Reclamaciones en estaciones de esquí: lo que puedes y no puedes hacer en la nieve
  1. Deportes
  2. Esquí
SI NO RESPETAS LAS NORMAS, TU BOLSILLO LO PAGARÁ

Reclamaciones en estaciones de esquí: lo que puedes y no puedes hacer en la nieve

¿Quién paga los gastos de rescate si tienes un accidente fuera pista? ¿Y si te llevas a un esquiador por delante? ¿Tienes algún derecho si cierra la estación por ventisca? Descubre todas las respuestas.

placeholder Foto: Las estaciones deben señalizar las pistas que no reúnen las condiciones para esquiar (Sebastien Nogier/Efe)
Las estaciones deben señalizar las pistas que no reúnen las condiciones para esquiar (Sebastien Nogier/Efe)

Cuando compramos un forfait para disfrutar de un día de esquí estamos haciendo algo más que adquirir un billete para utilizar los remontes y las pistas. Estamos firmando un contrato con la estación para que todas sus instalaciones estén balizadas, señalizadas y en perfecto estado de uso por parte de los esquiadores. Pero no sólo la estación tiene responsabilidades que cumplir; los aficionados, también.

Hace algunos meses os contábamos la historia de Kike, un esquiador madrileño que sufrió un accidente en Andorra y todo el dinero que se ahorró gracias a haber contratado el seguro de pistas que le ofrecía la estación de Grandvalira (previo pago de 4 euros diarios). Gracias a un estudio de Legálitas para aficionados al esquí, esta vez nos vamos a centrar en las responsabilidades que tienen las estaciones con sus clientes… sin olvidarnos de que los propios esquiadores también tienen que cumplir unas normas. En caso de que no lo hagan, su bolsillo lo puede pagar (muy) caro.

Estas son las cinco pautas que no deben olvidar los esquiadores:

  1. Elige sólo las pistas por las que puedas bajar sin riesgo. Si escoges una pendiente mayor de la que tu nivel de esquí te marca te puedes meter en un problema grave y tener que pagar los daños ocasionados a terceros.
  2. Si no respetas las normas de conducta en pistas (ir a una velocidad excesiva, cruzarte por donde no debes, pararte de repente, etc.) los daños causados serán responsabilidad exclusivamente tuya.
  3. Ten tu material siempre en buen estado. Un accidente provocado por un mal mantenimiento de tus esquís provocará que tengas que pagar los daños que provoques a otros esquiadores.
  4. Si sufres un accidente que no pueda ser achacado a una mala acción por tu parte (ya sea una placa de hielo, mala suerte, un bache, etc.) no estarás obligado a pagar los daños que provoques.
  5. Si decides esquiar fuera pista y salirte de los itinerarios marcados por la estación, todos los daños provocados serán única y exclusivamente responsabilidad tuya, incluidos el rescate y la evacuación si fuera necesario. La estación sólo se encargará de informar de los riesgos existentes por esquiar fuera de las pistas señalizadas y balizadas y de la posibilidad de avalanchas.

Las estaciones también deben cumplir

Pero no sólo los esquiadores tienen obligaciones cuando deciden disfrutar de sus días de esquí. Las empresas, según el reglamento de ATUDEM (la asociación que agrupa a las estaciones de esquí de España), deben cumplir también sus obligaciones respecto a los esquiadores.

  1. Deben balizar, señalizar y dotar de unos servicios de control y de socorro tanto a las pistas como a los enlaces con las pistas.
  2. En caso de cambios meteorológicos o de que no se den las condiciones de seguridad necesarias, deberán cerrar las pistas afectadas.
  3. Si el esquiador sufre daños y perjuicios durante la utilización de los servicios o los productos contratados, siempre que esa responsabilidad sea imputable a la estación (por ejemplo: accidentes en las instalaciones, utilización de productos defectuosos alquilados o adquiridos…) deberá asumir los gastos generados.
  4. Debe garantizar que la publicidad sobre la oferta realizada sea veraz y leal, ya que es vinculante para la estación y formará parte del contrato. Si vende un forfait sin avisar de que la mitad de la estación está cerrada por alguna causa, está engañando al cliente.
  5. Es obligatorio que dispongan de hojas de reclamaciones a disposición de los usuarios.

Problemas frecuentes de difícil solución

Es normal que, a lo largo de la temporada, las estaciones de esquí sufran días de meteorología variable con los quebraderos de cabeza que eso ocasiona a los aficionados, sobre todo si coincide con las pocas jornadas que la mayoría podemos dedicar a subir a la nieve. En estos casos la estación tiene una obligación muy clara, cerrar todas las instalaciones que no sean seguras para los esquiadores, lo que suele provocar situaciones difíciles para los aficionados. Legalmente no podemos reclamar, aunque se cierre por la mañana después de pocos minutos de esquí, por dos razones:

  1. El Reglamento establece que la estación podrá negarse a facilitar el transporte cuando la seguridad de las instalaciones de la estación así lo aconseje.
  2. La Estación puede verse obligada a cerrar al público las instalaciones de remontes y pistas por causas climatológicas, sin que por ello esté obligada a devolver a los usuarios el importe del billete o de los abonos.

Aunque los aficionados nos quedemos a veces con cara de tontos, la ley se pone de parte de las estaciones en estos casos, al primar la seguridad por encima de todo. Otra cosa es que empaticen con los esquiadores y cambien los forfaits de esos días para otras jornadas de esquí, una situación que varias estaciones españolas acostumbran a poner en práctica.

Esquí
El redactor recomienda