EVITA EL DETERIORO DE TU MATERIAL

Antes de que termine la temporada, pon a punto tus esquís y no dejes que se estropeen

¿Qué debes hacer al terminar la temporada para que los tres elementos más importantes de la equipación del esquiador –botas, máscaras y esquís– queden en perfecto estado?

Foto: Antes y después de unos esquís al finalizar la temporada tras pasar por un taller especializado
Antes y después de unos esquís al finalizar la temporada tras pasar por un taller especializado
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Grandvalira y las estaciones del grupo Aramón cierran este fin de semana la temporada de nieve; Baqueira lo hizo el pasado domingo y Sierra Nevada alargará hasta el 1 de mayo aprovechando las últimas nevadas. No ha terminado aún la temporada oficialmente y ya estamos descontando los días que faltan para que las estaciones de esquí vuelvan a abrir sus puertas. Sin embargo, hay un trabajo que debemos hacer ahora y no esperar a volver a ponernos las botas: el cuidado de nuestro material. Cuando termina la temporada debemos dejarlo como nuevo para que el año que viene sigamos disfrutando de bajadas como si nos pusiéramos nuestros esquís por primera vez.

Hay que prestar especial atención a tres elementos: los esquís, las botas y las lentes o máscaras. Los primeros son la joya de la corona, el material más expuesto a la nieve y, por eso, necesitan de los mayores cuidados, como nos confirma Luis Ruiz, Skiman y jefe de taller de Ski Market. “Durante el año, cada vez que vamos a esquiar, es importante secarlos y guardarlos en un lugar seco para que no se deterioren, pero cuando acaba la temporada es importante llevarlos a una tienda especializada para repararlos. Encerarlos es el cuidado más básico: protegen el esquí y facilitan el deslizamiento al tratarse de una cera hidrófuga. Si no se conservan así, el propio roce continuo de la nieve disminuye la capacidad de deslizamiento de los esquís”.

Los esquís se agolpan en los talleres al final de temporada
Los esquís se agolpan en los talleres al final de temporada

Pero no es el único cuidado que debemos tener con nuestros esquís, ya que es normal que durante un día de nieve nos encontremos con hielo, piedras u otros elementos que dañen nuestro material. En ese caso, Luis también tiene solución: “en el caso de que los esquís hayan sufrido arañazos y golpes, lo cual es normal si subes varios días a esquiar, normalmente se les inyectará polietileno o cofix, o, si es en la zona del canto, metalgrip. Además, se hace un rectificado de suelas, se afilan de nuevo los cantos y se termina encerando los esquís”.

Lo importante es que cuando guardemos nuestros esquís queden impolutos de cara a la próxima temporada; en caso contrario, pueden provocar un peor comportamiento del esquí en la nieve, tanto en el deslizamiento como en el agarre, lo que conlleva menor seguridad y diversión. Por tanto, es importante tener el material bien cuidado para alargar la vida útil de los esquís además de poder exigirles más prestaciones. Además, es buena idea dejarlos guardados hasta la próxima temporada con la cera puesta ya que, de esta manera, nuestros esquís contarán con una capa más de protección ante posibles golpes o humedades. Guardarlos en una zona seca es imprescindible.

Botas y máscaras también necesitan cuidados

Muchas veces nos centramos en la reparación de los esquís y nos olvidamos del resto de nuestro material. Luis Ruiz nos recuerda que las botas también necesitan de cuidados: “hay que guardarlas cerradas, con los ganchos cerrados pero sin apretar. También hay que prestar atención al estado de las suelas, porque al pisar por asfalto cuando nos dirigimos a la estación se van desgastando y eso provocará problemas al entrar en la fijación”.

Ya sabemos que no debemos dejar las botas en un sitio frío después de un día de esquí, ya sea el maletero del coche o en la terraza del apartamento, porque los plásticos se endurecen y al día siguiente será muy difícil meter los pies. Tampoco cerca de una fuente de calor como un radiador, porque los plásticos se deforman, pero hay una consideración más a tener en cuenta.

Las gafas y las botas también necesitan cuidados (Foto: EFE/Miguel Angel Molina)
Las gafas y las botas también necesitan cuidados (Foto: EFE/Miguel Angel Molina)

“Es importante que, antes de guardar las botas para la próxima temporada, saquemos los botines que hay en el interior, los sequemos y los dejemos un par de días al aire, una operación que también es aconsejable repetir durante la temporada de esquí cada 4 o 5 días de uso”, según el jefe de taller de Ski Market.

En cuanto al tema de lentes y máscaras, Luis Ruiz nos recuerda que “hay que tener mucho cuidado al frotar por dentro cuando están mojadas, ya que es muy probable que se nos rallen. Debemos intentar utilizar siempre la bayeta que nos da el fabricante, ya que es específica para lentes”.

Además, cuando termine la temporada, Ruiz recuerda que “hay que guardarlas, al igual que el resto del material, en un lugar seco evitando la humedad" y que "una buena opción es colocarlas en su funda y dentro del casco para que, de esta manera, estén un poco más protegidas”. Tan importante como tener los esquís listos para esquiar es dejarlos preparados para pasar el verano… Ya queda menos para que vuelva la nieve.

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios