Es noticia
Menú
First track: cómo darse el gusto incomparable de pisar la nieve antes que nadie
  1. Deportes
  2. Esquí
La experiencia de abrir huella te dejará sin habla

First track: cómo darse el gusto incomparable de pisar la nieve antes que nadie

Para unos, la mejor experiencia de su vida; para otros, un lujo que todo esquiador debe darse. Es el first track o abrir huella: ser el primero al amanecer en deslizarte por pistas recién pisadas.

Foto: Espectacular imagen del first track al amanecer en Cerler
Espectacular imagen del first track al amanecer en Cerler

Para unos, es la mejor experiencia desde que conoció la nieve; para otros, simplemente un lujo que todo esquiador debe darse al menos una vez en la vida. Es el ‘first track’, también conocido como ‘abrir huella’: una experiencia que te permite subir a la montaña y ser el primero en deslizarte por pistas recién pisadas al amanecer.

No todas las estaciones ofrecen este servicio. De hecho, en España apenas lo hacen cuatro o cinco destinos de nieve. Unas, como un lujo al alcance de sus mejores clientes, aquéllos que tienen pase de temporada; otros, ofreciéndoselo a todos sus visitantes… previo pago de su importe. Mientras, en Estados Unidos se comercializa como un pase con tratamiento VIP en las mejores estaciones del país. Así es el ‘first track’, destino a destino en la península.

El grupo Aramón permite a los esquiadores con forfait de temporada subir antes que nadie a pista una vez al año. Lo hacen en ciertos sábados a partir del mes de febrero y para ello deben ser miembros del Season Pass Club, un club en el que por unos 50 euros al año disponen de ventajas como tener dos forfaits de día gratuitos para invitar a sus amigos, menús en las cafeterías o alquiler de equipos de gama alta. Se ofrece en las estaciones de Cerler (donde obsequian al visitante con un desayuno), Formigal y Javalambre (aquí los esquiadores serán recibidos con un chocolate con churros).

Cada estación designa unas pistas y unos días en los que utilizar este servicio, normalmente a partir de febrero que los días son un poco más largos y se puede disfrutar mejor. En Cerler (14, 21 y 28 de febrero y 7 de marzo) lo hacen por el telesilla El Molino; en Formigal (7 y 28 de febrero) suben en el telesilla Sallent para bajar las pistas Río y Descenso Inferior; y en Javalambre (8 de febrero y 1 de marzo) abren exclusivamente el telesilla Camarena para descender Amanaderos y El Muro. En todos los casos se exige tener un nivel alto de esquí.

Es una experiencia que todo el que pueda debería disfrutar, como nos asegura Jaime del Río, responsable de marketing de Cerler: “Por un lado, es un orgullo para el esquiador ser el primero en bajar por una pista recién pisada, pero la experiencia no se queda ahí porque los encargados de abrir las pistas suben con ellos hasta el Rincón del Cielo, desde donde hay unas vistas espléndidas a esa hora de la mañana, y desde ahí se hace un descenso de 810 metros de desnivel hasta la base, explicándoles de paso cómo funciona la apertura en el día a día de la estación”. Si, además, al llegar se completa la experiencia con un desayuno en una de las cafeterías de la base para intercambiar impresiones, el día no puede comenzar de mejor manera.

Sensaciones en una montaña desierta

Sierra Nevada también ofrece este servicio y lo hace con un paquete que llama Primeras huellas en la nieve: dos recorridos por la zona de Loma de Dílar y El Río, dependiendo del nivel, utilizando los telesillas Jara y Monachil. En ambos casos, la actividad se desarrolla todos los domingos de temporada entre las 7.30 y las 9 y su precio es de 29 euros para todo el público, independientemente que tenga pase de temporada o no. Ahí está incluido el forfait sólo para la actividad y el desayuno tipo buffet en el restaurante Alcazaba entre las 9 y las 10 de la mañana. Si quieres también forfait para el resto del día, el precio total sería de 60 euros (hay que tener en cuenta que el precio diario en temporada alta en Sierra Nevada es de 45 euros).

En Grandvalira, por su parte, el first track se ofrece para grupos de diez personas. Lo hacen subiendo a las pistas a las 7.55 de la mañana desde los accesos de Soldeu y El Tarter junto con el equipo de pisteros y hacen un seguimiento de la apertura de pistas con los profesionales. Una hora después, a las 9, la actividad termina con un pequeño desayuno en una de las cafeterías del sector de El Tarter. El precio es de 10 euros y hay que hacer la reserva con, al menos, un día de antelación.

La estación aragonesa de Astún ofrece a sus abonados de temporada la posibilidad de descender antes que nadie por las pistas, aunque en su caso lo hacen de una manera diferente. Cada domingo, el telesilla Truchas se abre 15 minutos antes que al resto de esquiadores para que sean los primeros en bajar por trazados recién pisados y ya después pueden quedarse disfrutando del resto de la estación.

Para unos, es la mejor experiencia desde que conoció la nieve; para otros, simplemente un lujo que todo esquiador debe darse al menos una vez en la vida. Es el ‘first track’, también conocido como ‘abrir huella’: una experiencia que te permite subir a la montaña y ser el primero en deslizarte por pistas recién pisadas al amanecer.

El redactor recomienda