El colombiano se ha quedado fuera

El tiro en el pie de la Vuelta a España al prescindir de Nairo Quintana

Una de las principales ausencias de la Vuelta será la de Nairo Quintana cuyo equipo, el Arkéa, no ha recibido la invitación que esperaba

Foto: Nairo Quintana durante su victoria en la Paris-Niza este año. (EFE)
Nairo Quintana durante su victoria en la Paris-Niza este año. (EFE)

La Vuelta a España, que se celebrará entre el martes 20 de octubre y el domingo 8 de noviembre, ha anunciado el nombre de los equipos que participarán en ella. Una de las principales ausencias será la de Nairo Quintana cuyo equipo, el Arkéa, no ha recibido la invitación que esperaba.

La organización de la Vuelta ha decidido invitar antes al Burgos BH y al Caja Rural. Estos dos equipos españoles han sido los que han dejado fuera de la carrera al Arkéa de Quintana, vencedor de La Vuelta a España en 2016 y cuarto en su última edición. ¿Un error de la organización prescindir del colombiano privando a la afición de un espectáculo mayor?

Esta pérdida supone un pequeño paso atrás en una Vuelta que siente una gran oportunidad de sumar numerosas estrellas este año. Sobre todo por que será treinta días después del final del Tour de Francia. La organización prevé una participación de lujo en la salida de Irún el 20 de octubre. Desde que el Tour corone a su campeón en París el 20 de septiembre, todos los grandes nombres del ciclismo apuntarán la ronda española en su agenda, porque es imposible doblar Tour y Giro. Solo hay 13 días de margen. Los grandes podrían plantearse hacer Tour y Vuelta en una temporada en la que faltan carreras y hay que correr todo lo que se pueda. Desde el inicio del Tour al final de la Vuelta hay 71 días.

¿Una mala decisión?

Por desgracia la Vuelta no ha pensado en Nairo Quintana, quien a partir del 1 de enero se enroló, para sorpresa de muchos, incluida la de algunos ex compañeros en Movistar que no entendían su cambio de aires, en la formación francesa Arkéa Samsic, de categoría inferior. El Arkea tenía un idea clara con su llegada: la opción de subir a la categoría World Tour, pero la Unión Ciclista Internacional (UCI) consideró que no cumplía los requisitos para hacer parte de ese selecto grupo, por lo que las críticas hacia el corredor colombiano llegaron al hacer peligrar su presencia en las tres grandes por fichar por un equipo menor.

Nairo, en principio no correría este 2020 las principales competencias del mundo. Muchos vieron un error en su decisión de abandonar el Movistar, pero no hacía falta ser un fiel seguidor del mejor ciclismo para percibir que el de Boyacá, se sentía incómodo en el equipo. Sus relaciones con la cúpula de la formación navarra no acababan de ser todo lo fluidas que deberían ser, hasta tal punto que, como él mismo señaló, ya hacía tiempo que pensaba en abandonar el equipo. El colombiano prefirió buscar la felicidad a la competitividad por entrar en una guerra de líderes en el Movistar.

“Fue una decisión arriesgada. Estudiamos lo que nos daba el equipo y las opciones de competir en el UCI World Tour y más en concreto en el Tour de Francia, que era lo más importante. Cuando me confirmaron que no habría problemas para competir en el Tour, no lo dudé y firmé”. Por otro lado ha dejado claro que el cambio le ha sentado bien. “No me arrepiento haber bajado de categoría. Buscaba ser feliz, no quería discutir con otros líderes, hacer la guerra no es mi forma de trabajar”. Ahora ese cambio le ha salido un poco caro en un 2020 que comenzó de la mejor forma para Quintana.

Nairo Quintana durante su etapa en el Movistar Team. (EFE)
Nairo Quintana durante su etapa en el Movistar Team. (EFE)

Golpe en su mejor momento

En el Arkea ha encontrado su sitio y, aunque su exposición mediática haya caída, consecuencia de correr en un equipo de segunda fila, su rendimiento no. Su apuesta está resultando buena salvo el punto negro de la Vuelta. Por suerte para Nairo, varias organizaciones, como la del Tour de Francia, le abrieron las puertas. Fue invitado al Tour, Critérium Dauphiné, París-Niza, Lieja-Bastoña-Lieja y varias pruebas más del entorno de ASO.

El año arrancó de la mejor forma y el colombiano ya cuenta con cinco victorias, entre ellas dos clasificaciones generales: Tour de la Provence y Tour de VAR, carreras que no tienen ninguna similitud con las del World Tour y en las que el boyacense de 30 años ha brillado. Además, en las dos sumó victorias parciales. Su primer gran reto era la París-Niza, pero la mayoría de los rivales fuertes no la disputaron por la amenaza del nuevo coronavirus, por eso no pudo calibrar su estado de forma.

La Vuelta a España podría también haber medido su gran estado de forma este 2020, pero la organización prefirió barrer para casa apostando por dos equipos españoles y acabó dejando con una mano delante y otra detrás a su campeón de 2016.

Ciclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios