Su próxima cita será en la Volta a Catalunya

La dulce derrota de Alejandro Valverde ante su pupilo Alaphilippe en San Remo

El murciano llegó corto de preparación al primer monumento del año y aún así consiguió el mejor puesto de su carrera aquí: séptimo. Ganó su calcamonía, Julian Alaphilippe

Foto: Alaphilippe celebra su victoria en la misma línea de meta de la Milan-San Remo. (EFE)
Alaphilippe celebra su victoria en la misma línea de meta de la Milan-San Remo. (EFE)

Alejandro Valverde adelantó su regreso tras las fiebres que le atacaron en el UAE Tour y no ha podido hacerlo mejor en una nueva edición de la Milán-San Remo, el primer monumento de la temporada. 'La classicissima', como se le conoce en el pelotón, no ha defraudado con unos últimos kilómetros interesantísimos donde el francés Julian Alaphilippe se ha impuesto en la línea de meta de la Vía Roma por primera vez en su carrera deportiva. Al del Deceuninck se le compara con el murciano constantemente y no es para menos, pues sus características sobre la bicicleta son parecidas, si bien el francés aún tiene que mejorar más sus dotes como escalador.

En cualquier caso, el aspirante se impuso al maestro esta vez con una claridad absoluta. Alejandro llegaba relativamente corto de preparación a la prueba italiana y aun así consiguió un gran séptimo puesto, su mejor resultado de siempre, con lo que afronta su próxima cita, la Volta a Catalunya, con un sabor dulce y gratificante. Afrontó las últimas rampas del Poggio con los mejores y entró en el selecto grupo de nueve ciclistas con opciones de victoria tras coronar el puerto. Amagó con arrancar antes del sprint final, pero dudó y nada pudo hacer en la volata definitiva. El belga Oliver Naesen (AG2R) y el polaco Michal Kwiatkowski (Sky) completaron el cajón del podio en segunda y tercera posición, respectivamente.

Alejandro, que tiene entre ceja y ceja el Tour de Flandes que se celebrará el próximo mes, compitió en Italia con vistas a mejorar su preparación de cara a la importante cita belga. Allí tratará de arrebatarle la corona a Nicki Terpstra, vigente ganador, esta temporada en las filas del conjunto Direct Energie. La Volta Catalunya, pese a ser una competición de una semana de duración, no reúne las condiciones que él necesita y por eso decidió adelantar su regreso. San Remo es una prueba de fondo, exigente a nivel físico y con una distancia similar a la de Flandes, con casi 300 kilómetros. En este sentido, su participación aquí era una auténtica prueba de nivel y no ha podido superarla con más nota. Da igual como esté, él siempre tiene gasolina. "Estar con los mejores y disputar en el grupo de la victoria, después de llevar 20 días sin competir, es para estar muy contentos. Ha sido una carrera a ritmo siempre muy alto, sin descanso", comentó el campeón del mundo en meta.

Hasta el momento, eso sí, solo lleva una victoria. La cosechada ante Primoz Roglic en Jebel Hafeet es su único botín en 2019, pese a quedarse muy cerca en muchas citas. Desde 2015, cuando ganó el Trofeo Serra de Tramuntana a finales de enero, el español no pasaba por tal sequía de victorias. Nada de qué preocuparse, pues seguro que más pronto que tarde volverá a alzar los brazos. En cambio, el año de Alaphilippe no tiene parangón y, con la sumada hoy, ya son ocho victorias de las 19 de su equipo. Bestial. A destacar las logradas en la Strade Bianche, cita en la que causó baja 'El Imbatido', y las dos en la Tirreno-Adriatico, casi nada. El año pasado se quedó en doce, las bate fijo.

La rivalidad que viene

Las lágrimas del francés en meta son fiel reflejo del desgaste del día, pero también de la gesta conseguida. Por tercer año consecutivo la clásica se ha olvidado de los esprinters más puros y ha cedido espacio y protagonismo a las liebres, los 'cazaetapas', que cada vez tienen más razones de peso para seguir viniendo, al menos mientras se mantenga el trazado y, sobre todo, el Poggio. Hace dos años lo demostró Kwiatkowski y el año pasado el turno fue para Nibali, 'El Tiburón'. Lo de Julian tiene más mérito aún pues no ha llegado solo, sino que se ha tenido que enfrentar a hombres más veloces que él, como Sagan o Trentin. Poco ha importado: victoria, rabia y llanto de alegría abrazado a sus técnicos y compañeros. Chapó.

La batalla entre ambos se presenta apasionante el tiempo que le quede a Valverde en el pelotón. "Solo queda darle la enhorabuena", ha reconocido el murciano. Habrá muchas oportunidades de verles competir en la misma carrera este año, pero este lunes comienza la Volta y Alejandro tendrá otro rival en el Deceuninck: Enric Mas.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios