después de quitarse las botas, otro gran momento

Disfrutando el gastroesquí: los mejores restaurantes de nieve de España

Hemos estado en las principales estaciones de nuestro país para traerte lo mejor de los fogones que hay junto a las pistas: desde estrellas Michelín a platos más que caseros.

Foto: El mejor momento después de quitarse las botas llega con la gastronomía (Foto: Aramón Cerler)
El mejor momento después de quitarse las botas llega con la gastronomía (Foto: Aramón Cerler)

Esquiar no sólo es ponerse el equipo, subir a las pistas y pasarse ocho horas bajando pendientes más o menos complicadas. Disfrutar de un día de nieve no termina a las 5 de la tarde cuando las estaciones echan el telón. Después de la pertinente ducha y del descanso del guerrero, llega uno de los momentos más apetecibles del día: es la hora de cenar algo con fundamento.

Recorriendo las estaciones españolas hemos encontrado desde restaurantes con estrella Michelín hasta los más pequeños y recónditos que esconden auténticas delicias para el paladar. Esta es una selección de los mejores restaurantes de esquí de España, porque no sólo de fast food vive el esquiador.

Port Ainé y Espot Esquí: El Fogony

En Sort, a unos 20 minutos de Port Ainé y 30 de Espot Esquí, se encuentra el mejor restaurante de esquí de España: El Fogony. Una estrella Michelín no se consigue por casualidad y este restaurante catalán no sólo es el mejor de la comarca, sino que atrae a visitantes de todo el país. Ofrecen un menú de 35 euros para probar lo mejor de su cocina, pero también tienen una amplia carta con productos de la tierra. Los mejor del gastroesquí español.

Valdezcaray: Echaurren

En Ezcaray, a 15 kilómetros de Valdezcaray, localizamos Echaurren, un restaurante que ha entrado por derecho propio entre los mejores del país de la mano de Francis Paniego al conseguir su segunda estrella Michelín. Sus croquetas son famosas en toda La Rioja y su menú degustación (por 66 euros) reúne lo mejor de su cocina, basada en productos de primera calidad trabajados con nuevas técnicas e innovación culinaria.

Setcases, el precioso pueblo en el que se ubica Can Llepet (Foto: es.canjepet.es/)
Setcases, el precioso pueblo en el que se ubica Can Llepet (Foto: es.canjepet.es/)

Vallter 2000: Can Llepet

En Setcases, a diez kilómetros de Vallter 2000, se localiza uno de los grandes templos gastronómicos cercanos a una estación de esquí. Can Llepet es un must de la zona que basa su cocina en los productos autóctonos del pirineo gerundense. Tienen fama tanto la esqueixada de bacalao como la patata escumada, así como la carne de caza que preparan con primor. Es buena idea dejar un pequeño hueco para el postre.

Formigal: Vidoq

En plena urbanización de Formigal se encuentra el Vidoq, un restaurante en el que se apuesta por la materia prima de primera calidad con un toque de creatividad. Una muy buena carne junto a un enorme abanico de pescados, algo poco habitual por la zona, completan una oferta culinaria en la que tampoco faltan los arroces y postres caseros. Si vas a mediodía podrás probar un menú degustación por 26 euros, mientras que si vas por la noche tendrás que pedir a la carta.

Sierra Nevada: La Antorcha

La Antorcha es uno de esos sitios en los que, desde el primer momento, te hacen estar a gusto. Lo consiguen sorprendiéndote cuando llegas a la mesa ya que, pidas lo que pidas, te obsequian con un árbol del que cuelgan chorizos, salchichón, fuet, etc. Toda una delicia. Después, las carnes a la brasa sorprenden por su calidad y su cantidad, aunque ten en cuenta que si no te gustan mucho las especias debes indicarlo, ya que suelen servirlo con un abundante condimento casero. Un sitio para visitar en Sierra Nevada.

Esquiar y comer, dos de los grandes placeres de la vida (Foto: Baqueira)
Esquiar y comer, dos de los grandes placeres de la vida (Foto: Baqueira)

Baqueira: Casa Tana

En Arties, apenas a diez minutos de Baqueira, se ubica un restaurante de los de toda la vida, Casa Tana. Especialista en cocina tradicional, sus dueños trabajan los alimentos del Valle de Arán. Destacan su sopa de cebolla, los huevos con foie, sus albóndigas caseras y, si has dejado un hueco para el postre, no debes dejar de probar la tarta de queso.

La Molina: El Torb

A pie de pistas, apenas a 400 metros de la estación de La Molina, El Torb es todo un clásico. Propone un menú de 15 euros a diario y 18 el fin de semana pero también dispone de una carta en la que sobresalen las carnes, una amplia diversidad de platos con boletus y el 'trinxat', un plato típico catalán a base de col, patata y panceta que preparan maravillosamente.

Béjar-La Covatilla: Casa Pavón

El plato estrella de toda la Sierra de Béjar es el calderillo bejarano, un guiso compuesto de patatas y carne que levanta el ánimo en los duros inviernos castellanos. El mejor sitio para probarlo es Casa Pavón, en Béjar, donde trabajan esos dos ingredientes con maestría para convertirse en un referente en toda la comarca. Esquiar en La Covatilla y terminar el día en el territorio de Manolo, el dueño, es garantía de éxito.

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios