Mens sana in corpore, equipo y coche sano: consejos para esquiar con garantías
  1. Deportes
  2. Esquí
CÓMO PREPARARTE PARA LA NIEVE

Mens sana in corpore, equipo y coche sano: consejos para esquiar con garantías

Te vas a la nieve, por fin, pero… ¿estás preparado? Te damos varios consejos para confirmar que estás en forma, para que pongas tu material a punto y viajes seguro hasta tu destino

Foto:

Si tu equipo no está a punto, quizás no puedas disfrutar de tu deporte favorito al cien por cien. Si no estás físicamente preparado para esquiar, es probable que no aguantes todo el día. Y si tu coche no está acondicionado para el invierno, puede que te quedes tirado antes de llegar a tu destino. Para evitar estos posibles problemas te hemos preparado varios consejos para que tus días de nieve transcurran de la mejor manera posible.

placeholder Barras portaesquís (Foto: Subaru)
Barras portaesquís (Foto: Subaru)

Prepara tu coche para el invierno

No es una broma. El invierno es duro para nosotros, pero también para nuestro coche: temperaturas extremas, condiciones climatológicas adversas, estado de la carretera no siempre en las mejores condiciones... Para que no tengas problemas cuando vayas a la nieve, debes tener en cuenta estas premisas:

  • Pasa una revisión de tu coche a fondo y no te olvides de llevar todo lo necesario en carretera, sobre todo las cadenas.
  • Coloca a tu vehículo neumáticos de invierno ya que se agarran al firme mejor que los de verano cuando las temperaturas bajan de los 7 grados. Además, su dibujo más marcado ayuda a evacuar mejor el agua evitando el aquaplaning.
  • Cuando vas a la montaña siempre es recomendable llevar protectores de bajos, especialmente en los vehículos 4x4, ya que protegen el cárter, la caja de cambios, etc.
  • Para que tu equipo viaje tan seguro como tú, hazte con unas barras transversales: te permitirán colocar de manera cómoda tus esquís o la tabla de snow y que siga habiendo espacio suficiente ya sea en el maletero o en el interior del coche.
  • Disponer de un coche con tracción a las cuatro ruedas es una gran ayuda, sobre todo cuando el asfalto está deslizante, ya sea por culpa de la nieve o el hielo.

Un material en óptimo estado para disfrutar

Al final de la pasada temporada te contábamos cómo guardar tu material de esquí para que el calor del verano no afectara al buen estado de esquís, botas, etc. Ahora, cuando la temporada acaba de comenzar y estamos preparando nuestra visita a una estación es momento de preparar nuestro material para que esté a punto cuando lleguemos a la nieve.

Luis Ruiz, Skiman y jefe de taller de Ski Market, nos da cinco consejos que debemos seguir antes de llegar a nuestro destino:

  • Si hemos guardado bien nuestros esquís con cera, ahora sólo debemos quitar la cera y pulirlos para que estén perfectos para esquiar.
  • En caso de que no lo hicieras al final de la pasada temporada es el momento de afilarlos y encerarlos para que estén perfectamente preparados para cuando subamos a esquiar.
  • Puede que tengan algún arañazo o golpe fuerte de la última vez que fuiste a esquiar, hay que inyectar polietileno o cofix (o metalgrip si es en la zona del canto). Después se rectifican las suelas, se afilan los cantos y se encera.
  • Si sólo subes a esquiar unos días al año no necesitas el mismo mantenimiento del material que si subes cada fin de semana o compites en algún equipo. Lo normal es tratar los esquís cada 20 días de uso.
  • Las rebajas de verano son un buen momento para comprar material, así que asegúrate de que las botas encajan perfectamente en las fijaciones si los has cambiado.

Corpore sano para disfrutar a lo grande de la nieve

Tan importante para disfrutar de la nieve es tener a punto el material como estar preparado físicamente para ello. Sergio Toba y Julio Calleja, fisioterapeuta y preparador deportivo respectivamente, nos han dado unos consejos básicos para ponernos a punto antes de subir a nuestra estación favorita por primera vez en la temporada:

  • Comienza a prepararte físicamente al menos un mes antes de ir a esquiar. Lo ideal es hacer carrera, bicicleta, etc. tres días a la semana durante al menos 30 minutos.
  • Debemos trabajar específicamente el tendón rotuliano para lo que haremos un ejercicio de sentadillas, pero sin hacer el movimiento completo, sólo un cuarto de sentadilla.
  • La postura que tienes durante la bajada esquiando en semi-flexión obliga a poner a punto el core, es decir, los músculos abdominales, de la cadera y de la parte baja de la espalda.
  • Es necesario hacer ejercicios de estabilidad y propiocepción, que consiste en equilibrio sobre superficies inestables como balones medicinales o apoyando sobre una sola pierna.
  • Recuerda que, cuando termines tu primer día de esquí, tendrás que seguir estos cuatro puntos: hacer un poco de bicicleta estática, tumbarse con las piernas hacia arriba, meterlas en agua fría y estirar el cuádriceps. Te ayudarán a recuperar rápidamente.
Esquí Montañas
El redactor recomienda