acumula un desnivel de más de 1000 metros

Panticosa estrena pista y se une a Formigal pensando en los Juegos Olímpicos

Panticosa pasa de ser una pequeña estación familiar a convertirse en un sector de Formigal, que gana casi 40 kms. para su dominio, pensando en 2022.

Foto: Panticosa se une a Formigal estrenando pista de evacuación
Panticosa se une a Formigal estrenando pista de evacuación
Autor
Tags
Tiempo de lectura5 min

Panticosa ha dejado de ser una pequeña estación familiar para convertirse en uno de los sectores de Formigal, que gana casi 40 kilómetros para su dominio, pensando en el sueño olímpico de 2022.

Para los que piensan esquiar varios días en las montañas de Huesca, la opción no puede ser mejor. Con el forfait de Formigal, desde esta temporada, se puede esquiar también en Panticosa. Dos dominios al precio de uno, ya que Aramón ha decidido unir ambas estaciones para ofrecer un total de 176 kilómetros esquiables. Las razones hay que encontrarlas en la captación de aficionados: muchos se decidían por Andorra para poder tener acceso a más pistas en sus días de nieve. Con esta decisión, el forfait de Formigal y Panticosa es el mismo y podrás conocer ambas estaciones en tus vacaciones con el autobús gratuito que las une.

No es una decisión baladí. Panticosa se estaba convirtiendo en una estación exclusiva para familias y necesitaba una reactivación que va a llegar con la nueva pista que se estrena esta temporada. Al tener una de las bases más bajas del Pirineo, con sólo 1145 metros de altitud, las pistas en ese nivel corren el peligro de sufrir ante la falta de nieve. Sin embargo, en Aramón han unido la necesidad de crear una pista de evacuación con la tecnología de innivación existente hoy en día para poner en marcha ‘El estrimal’, la nueva pista de la estación que te permite llegar esquiando hasta la base. Aunque es de color rojo por su desnivel cercano al 30 por ciento, la pista es muy ancha y casi todo el mundo puede usarla en caso de necesidad.

El estrimal, además, va a permitir crear una superficie esquiable consecutiva de más de 4 kilómetros desde lo alto del Valle de Petrosos, a 2220 metros, una necesidad para encender el sueño olímpico que persigue la candidatura conjunta de Zaragoza y la montaña oscense para optar a los Juegos de 2022. Con la nueva pista, el desnivel total de la estación supera los mil metros entre los puntos más alto y más bajo, colocando a Panticosa en una de las estaciones punteras en este sentido. La mala noticia es que los partes de nieve desde la unión de ambas estaciones se están dando de forma conjunta, por lo que hay que andar investigando qué remontes están abiertos en una estación y cuáles en otra si no queremos encontrarnos una desagradable sorpresa a nuestra llegada a las pistas.

 

Impresionantes vistas de Panticosa
Impresionantes vistas de Panticosa


 
Aunque, históricamente, se ha asociado la estación de Panticosa a un esquí familiar (tiene 7 pistas verdes, 14 azules, 18 rojas y 4 negras), lo cierto es que son muchos los aficionados que la frecuentan por sus famosos fuera-pista. Las mejores pistas para los que aún están en periodo de aprendizaje son las de Hoz de Jaca y Senderos, mientras que los que dominan las pistas suelen repetir por la negra de Valle de Tena y las rojas de Stadium y Selva Verde.

Relajación en un balneario histórico y una fauna por descubrir

Una de las visitas indispensables si sale un mal día de nieve o, simplemente, quieres conocer la zona del Valle de Tena es la del Parque Faunístico de Lacuniacha, a sólo 12 kilómetros de Panticosa, y donde podremos caminar entre jabalíes, muflones, renos u osos, observando cómo se alimentan, descansan, se relacionan y cuidan de sus crías. En una sola visita también seremos capaces de ver ciervos, gamos, corzos, caballos de Przewalski y hasta linces boreales y bisontes europeos.

Los propios pueblos alrededor de la estación también se merecen un paseo. No sólo Panticosa, sino Tramacastilla, El Pueyo de Jaca, Escarrilla o Sardiniés ofrecen estampas típicas de montaña y sus calles y gentes reciben con alegría al visitante. Tampoco debemos olvidarnos del Balneario de Panticosa, un complejo termal con hoteles, restaurantes y aguas procedentes del Manantial de Tiberio, famosas ya en época de los romanos por sus cualidades curativas. Incluso puedes practicar el buceo bajo hielo… si te atreves con la experiencia.

Vistas del Valle de Petrosos, en Panticosa
Vistas del Valle de Petrosos, en Panticosa

 

Ricas y asequibles comidas de montaña antes de echarse un caro sueño

La caza, el cerdo y las setas son tres de los pilares básicos de la gastronomía del Valle de Tena. Para degustarlos en su máximo esplendor, El Embalse, en El Pueyo de Jaca, es la mejor opción: un menú por menos de 15 euros donde la comida casera y los platos de cuchara son extraordinarios (además, puedes repetir los primeros). Además, el Mesón Sampietro es una referencia en Panticosa; por un precio medio de unos 15 euros podrás probar sus famosas patatas asadas, aliñadas con aceite, vinagre y cebolla. Eso sí, sólo se sirven de noche, ya que se asan con las brasas de la comida. Hay que tener en cuenta que no se reserva mesa, por lo que es preferible llegar antes de las 8.30.

Quedarse a dormir cerca de Panticosa no es precisamente Barato. La mejor decisión a pie de pistas es el Hotel Sabocos, pero tendremos que dejarnos 100 euros diario por habitación, más o menos como el Hotel Aragón Hills, que ha reabierto sus puertas este invierno. Un poco más caro es el Hotel Privilegio de Tena, en Tramacastillo de Tena, un lugar excepcional y lleno de detalles en los que cada euro gastado merece la pena. Los hoteles del complejo termal sólo merecen la pena si el propio balneario está abierto (no lo está todo el año). Si buscamos una opción más económica, el Hotel Vicente sale por unos 60 euros diarios y es una buena opción muy cerca del telesilla.

Mapa de pistas de Panticosa
Mapa de pistas de Panticosa

 

Esquí
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios