Es noticia
Menú
En Guadarrama pagan fantas, hay pocos ataques y Remco finiquita su Vuelta
  1. Deportes
  2. Ciclismo
Exhibición de Carapaz

En Guadarrama pagan fantas, hay pocos ataques y Remco finiquita su Vuelta

El ciclista belga se convierte en el ganador virtual de La Vuelta tras una etapa donde Richard Carapaz demostró su extraordinaria calidad como ciclista

Foto: El belga, virtual vencedor de La Vuelta 2022. (EFE/Javier Lizón)
El belga, virtual vencedor de La Vuelta 2022. (EFE/Javier Lizón)

Última oportunidad. Última de todas. Para los buenos, para quienes quieren acabar ahí arriba, en pódium. En Madrid ganará Pedersen (supuestamente), como en Talavera ganó Pedersen, y de la etapa de Talavera no diré nada más, porque es mejor, para todos, que yo de la etapa de Talavera no diga nada más. Bueno, que espero represalias para quien la diseñó. Represalias graves. Gravísimas. Castigo cruel. Que la vea repetida dos o tres veces, por ejemplo. No, eso igual es demasiado... Nah, que se joda. Y eso, oportunidad postrera. Bueno, queda la fiesta de despedida (la de la noche, digo) pero ahí ya entran otros condicionantes. Tema bicis: Navacerrada. Final en Navacerrada, pero subiendo desde Cotos y cresteando un poquito. A mí me agradaba, la idea, porque los falsos llanos tras puertos siempre me han dado dolor de patucas.

Final, digo, tras cepillarse de 'lao' a 'lao' toda la Sierra de Guadarrama. La Sierra de Guadarrama, eh. Cada vez que alguien dice "Sierra de Madrid", Francesco Moser mata un gatito y Mario Cipollini se hace el láser en un sitio insospechado. Siendo sinceros... a ver, siendo sinceros media montaña, con encadenado un poco así, divertido y soñador, buena gente, sobre todo buena gente, pero tampoco podemos andar en quejas, porque el Stelvio cae lejísimos, y se juegan las cartas que hay. ¿Qué nos dice la historia? Que casi nunca pasa nada, pero puede pasar. Ah, y que se puede matar a cualquiera, como decía Michael.

placeholder  El líder de la general, el belga Remco Evenepoel. (EFE/Javier Lizón)
El líder de la general, el belga Remco Evenepoel. (EFE/Javier Lizón)

Así que a ello. Última bala para Mas (poco confío aquí), cerrar puestos del pódium, ver si Carlos Rodríguez aguanta 'eccehomizado' como pedalea. Escapada desde lejos (entra Valverde, a ver si se retira a lo Contador), leña en primer alto, el equipo del líder toma decisiones cuestionables, van pillando ventaja, (casi) todos tienen representación allí, intensidad, cualquier ataque contará con puentes, que son de vital importancia en este recorrido. Solo que... Solo que siempre hay alguien para pagarte las fantas, y hoy se llamaba Bora. Bora, que tira del pelotón, no fuera Meintjes a trincar el décimo puesto de Hindley en la general. Que igual lleva explicación distinta (seguro que algún youtuber de esos consigue una entrevista con el director del equipo), pero yo es lo que vi. Sí, amigos, Hindley, ganador en el Giro de Italia (y anónimo pese a todo) defiende su décimo frente a Louis Meintjes, simpático y bonachón. En fin.

El momento decisivo

Y así, entre incomprensiones y mesares de pelo (quienes tienen, en el ciclismo, no sobra) llegamos a... redoble de tambor... emoción, sudores, fríos... La Morcuera. Momento decisivo. La Morcuera. La Morcuera, macho, el alfa y el omega (que hasta rima), como decía Stratovarius (yo es que fui muy horteroide). Medida de todas las cosas. En un museo de París tienen cierto palo que, dicen, mide un metro, y todos los metros del mundo deben medir lo mismo que ese palo (también tienen allí el péndulo de Foucault, pero se joden ustedes y leen el libro, que es chulo, pero exigente, como el Passo di Rolle). Pues con La Morcuera igual. Cada puerto del mundo se mide en Morcueras (y otros añadidos centromesetarios). ¿Peña Cabarga? Tres kilómetros de Morcuera y dos de Bola del Mundo. ¿Iseran? Pues cinco Morcueras. El Tourmalet son tres Morcueras, el Galibier alguna otra. ¿Letras, en Colombia? Oh, como diez Morcueras. Durísimo, pero no tienen nuestra agua. ¿Has probado el agua? No hay agua mejor.

Y eso, que Morcuera tiene fama por estar donde está, que da muchas páginas en diarios y atención mediática. Es, para entendernos entre aficionados al fútbol, el Getafe de las bicis (un abrazo a todos los aficionados del Getafe que me quieren matar ahora, los cinco o seis). Decisivo en 2015 (Morcuera, no el Getafe), pero es que en 2015 atacó Aru (retirado) para desbancar a Dumoulin (retirado), con Purito a rueda (retirado) tras romper todo Mikel Landa (reti... ah, no, coño, que sigue por aquí). Como para tener esperanzas de ver la Merano-Aprica, oye (Aprica es como una Morcuera, pero más suave).

placeholder El español Enric Mas (Movistar Team) durante la decimoséptima etapa de La Vuelta a España. (EFE/Javier Lizon)
El español Enric Mas (Movistar Team) durante la decimoséptima etapa de La Vuelta a España. (EFE/Javier Lizon)

Ay. Ojo, que apuntaba el asunto. Olviden todo lo anterior (la etapa corrida al ritmo de Tito y Piraña, mis chistes malos sobre centralismo), porque está el rollito serio. Movistar aprieta con Carlos Verona para Enric Mas (amigos y residentes en Andorra). El primero debería conocer estas carreteras bien, porque antes vivía por aquí, y mira qué asfalto más bueno tiene Morcuera, mira qué asfalto, lo que hacen las administraciones públicas, ¿eh? Y eso, que deja el grupo en una docena de tíos (tampoco hay muchos más con intereses a estas alturas, pero pinta el tema gracioso), y luego ataca Enric. Cuarenta kilómetros a meta, y ataca Mas. Cero críticas entonces, alguna otra después. Porque es acelerón serio (pero no serio-serio), e insiste como 100 metros, pero luego se para, porque Enric ataca sin atacar del todo, no vaya a ser que atacando pierda lo que ganó cuando no atacaba. También influye, y no es cosa baladí.

Evenepoel, superioridad absoluta

Evenepoel va soldado sin mayores esfuerzos, y encima se pone a su altura, y le mira, le mira así, como el gato al ratón, como Bernard a Greg Lemond, como un SUV al cervatillo antes de atropellarlo. Mira así, con intensidad, mirada de "¿quieres que te explique lo de Lieja?", mirada de"“disculpa, ¿tu nombre es?", y ahí se acaba todo, porque para ganar en este deporte necesitas patucas y mentalidad, y Evenepoel ha sacrificado a Enric ante la diosa Morcuera. (Luego hay otros asuntos. Arensman tirando, que más les valdría a su equipo haber tirado en 2015. El trabajo de Soler, el acelerón pequeñajo de Ayuso, el sufrimiento de Carlos Rodríguez, la pasividad de Miguel Ángel López. Hay otros asuntos, pero el principal tuvo sentencia con un solo cruce de ojos).

placeholder El líder, el belga Remco Evenepol, seguido por el español Juan Ayuso. (EFE/Javier Lizón)
El líder, el belga Remco Evenepol, seguido por el español Juan Ayuso. (EFE/Javier Lizón)

Por delante siguen Carapaz, Higuita y Louis Meintjes, que es mi puto ídolo, Louis Meintjes, muy de Louis Meintjes aquí, go, Louis, go, eres el ejemplo vivo de que todos podemos cambiar (a mejor, a peor ya lo sabía yo por experiencia propia), de que nuestro destino no está marcado. Louis Meintjes, el antideterminismo en bicicleta... Vamos, que peta Meintjes. Arrancó Carapaz, Higuita ratea (porque Higuita ratea mucho), y peta Meintjes. Buen ojo tengo. No importa, ellos tienen victorias y puntos UCI, pero Louis reúne algo mucho más difícil... el amor eterno de nuestro corazón...

Así que, subiendo Cotos, Carapaz e Higuita se miran, se sonríen, te recuerdo de Cambrils, tío, qué puta lluvia aquel día, macho, ¿tiramos?, venga, va, tiramos. Y tiran. Detrás sigue todo tranquilote... cerca, pero tranquilote. Da sensación de que si cazan será más por inercia competitiva que por frenesí competitivo. En fin, que algo meh. Y eso... ataca López cuando queda una miaja para arriba del puerto, y no se queda nadie, siguen ahí silbando todos los importantes, Flavio Giupponi y Jordi Estadella. Bueno, sufre Carlos Rodríguez, que bastante tiene con sus heridas, pero todo lo que haga Carlos Rodríguez a estas alturas, tal y como lleva el cuerpo, pues... Aplauso. Se abusa del aplauso vacuo, pero este es merecido. Aplauso...

(Nunca se abusa del ánimo, ojo, yo hablo del aplauso, ya me entienden). Ah, Valverde ha tirado catorce segundos para Enric Mas. Ayer, que venía de la fuga, que tenía justificación el quedarse a rueda ahí, por si sonase flauta, por si aguantase en ese grupo y al final. Ayer, que prácticamente concluye su paso por la Vuelta, veinte años después. Un último dislate. La estrategia de su equipo ha sido... en fin... yo lo llamo estrategia, no es poca cosa, aunque igual exagero... Ese pararse de Mühlberger, a mí me lo tienen que explicar...

placeholder Carapaz, vencedor en la última etapa. (EFE/Javier Lizón)
Carapaz, vencedor en la última etapa. (EFE/Javier Lizón)

Para la etapa. Almeida se pone serio, y recorta distancias, porque Ayuso quiere su etapita (sí, Almeida trabajando para Ayuso en Madrid, ¿lo pillan?) Ya ven, ambición. Diecinueve años, pódium, ambición. Pintaza. Otra vez López, salen Ayuso, Mas, Arensman, Remco Evenepoel va silbando una de Rosendo, son la musa que inspira la ambición, sueño de libertad, etcétera... Corona Carapaz solo, Higuita a unos metros, el resto a otros metros, queda un falso llano a casi dos mil. Esto quedó chulo... Así que final con emoción. No emoción de decir, hostia, qué emoción grande, tú, pero sí emoción rollo “bueno, ha estao bien el sábado, dos o tres historietas a la buchaca”.

¿Recuerdan La Pandera? Cuando los buenos tenían cazado a Carapaz, puñado de segundos, toda la jauría en su nuca. ¿Sí? ¿Y cómo acabó aquello? Pues aquí igual, porque Richard... joder, Richard es una puta roca. Pequeñajo, inteligente, siempre a punto de morirse si haces caso a su rostro, pero una puta roca. Ahí va, el tío. Tres triunfos de etapa, la clasificación de mejor escalador y su maillot horteroide-faralaes. Gran botín, impensable cuando petó en Pico Jano. Carapaz abandona su equipo ahora, en octubre, y todos pensamos allí, por Cantabria (aquí, por Cantabria) que estaba amortizao, que "give me five" y todos colegas. Y, mira, no. Profesional hasta el último día. Enorme carrera la suya.

Y bueno, todo igual entre los diez mejores, salvo lo de Carlos Rodríguez, que cae al séptimo, pero ya tendrá años para mirar muy arriba. Evenepoel (que llora un poquito), Mas, Ayuso. Mañana se lo contamos todo, que hoy bien poco pudimos contarles. En plan resumen, con sus buenas hostias. Aquí les espero.

Última oportunidad. Última de todas. Para los buenos, para quienes quieren acabar ahí arriba, en pódium. En Madrid ganará Pedersen (supuestamente), como en Talavera ganó Pedersen, y de la etapa de Talavera no diré nada más, porque es mejor, para todos, que yo de la etapa de Talavera no diga nada más. Bueno, que espero represalias para quien la diseñó. Represalias graves. Gravísimas. Castigo cruel. Que la vea repetida dos o tres veces, por ejemplo. No, eso igual es demasiado... Nah, que se joda. Y eso, oportunidad postrera. Bueno, queda la fiesta de despedida (la de la noche, digo) pero ahí ya entran otros condicionantes. Tema bicis: Navacerrada. Final en Navacerrada, pero subiendo desde Cotos y cresteando un poquito. A mí me agradaba, la idea, porque los falsos llanos tras puertos siempre me han dado dolor de patucas.

Remco Evenepoel Vuelta a España Enric Mas