AMBOS LUCHAN POR RECUPERAR SUS TRAYECTORIAS

Felipe Massa y Williams, donde se juntan el hambre con las ganas de comer

El brasileño puede encontrar en Williams un nuevo entorno para revivir lejos de la sombra de Alonso, con un equipo en el peor momento de su historia

Foto: Fotografía de archivo Felipe Massa y su compatriota Rubens Barrichello. (EFE)
Fotografía de archivo Felipe Massa y su compatriota Rubens Barrichello. (EFE)

“El día que siempre quedará conmigo fue mi primera victoria en Brasil, para un brasileño ganar en casa es como ganar el campeonato. ¿Recuerdas Senna? Cuando ganó en Interlagos (2006) estaba más feliz que cuando ganó el campeonato”. Felipe Massa elegía el que consideraba mejor momento de su carrera deportiva en su última entrevista para Ferrari. Dos años después no solo volvía a ganar ante los suyos, sino que también fue campeón del mundo durante unos segundos. Aquel día, Massa estuvo a punto de completar el mayor sueño de un piloto. Una victoria, el título, y ante su público. Su vida y trayectoria deportiva pudo  haber sido diferente.

Sin embargo, aquel fue el comienzo de un pendiente descendiente. Hoy, su fichaje con Williams puede  abrir una nueva vida en la Fórmula 1. Porque equipo y piloto  quieren volver a la superficie tras tocar fondo  con el objetivo común de recuperar su autoestima y el valor latente que se les presume. El equipo británico, como uno de los de mayor vocación y  mejor palmarés de la historia de este deporte.  El brasileño, fuera de la alargada sombra de Fernando Alonso en Ferrari para sentirse –o al menos intentarlo–  líder de nuevo.

Un equipo de psicólogos para renovarse

Massa vivió dos momentos que transformaron su carrera. El accidente de 2009 –del que asegura hasta la extenuación que no le dejó problemas neurológicos– , y la orden del equipo en Hockenheim 2010, cuando cambió su victoria por la de Alonso justo un año después del accidente. El brasileño nunca más  fue el mismo.

Massa vivió dos momentos que transformaron su carrera. El accidente de 2009 –del que asegura hasta la extenuación que no le dejó problemas neurológicos– , y la orden del equipo en Hockenheim 2010, cuando cambió su victoria por la de AlonsoCuando Massa comenzó 2012 venía de ser doblado en puntos por Alonso el año anterior. Durante aquel invierno se entregó a un grupo de psicólogos que trabajaron su confianza y la percepción de sí mismo. El brasileño se sentía renovado al comenzar la temporada. Pero llegaron los primeros entrenamientos invernales en Jerez. El monoplaza fue un desastre desde el primer día. A los pilotos de Ferrari se les cayó el alma al suelo. Pero en Malasia Alonso era líder del campeonato. Al término de la temporada, el español le sacó 156 puntos en la clasificación final y luchó por el título. En 2013, antes del Gran Premio de Estados Unidos, Alonso vuelve a doblar en puntos a Massa.

Un ambiente nuevo, con un rol diferente

“Si Felipe no pudo ofrecer el rendimiento que esperábamos, fue fundamentalmente por una hipersensibilidad a un coche muy nervioso en el eje trasero”, reconocía Stefano Domenicali recientemente. Si algo definió a Massa  desde la llegada de Alonso fue su inconsistente rendimiento. Pero, sobre todo, y al margen de la magnífica relación que les une, la convivencia  terminó con su destrucción psicológica. No solo por la atención que en la Scuderia se dispensaba a su piloto número uno, sino porque el español también exprimía su material. Ahora, Massa puede demostrar que aquel piloto de 2008 sigue todavía vivo.

Todavía con 33 años de edad, con la experiencia deportiva, técnica y psicológica que supone haber formado parte de la Scuderia, Massa puede encontrar otro caldo de cultivo en Williams, como fue el caso de su amigo Rubens Barrichello.  Con monoplazas de filosofía diferente, con un equipo que le escuchará, con el voto de el confianza de un contrato plurianual, Massa puede florecer ante el estímulo psicológico de su nuevo papel en Williams y devenir así en un piloto regenerado. Y de nuevo, acompañado por el fiel Rob Smedley, su ingeniero de Ferrari en esta nueva etapa.

El peor año en la historia de Williams

Para ello necesita un equipo Williams también renovado. “Su fichaje es un paso clave en nuestro objetivo de devolver a Williams al frente de la parrilla, y parte de nuestros planes en marcha para asegurarnos de que seremos más fuertes a partir de 2012”.  Tras la marcha de Adam Parr, el equipo entró en una fase de desorientación técnica exacerbada en 2013 bajo la dirección de Claire, la hija de Frank Williams, que intenta reconducir sin mucho éxito.

El pasado año Williams logró la única victoria en sus última 162 carreras. En el año de su gran premio número 600, el equipo británico lleva ganado  un miserable punto (Maldonado en Hungría),  incluso por debajo de los cinco de 2011, la peor de su historia hasta el momento. El FW35, sin éxito con el efecto Coanda, sufre problemas aerodinámicos crónicos que no han podido resolverse durante la temporada. Ha sido un año tirado a la basura.

¿Qué falla en Williams?

Bajo la nueva dirección técnica del veterano Pat Symonds, de vuelta oficialmente tras la sanción con Renault, el equipo británico está inmerso en un proceso de reestructuración técnica total. “Ves las instalaciones aquí, el equipo, el nivel de inversión, y es realmente impresionante, hay poco aquí que no puedas encontrar”, explicaba recientemente Symonds, “andas por aquí y tienes todo lo necesario para hacer un buen coche de carreras”. Que, además el próximo año contará con motores Mercedes.

South korea formula one grand prix
South korea formula one grand prix
“Algunas áreas no han avanzado aquí en relación a lo que ha ocurrido en la Fórmula 1 en los últimos diez años”, explica Symonds, “se ha perdido el foco en los procesos necesarios para utilizar el conocimiento y los medios para concentrarse en el rendimiento del coche”. Una manera sofisticada para definir la falta de organización y liderazgo técnico. 

El carácter y la personalidad no hacen a un piloto más rápido, pero  el brasileño es uno de los más queridos en el paddock. También, un superviviente en la Fórmula 1, tras convivir con Schumacher, Raikkonen y Alonso.  Por su bravura ante el accidente de 2009, por la crueldad con la que el destino le castigó en Brasil 2008, quizás Felipe Massa merece otra oportunidad en la Fórmula 1. En un equipo que, como el brasileño, necesita renacer. Puede que el próximo año, a estas alturas, estemos hablando de un piloto diferente.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios