PRIMERAS QUEJAS POR LA MODIFICACIÓN DEL REGLAMENTO

Red Bull, sin escapes, sangra por la herida

“Ya no tenemos la superioridad que teníamos el año pasado. Eso se debe a cambios técnicos que fueron introducidos deliberadamente contra Red Bull. Pero esto no

Foto: Red Bull, sin escapes, sangra por la herida
Red Bull, sin escapes, sangra por la herida

“Ya no tenemos la superioridad que teníamos el año pasado. Eso se debe a cambios técnicos que fueron introducidos deliberadamente contra Red Bull. Pero esto no es una excusa porque nuestro coche no esté al nivel que debería estar”. La escudería energética ha dado un paso atrás con respecto a los dos años anteriores con la prohibición del difusor soplado y Helmut Marko, asesor de Red Bull, ha hecho público sus razonamientos. Son lamentos que no se hubieran escuchado si Sebastian Vettel o Mark Webber encabezaran la clasificación. Pese a esta “no excusa”, el RB8 resulta ser un coche competitivo que, con las diferencias mínimas existentes en la presente campaña, aspira cada fin de semana a ganar la prueba.

Marko ha exteriorizado el sentir de la escudería a Servus TV. “Nos han roto el juguete”, comentó en diciembre el aerodinamista Adrian Newey. El inglés utilizó un tono más distendido al de Marko ya que, al fin y al cabo, había algo más que dudas sobre la utilización del motor como elemento aerodinámico. La FIA lo prohibió en el GP de Gran Bretaña para comprobar qué efectos tenía y les convenció tanto que sólo le dieron unos meses de vida, hasta diciembre. Como resultado tienen que en la actualidad se está disputando uno de los campeonatos de Fórmula 1 más competidos de toda la historia.

Sin difusor soplado, Red Bull ha dejado de ser inalcanzable para ser ‘simplemente’ competitivo. Dejando victimismos a un lado, el nuevo reglamento, más que perjudicar a un equipo, ha sido beneficioso para la salud de este deporte. Incluso desde el punto de vista de otros equipos que no son Red Bull, la prohibición del difusor soplado debía de haber llegado antes porque, tal y como la FIA reconoció, se trataba de una ilegalidad. Además, la modificación del reglamento es algo común en esta competición y el último en 'sufrirlo' fue Ross Brawn con el doble difusor, anteriormente hubo cambios de neumáticos, Renault y el mass damper...

Experimentos y fin de un ciclo

La queja de Marko viene de alguien que está acostumbrado al éxito. Un inconformista al que no le sirve ser un mero equipo de los de arriba. Su escudería se ha impregnado de una filosofía ganadora que provocó el experimento de llevar dos vehículos distintos a China, uno de ellos -el de Vettel- con elementos del pasado año (no se clasificó a la Q3). 

Al margen del momento actual que atraviesan, desde un punto de vista global, el ciclo apabullante de Red Bull ha durado dos años. Y en este tiempo, la empresa que dirige Dietrich Mateschitz ha logrado que su afianzado equipo de Fórmula 1 haya ganado una gran credibilidad y una excelente imagen de marca.

Por eso se explica que en las encuestas previas al inicio del campeonato, Sebastian Vettel fuera el favorito para el título de 2012. Era el rival a batir y hasta la prensa había ‘caído’ en el embrujo del binomio Newey-Vettel: en los test de Jerez y de Barcelona, ningún mejor tiempo fue tenido en cuenta salvo el de Vettel el 21 de febrero. “Están muy fuertes” o “vuelven a ser los mejores”, se escuchaba por el paddock. ¿Qué diferencia había entre el mejor tiempo del alemán y los cuatro que marcó Lotus, por ejemplo? La credibilidad que aportaba Red Bull. Sólo eso, no había ninguna prueba tangible que demostrase la superioridad de las ‘flechas energéticas’. Cuestión de fe.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios