DOS PERSONALIDADES TOTALMENTE OPUESTAS

Alonso y Raikkonen, el samurai y el monje zen, frente a frente

Campeonatos del mundo, enormes talentos naturales y dos personalidades totalmente distintas, ambos se disputarán el liderazgo de Ferrari

Foto: Fernando Alonso conversando con Kimi Raikkonen antes de una carrera.
Fernando Alonso conversando con Kimi Raikkonen antes de una carrera.

“No es sólo él, es sobre todo el tiempo en el que corría. Todo parecía más divertido y relajado, y creo que habría sido divertido competir al mismo tiempo con él. Me gustaba el estilo entonces, era  diferente al de ahora”. Así respondía Kimi Raikkonen recientemente respecto a su admiración por James Hunt, el carismático y libertino campeón de 1976, y su época. Para un piloto que declara no tener héroes, “mi vida habría sido mucho más fácil en los setenta; definitivamente nací en el tiempo equivocado”.

En el presente se requieren pilotos multidimensionales y con dedicación absoluta, además del talento al volante, y Kimi Raikkonen reconoce  que la actual no es la  adecuada para su filosofía de la vida y de la competición. Pero  compartirá equipo y se enfrentará a partir 2014 con uno de los "animales competitivos" más determinados y focalizados de la Fórmula 1 actual. Son dos talentos y personalidades tan opuestos que resultará fascinante su enfrentamiento tanto en la pista como su convivencia fuera de ella.

Un talento natural al volante único

“La habilidad de Raikkonen para conceptualizar el espacio en tres dimensiones es algo fuera de este mundo. Los resultados de los test se salen del gráfico, son los mejores que he visto nunca”, explicaba hace años el preparador personal y doctor de McLaren, Aki Hintsa. Quizás Kimi Raikkonen haya nacido con un hardware especial, un cerebro de singularidades únicas para la percepción y coordinación espacio-temporales. De hecho, ningún piloto salvo el finlandés ha pasado directamente desde la Fórmula Renault a la Fórmula 1, y con sólo veintitrés carreras de monoplazas en su haber. Peter Sauber lo percibió tan pronto como hizo la prueba al joven finlandés. Hasta fue polémica la concesión de la superlicencia. 

Pero a Kimi Raikkonen le acompaña también una particular contextura psicológica bien conocida a estas alturas en la Fórmula 1. Sea un enfoque hiperlógico de la realidad o bien una incapacidad psicológica total para proyectarse hacia el pasado y el futuro, el piloto finlandés parece vivir además con un umbral de emociones de bajísima frecuencia... “Nunca discuto con nadie ni mantengo disputas”, presume Kimi Raikkonen. Con enfoque similar parece afrontar la realidad que le rodea, venga como venga. Cuando Kimi Raikkonen hace balance de una carrera, nos suele ofrecer a un electroencefalograma plano, para lo positivo y lo negativo. Raikkonen no combate la realidad de las carreras. Simplemente, la acepta y la vive. Parece un monje zen. Aunque en el particular caso del finlandés, entenderán la metáfora...

El icono de un helado

Pero no nos confudamos. Raikkonen no es vago, ni indolente. Simplemente, concentra su energía vital en lo esencial. Pilotar coches de carreras y disfrutar. “Lo que aprendes en los entrenamientos de invierno muy rápidamente es si el coche va a ser una m…., y si es una m… sabes que estás perdiendo tu tiempo para el resto de la temporada”, explicaba tras sus primeros entrenamientos con Lotus en 2012.  Una filosofía coherente con su actitud en 2009, cuando comprendió que el F60 era un monoplaza sin esperanza. La imagen del helado en Malasia fue un icono de éxito porque, para muchos, representaba a la perfección la actitud de Raikkonen ante la vida y las carreras. 

“Kimi era muy, muy rápido cuando el coche estaba dentro de unas determinadas condiciones de prestaciones: fuera de esas condiciones le costaba más encontrar su velocidad", explicaba de Raikkonen el actual ingeniero de Alonso, Andrea Stella, a quien también tuteló técnicamente en su época de Ferrari. El talento del finlandés le hará un piloto diabólico si el monoplaza encaja para en su estilo. Pedirá lo que quiere de forma absolutamente directa. Pero no perderá la energía y el tiempo para poner a su equipo contra la pared. Así actuó en 2008 y 2009. Quizás, el problema contrario de  Alonso en Ferrari este año. Y por ello ha vuelto  Raikkonen a la Scuderia. 

Si Ferrari esperaba de Kimi que fuera continuador del estajanovismo de Schumacher -como lo es Alonso en la actualidad- pronto se dió cuenta de su equivocación. Sólo dos años después de lograr el título, Ferrari le había despedido con un cheque de oro. Aunque coadyuvaran razones comerciales con la llegada del Banco Santander,  Raikkonen facilitó las cosas con su singular temperamento. Pero sólo un superdotado al volante podía atreverse a saltar directamente al Campeonato del Mundo de Rallies. Y sólo a alguien tan singular Ferrari podía volver a llamar años después. Veremos hasta qué punto ha cambiado o no.

El samurai que transforma la realidad

“Si el enemigo piensa en las montañas, ataca por el mar. Si piensa en el mar, ataca por las montañas", “si se rompe la espada, ataca con las manos. Si te cortan las manos, empuja al enemigo con los hombros, si no con los dientes”. Son tuits 'samurais' de Fernando Alonso, y que  condensan a la perfección su personalidad combativa para plasmar en la realidad y a toda costa la certeza mental de su talento. Un perfil radicalmente opuesto al de Kimi Raikkonen. Sin él, el panorama de Ferrari hubiera sido otro estos años.

Un equipo de Fórmula 1 es una compleja organización extraordinariamente focalizada y competitiva, donde el piloto representa un pilar básico para la motivación y la dirección del conjunto. En una escuadra tan latina como Ferrari, elévese la cuestión a la enésima potencia con un fuerte componente emocional. “Sin duda Alonso es un líder, con Ferrari puede mover montañas”, lanzaba en Twitter Stefano Domenicali tras el segundo puesto en Monza. Con el fichaje de Raikkonen prácticamente cerrado este fin de semana, quizás el responsable de Ferrari  quería lanzarle un mensaje  -¿de apoyo, de reconocimiento- ?- ante la noticia que se avecinaba. ¿Escribirá Domenicali sobre Kimi Raikkonen algo parecido al final de la temporada 2014?

¿Quién tendrá la última palabra entonces? ¿El samurai, o el monje zennbsp;En la respuesta está la clave del gran duelo que se vivirá en Ferrari la próxima temporada.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios