El día de nieve no termina al cerrar la estación

Un 'après ski' singular: ¿ir a cenar con una máquina pisanieves o catar cava a ciegas?

Cuando la estación echa el cierre a las cinco de la tarde, se abren muchas posibilidades para pasar un buen rato antes de ir a dormir. Aquí tienes dos planes que te sorprenderán.

Foto: Subir a cenar en una máquina pisanieves, una curiosa propuesta (Foto: FGC-La Molina)
Subir a cenar en una máquina pisanieves, una curiosa propuesta (Foto: FGC-La Molina)
Autor
Tags
Tiempo de lectura2 min

No dejes que tu paladar se quede atrás después de un día de nieve en La Molina. ¡El après ski es mucho mas que desentumecer los músculos en el sofá! Déjate llevar por una cata sensorial con dos protagonistas: el cava y el violonchelo. ¿O quizás te va más la marcha y te atreves con una cena movidita con máquinas pisanieves y descenso de antorchas por las pistas? Ferrocarrils de la Generalitat lo ha organizado todo para que disfrutes. Toma nota que empieza la fiesta en los Pirineos de Cataluña.

La Molina ofrece una cata sensorial de cavas (Foto: FGC-La Molina)
La Molina ofrece una cata sensorial de cavas (Foto: FGC-La Molina)

Cata a ciegas

Tras la actividad física en la nieve, cae la noche. Ha llegado el momento de ponerse el antifaz y disfrutar de una cata de cavas. Pero no una cualquiera. Con los ojos vendados, vas a degustar diferentes tipos de cava mientras suena una composición que toca el violonchelista Edmon Bosch en directo. Tu mente te transportará muy lejos, a un extenso bosque de pinos, a una montaña remota o a una cena familiar de Navidad. Dependerá de qué sensaciones te provoque cada vino espumoso y la música que lo acompaña.

Todas las composiciones que suenan en esta cata tan especial están escritas con un objetivo, pero no te lo vamos a contar porque lo vas a descubrir al final de la función. El Hotel Solineu de La Molina te ofrece esta propuesta sensorial en colaboración con los profesionales de Celler Mestres. La experiencia la puedes vivir los fines de semana, en grupos de 12 personas y cuesta 25 euros. Infórmate en info@cellermestres.com o en el Hotel Solineu.

¿Vamos a la cena en pisanieves?

La primera sorpresa de esta otra propuesta gastronómica es la máquina pisanieves que te recoge y te sube por las pistas desde el Cap de Comella -en La Molina- hasta el Hotel Costa Rasa. Es aquí donde, rodeado del paisaje singular de La Cerdaña, empiezan a servirte platos y más platos, todos típicos y tradicionales: sopa de Cerdaña, salmón, foie, “trinxat”, rissotto, embutidos ibéricos, ensaladas, escalibadas y, por si te pareciera poco, acabas con el plato fuerte, raclette de quesos. Cuando piensas que no puedes más, aparece delante de ti una deliciosa y pecaminosa tarta sacher.

Con la barriga llena y satisfecho de placer, llega el momento de ahuyentar los remordimientos. Sal del restaurante, ponte los esquís, coge una antorcha y desciende dando un paseo por la pista Volta Muntanya Sagrada. La propuesta cuesta 70 euros y se hace en grupo los fines de semana. ¡Reserva mesa y pista en reserves@alberglamolina.com.

¿Pisanieves o chelo? Tu escoges cómo disfrutar de la nieve en los Pirineos de Cataluña.
Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios