Luis Pérez Sala: "A Ferrari y a Red Bull les cuesta mucho más que a HRT ganar una décima"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL TEAM PRINCIPAL DE HRT ASEGURA A 'EL CONFIDENCIAL' QUE TRABAJARÁN MÁS EL ÁREA DE PATROCINIO

Luis Pérez Sala: "A Ferrari y a Red Bull les cuesta mucho más que a HRT ganar una décima"

Sonriente y relajado, así recibió Luis Pérez-Sala Valls-Taberner (Barcelona, 1959) a El Confidencial en su casa, la de HRT, que el pasado fin de semana estuvo aparcada

Foto: Luis Pérez Sala: "A Ferrari y a Red Bull les cuesta mucho más que a HRT ganar una décima"
Luis Pérez Sala: "A Ferrari y a Red Bull les cuesta mucho más que a HRT ganar una décima"

Una mezcla de las dos cosas. Somos un equipo nuevo y el coche también lo es. Trabajamos para tenerlo listo este invierno y al final no pudo ser porque ocurrieron muchas cosas… y luego nos tuvimos que coordinar nosotros (una vez resueltos esos problemas vino la evolución del monoplaza).

También influye el trazado. Lo pasamos peor en circuitos donde se necesita mucha carga aerodinámica. En este sentido estamos un poco atrás, nos falta evolucionar. Tampoco tenemos kers y eso, en trazados donde se necesita velocidad, se echa en falta.

A pesar de la posición en la que rueda el F112, da la sensación de que Pedro de la Rosa, como piloto, está en un momento muy dulce

Pedro está disfrutando a pesar de que conduce un coche que no está donde le gustaría. A medida que va avanzando y se mete en la batalla, porque a veces no está tan lejos, lo disfruta. Como piloto, Pedro está en un momento muy bueno, está haciendo un trabajo fantástico.

A nivel humano, ¿cuánto cuesta a HRT ganar una décima?

A nosotros no nos cuesta lo mismo que a Ferrari o Red Bull. A ellos les cuesta mucho más. Ellos llevan sus monoplazas al límite y nosotros todavía tenemos muchos sitios donde mejorar. Por otro lado no tenemos construido el equipo todavía al completo. Hemos hecho la primera parte que es el race team (equipo de carreras), la parte de desarrollo todavía falta acoplarla. La de aerodinámica está en Alemania, ya tenemos responsable de diseño en Madrid…

Pedro es un piloto que presiona mucho al equipo

Eso es lo bueno, que está encima del equipo y mete presión para que no nos durmamos. Esta presión siempre es buena. (El que venga de McLaren) te va dando la dirección para que no vayas dando palos de ciego.

En el periplo que llevamos, ¿qué es lo que más está disfrutando y qué es lo que más le está costando a Luis Pérez Sala?

Lo que más me está costando es que se viaja mucho (risas)… pero eso ya lo sabía. Pero estoy disfrutando una parte que no conocía del automovilismo y que me permite cerrar el círculo: he sido piloto, he trabajado en aspectos de comunicación y ahora, estar dentro del equipo desde la parte de arriba, te permite conocer cómo funciona todo lo que es el conjunto de la Fórmula 1.

En este viaje junto a HRT, ¿qué es lo que más te ha llamado la atención?

La verdad es que no he tenido tiempo para pararme a pensar. Hasta el 1 de abril no hemos dispuesto prácticamente de nuestra sede y, hasta entonces, hemos estado centrados en fabricar el coche y reunir la gente para ir a las carreras. A partir de entonces hemos empezado a planificar el futuro.

Una vez que el equipo se ha estabilizado, entre carrera y carrera, ¿HRT piensa ya en el futuro?

Sí. Ahora ya, aunque tenemos que terminar todavía de formar la base del equipo (algo que sucederá entre este y al año que viene) sí que ya me permite planificar lo que debe ser la estructura de la escudería para la próxima temporada. Un equipo nunca termina de evolucionar.

Para 2014, con la aparición de los nuevos motores, el tema se puede desmadrar económicamente, ¿será HRT viable?

Es un momento en el que se están negociando muchos aspectos y tenemos que ver cómo va quedando, la reducción de costes es buena para todos y el pacto de la concordia es un tema que tiene que salir. Después, lo del motor es un cambio importante que se verá cómo quedará. Nosotros vamos a hacer todo el esfuerzo posible para estar y continuar, esa es nuestra idea. No hay duda.

¿Habrá motor nuevo el año que viene?

El año que viene, la idea que tenemos, aunque no está cerrado, es mantener bastante lo que hay en el vehículo. Hemos hecho un cambio muy fuerte este año y lo que necesitamos es consolidar y mejorar lo que tenemos. No podemos estar cambiando tanto cuando en 2014 hay una transformación tan importante. Pretendemos que la campaña que viene sea una continuidad.

¿Se plantea para 2014 HRT la venta del equipo o una ampliación de capital?

De momento, estamos más centrados en la parte deportiva. En función de cómo vaya quedando la estrategia deportiva, gestionaremos eso.

En cuanto al plan comercial del equipo y tal y como está la situación financiera en España, ¿qué potencial hay en nuestro país? ¿Habéis rastreado todo? ¿Tenéis que buscar dinero fuera?

Hasta ahora no hemos podido trabajar mucho la parte de patrocinio, no se ha rastreado todo. Primero tenemos que poseer un equipo que debe crear confianza. Y nosotros teníamos que creer (en el equipo). Los cambios que hemos sufrido… (hace una pausa y continúa) debíamos debutar en Melbourne, nos preocupaba tener el coche y todo preparado. Desde fuera no se apreciaba pero, desde dentro, ha sido traumático y no podías estar buscando cosas cuando todavía no sabías transmitir esa confianza. Dicha confianza, con la inauguración de la sede y que la base del equipo está controlada al 100%, ahora ya es diferente. Nosotros no estamos abiertos sólo a España, también a todo el mundo.

¿Imaginas a HRT sin Pedro?

De momento, no… No me lo imagino (risas).

¿Lo ves algún día compartiendo despacho?

Por qué no. Está claro. Pero no vayamos tan rápido. Debemos ser realistas y poner los pies en el suelo: consolidemos primero esto. Pretendemos crecer poco a poco y a Pedro, por lo menos, todavía le queda el próximo año para seguir dando el callo aquí con nosotros.

De aquí a final de año, ¿un objetivo deportivo realista para HRT?

Queremos seguir evolucionando el coche y coordinar más al equipo en la parte de diseño y aerodinámica. Todavía estamos muy débiles en esta parte.

Red Bull