No quieren poner a sus corredores en peligro

El toque de Ineos al Tour de Francia y por qué amenaza con retirarse de la carrera

El conjunto británico, dominador de las últimas cinco ediciones, advierte que si no se garantiza la salud y no se cumplen las medidas de seguridad adecuadas, no acudirá a la competición

Foto: Ineos, con Bernal de amarillo, durante el pasado Tour de Francia. (EFE)
Ineos, con Bernal de amarillo, durante el pasado Tour de Francia. (EFE)

Ineos dice sí al Tour de Francia, pero no acudirá a la carrera a cualquier precio. En una entrevista concedida a 'The Guardian', Dave Brailsford, manager del conjunto británico, ha dicho que si las medidas de protección y seguridad no están garantizadas podrían plantearse no acudir a la ronda gala. No son palabras cualquiera, se trata del máximo responsable de un equipo que ha dominado con mano de hierro las últimas ediciones del Tour con los tres triunfos seguidos de Froome (2015, 2016 y 2017), Geraint Thomas (2018) y el jovencísimo Egan Bernal (2019). Ineos también estima retirarse en cualquier momento de la competicion si lo estima oportuno. “Mientras la carrera esté en el programa tenemos pensado participar, pero al mismo tiempo observaremos cómo se desarrollarán las cosas”, explicó el galés, sin pelos en la lengua.

La UCI dio a conocer el pasado miércoles el nuevo calendario ciclista. Si la evolución del virus es positiva y las autoridades lo permiten, el pelotón echará a rodar el 1 de agosto. Será una carrera a contrarreloj hasta el arranque del Tour en Niza, del 29 de agosto al 20 de septiembre. Luego llegarán los mundiales, después el Giro y, por último, en octubre-noviembre, la Vuelta. Los 'monumentos' se encajarán entre agosto y octubre, en la medida de lo posible. "Se ve la luz al final del túnel", dijo Froome en sus redes sociales al conocer la fecha de la 'Grande Boucle', pero este pasado viernes su propio equipo frenó la euforia. Cabe recordar que Ineos, junto con otros equipos del pelotón, entre ellos Movistar, ya decidieron en marzo bajarse de algunas carreras ante la alarma creada por el coronavirus. Durante el Tour de los Emiratos celebrado en febrero, que tuvo que ser cancelado, el Covid-19 ya atacó con fuerza a algunos ciclistas e Ineos no está dispuesto a pasar por lo mismo.

Bernal, con el maillot amarillo, y Thomas, ambos de Ineos, en el podio de París en 2019. (EFE)
Bernal, con el maillot amarillo, y Thomas, ambos de Ineos, en el podio de París en 2019. (EFE)

Sin demasiada esperanza

De momento, la intención de todos los equipos del World Tour, más los 'wildcard' que queden seleccionados, pasa por presentarse en la línea de salida de la competición gestionada por ASO. Son conscientes de lo importante que es la carrera en términos de visibilidad para sus patrocinadores. El Tour lo es todo en este deporte. Conjuntos de primerísimo nivel como CCC, Lotto Soudal o Astana lo están pasando especialmente mal por el parón y la celebración de la carrera podría salvarles la temporada y hasta el futuro. Hasta el momento, nadie se ha pronunciado públicamente con el tono que sí lo ha hecho Ineos, aunque las formaciones saben que es muy difícil que el curso se reanude. No hay demasiada esperanza. El Tour mueve una caravana de 4.500 personas, que viajan desde diferentes partes del mundo. Giro y Vuelta, unas 3.000 - 3.500. Con hoteles convertidos en hospitales, fronteras cerradas y deportistas confinados en sus casas, el regreso a la acción parece complicado.

Sin vacuna, todo son incógnitas. UCI y organizadores establecen los esquemas, pero serán las autoridades de cada país las que tomarán la decisión final conforme se vayan acercando las citas y siempre que sean compatibles con sus particulares medidas de desescalada. Por el momento, Ineos alza la voz y advierte que el riesgo se ha de tratar de manera "apropiada, responsable e inteligente". No quieren exponer a sus corredores al contagio. El Tour tampoco es que lo esté poniendo demasiado fácil, pues ASO se resiste a seguir el camino de la París-Niza, que se disputó sin público. A este respecto, Jonathan Vaughters, manager del Education First, alerta: "Sé que no sería tradicional, pero me parece una buena opción (la de un Tour sin aficionados) porque reduce los riesgos. Si yo fuera de los organizadores consideraría seriamente esta opción". Nadie quiere imaginarse un año sin la mas grande de las carreras porque podría ser mortal para el ciclismo, pero preocupa más la salud y la integridad de todos. Que el Tour diera el pistoletazo de salida sin los británicos sería un bombazo y abriría aún más el abánico de aspirantes. Nibali, en 2014, fue el último en ganar el maillot amarillo fuera de Sky/Ineos.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios