CON UN EQUIPO EN CATEGORÍA 'CONTINENTAL'

El tramposo Floyd Landis vuelve al ciclismo... gracias a la multa de Lance Armstrong

El ciclista norteamericano, que perdió un Tour tras dar positivo, fue el encargado de tirar de la manta para destapar el caso de su exjefe de filas, el heptacampeón Lance Armstrong

Foto: Floyd Landis busca volver al ciclismo, ahora con su propio equipo. (EFE)
Floyd Landis busca volver al ciclismo, ahora con su propio equipo. (EFE)

Floyd Landis acaba de anunciar su vuelta al mundo del ciclismo. El norteamericano, que encarna una de las épocas más negras de la historia de la bicicleta al ser una de las piezas fundamentales del dopaje sistemático del equipo US Postal y de su líder, Lance Armstrong, asegura que no ha perdido el gusto por el deporte, por lo que confirmó la creación de un equipo ciclista de cara a 2019. Eso sí, logrará ponerlo en marcha gracias a las ganancias que obtuvo por descubrir al que fuera su líder.

El ciclista norteamericano encarnaba toda una historia de éxito, la del gregario que conseguía dar el salto para convertirse en un verdadero líder, hasta que las trampas le delataron. Todo comenzó en el año 2002, cuando fichó por el US Portal de Arsmtrong. El ciclista de Farmersville llegó al conjunto norteamericano para convertirse en un escudero de lujo de su líder, que por aquel entonces ya sumaba tres Tour de Francia consecutivos. Y pronto demostró sus habilidades.

Durante tres temporadas, Landis se convirtió en una pieza fundamental para que Armstrong alcanzara seis títulos de la 'Grande Boucle', el fiel escudero de Lance al que siempre se le podía ver a su lado en las etapas de montaña más complicadas. Y en 2005 decidió probar una nueva aventura: estaba convencido de tener el nivel suficiente para dejar de ser simplemente un ayudante y empezar a luchar por cotas más altas. Fichaba por el Phonak como primer espada.

En su primera aventura como líder del equipo, consiguió acabar en 9º posición del Tour, precisamente el mismo que ganaría Armstrong para convertirse en heptacampeón. Y, solo un año más tarde, llegaba su gran oportunidad: con Lance ya retirado y varios ciclistas castigados sin correr el Tour por su implicación en la Operación Puerto, Landis demostró su poder en carrera, logrando su gran éxito: su primer título en los Campos Elíseos... pero todo era una gran mentira.

Pocos días después saltaba la noticia: Landis había dado positivo en pleno Tour de Francia, precisamente en la etapa en la que certifició su victoria ante Óscar Pereiro, a la postre ganador de la edición de 2007. Tras varios años pleiteando por demostrar su inocencia, el norteamericano se derrumbó, confesando a la UCI que formó parte de una estructura organizada de dopaje, en la que estaban involucrados directamente el propio Armstrong y todo el US Postal.

Las acusaciones de Landis no fueron más que el principio del fin del imperio de Armstrong, pues el hilo del que tiró el que fuera su gregario dio lugar a que se revelara todo el escándalo de dopaje alrededor del siete veces campeón del Tour, corolado con su propia confesión pública con Oprah Winfrey. Su revelación provocó que Armstrong tuviera que pagar 4,3 millones de euros a la Hacienda Pública, parte del dinero con el que ahora Landis ha creado su equipo.

Floyd Landis (i), junto a Lance Armstrong (d) en el Tour de Francia de 2004. (EFE)
Floyd Landis (i), junto a Lance Armstrong (d) en el Tour de Francia de 2004. (EFE)

Una nueva vida

El heptacampeón del Tour fue llevado a juicio por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por haber aceptado millones de dólares públicos por el patrocinio de la compañía estatal US Postal, espónsor de su equipo. Armstrong evitó el juicio llegando a un acuerdo extrajudicial con ellos y, de esos 4,3 millones que les pagó, el Departamento de Justicia decidió dar un pellizco importante a Landis por ser el testimonio clave para revelar el caso de dopaje.

Ahora, con ese dinero ha decidido crear un equipo de categoría Continental, que se llamará Floyd Leadville Pro Cycling Team, y del que espera que le confirmen la licencia para que eche a andar la próxima temporada. Aunque ha tenido una ayuda económica de otro calado: su empresa personal, con la que ha conseguido hacer una pequeña fortuna gracias al éxito de la venta de productos derivados del cannabis enfocados al uso terapéutico.

Así lo confesó en una entrevista a 'The Wall Street Journal', en la que asegura que sigue teniendo pasión por el mundo de las dos ruedas: "Sigo sintiendo por el ciclismo lo mismo que sentía cuando era niño. Este deporte me sigue gustando. Me arrepiento de lo que sucedió, pero no puedo volver atrás y cambiar las decisiones que tomé en el pasado", confiesa. Ahora, busca empezar de nuevo como jefe de equipo para volver a disfrutar del ciclismo.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios