera posibilitado que Rosberg le diera caza.

Exquisito respeto entre Hamilton y Rosberg

Funcionó como si fueran dos equipos distintos, algo que puede traer más días emocionantes viendo que el título se lo podrían terminar jugando estos dos pilotos y que estos mostraron un exquisito respeto mutuo, sin poner en peligro el doblete. "Hemos corrido a tope con el necesario respeto. Siempre hemos sido plenamente libres de luchar por la carrera. Nunca ha habido riesgo de quedarnos fuera de carrera, aunque puede que por televisión no lo pareciera", señaló el actual líder del campeonato.

placeholder

Para rematar la matrícula de honor de Mercedes, los dos pilotos se dieron un abrazo, se felicitaron en el podio y se lanzaron piropos ante la prensa. "Creo que le he tenido al menos nueve veces, pero él siempre me lo devolvía. Lewis ha hecho un gran trabajo. En un gran piloto. La próxima vez yo tengo que hacerlo mejor", indicaba Rosberg. "Hoy, en el fondo, no he tenido el mejor ritmo. Nico lo ha hecho mejor que yo y tengo que mejorar. Hacía mucho que no se presentaba una carrera en la que tenía que utilizar todas las habilidades como piloto que he ido adquiriendo a lo largo de los años. Ha sido fantástico poder usarlas de nuevo. Es una de las mejores sensaciones del mundo", añadía Hamilton. De esas "mejores sensaciones del mundo" también se benefició toda la Fórmula 1.

"Durante las diez últimas vueltas fui a tope. Nico y yo no teníamos una lucha así desde que estábamos en karting. Había momentos en los que él estaba en mi ángulo muerto y no sabía dónde". Lewis Hamilton, en sala de prensa, puso palabras a la formidable batalla que protagonizó, junto con su compañero Nico Rosberg, por ganar la carrera de Bahrein, que finalmente se llevó el británico. Mercedes no privó de libertad a ninguno de sus dos pilotos para jugar al gato y el ratón, una decisión que agradeció la Fórmula 1 y sus aficionados. Un 10 de 10 para la escudería germana y no sólo por permitir este espectáculo en pista, también por construir un coche soberbio y posibilitar que sus ‘clientes’, aunque sean equipos menores, traten de tú a tú a equipos fuertes. Todos los domingos alguno aspira al podio y ya se han llevado el de Magnussen y Button en Australia, y el de Sergio Pérez en Sakhir.

Fórmula 1 Sergio Pérez Lewis Hamilton Fernando Alonso
El redactor recomienda