Este fin de semana, homenaje y gran concierto

Formigal, 50 años de esquí que nacieron gracias al compromiso de todo un pueblo

Hace 50 años no existía el huevo y el único telesilla de Formigal era el de Furco; no había dinero para pisapistas y los fabricaron con rulos metálicos llenos de arena y piedras. Era un sueño.

Foto: Así era el telesilla Furco, el primero de Formigal en 1965 (Foto: Aramón)
Así era el telesilla Furco, el primero de Formigal en 1965 (Foto: Aramón)

Hace 50 años no existía el huevo y el único telesilla de Formigal era el de Furco. Hace 50 años no había dinero para pisapistas y tuvieron que hacer unos rulos metálicos llenos de arena y piedras. Hace 50 años pensar en un dominio esquiable de 176 kilómetros era casi una utopía que hoy es una gran realidad gracias a la incorporación de Panticosa. Hace 50 años un grupo de pioneros puso en marcha la que hoy es la mayor estación de España, aunque las cosas han cambiado mucho desde entonces… para bien.

En 1964 comenzó a construirse una estación de esquí en Sallent de Gállego, un pueblo visionario que apostó por el que iba a ser su medio fundamental de vida a partir de ese momento: “Todo el pueblo se volcó y suscribió acciones de la estación, y subrayo TODO, porque cada casa compró al menos una acción y eso que valían 5000 pesetas de la época”. Federico Laguna, uno de los pioneros de Formigal, recuerda cómo se dieron los primeros pasos para que un año más tarde se abrieran las puertas del que hoy es el mayor dominio esquiable de todo el país.

 Y no fue fácil porque, como afirma Federico, “no había máquinas quitanieves y eran los propios vecinos quienes quitaban la nieve de la carretera con sus palas. Hacía tanto frío que para subir al telesilla repartían ponchos, pero nadie se quejó”. En 1965 se inauguró la estación con un único telesilla, El Furco, pero con un ambicioso proyecto paralelo: : el Hotel Formigal, otro telesilla, el Tres Hombres, el telesquí Cantal, y dos restaurantes, Cantal y Tebarray, hoy reconvertido a guardería infantil.

Hoy, 50 años después de que Manuel Fraga inaugurara la estación, todo ha cambiado. Formigal pone a servicios de sus miles de usuarios los mejores  medios técnicos y humanos: un telecabina de ocho plazas, un telesilla de 8 plazas, cuatro telesillas de 6 plazas, ocho telesillas de 4 plazas y otros 8 biplaza. En total, Formigal tiene una capacidad de 50.000 esquiadores por hora, casi 100 veces más que cuando arrancó en enero de 1965 con su único remonte que daba servicio apenas a 600 personas a la hora.

Tanto ha cambiado la estación (y la vida) como los pisapistas. Al principio no había dinero para comprarlos, así que se las ingeniaron como pudieron. Federico Laguna lo recuerda con cariño: “Los primeros pisapistas fueron unos rulos metálicos llenos de arena y piedras que llevaban entre dos profesores de la escuela, uno delante y otro detrás, dejándolos deslizar”. Después, con una inyección económica, se fueron a Andorra y se trajeron lo mejor que había en el mercado en ese momento, toda una revolución para Formigal y un ejemplo de lo que ha sucedido desde entonces en la estación: mejoras a base de inversiones.

Un aniversario para recordar… y disfrutar

Cumplir cincuenta años sólo pasa una vez en la vida y en Formigal-Panticosa lo están celebrando por todo lo alto con un amplio programa de actividades que este fin de semana va a vivir su momento álgido. El viernes 6 de marzo se hará un homenaje a los pioneros de la estación en la sala Tralalá del edificio Terribay, desde donde salía inicialmente el telesilla Furco. Después del aplauso a las personas que hicieron posible el sueño de Formigal tendrá lugar un espectáculo de luz y fuego en la montaña que quedará guardado en sus retinas.

Pero el plato fuerte está preparado para el mediodía del sábado 7, cuando en la zona de Anayet tendrá lugar un concierto en el que Carlos Jean tiene preparado un regalo a la estación a las 13 horas, antes de que las famosas DJ Nervo tomen el relevo a las 14:30. Las gemelas australianas dejarán por unas horas las mejores discotecas de todo el mundo para dar un concierto en mitad de la montaña de Formigal al que todos los esquiadores están invitados y del que también podrán disfrutar su legión de seguidores sacando una entrada de 15 euros (el acceso para ver el concierto se hará únicamente en autobuses, que saldrán desde el mismo parking de Sextas y de Portalet a partir de las 11.00 de la mañana). Un broche de oro perfecto para una celebración histórica.

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios