cuarto en la clasificación general

Contador logra en el Angliru su ansiado triunfo de etapa, pero no alcanza el podio

Atacó antes del comienzo del puerto, atrapó a todos los escapados y ganó por segunda vez en el Angliru. Adelantó a Kelderman, pero no a Zakarin y Nibali. Froome mantuvo el jersey rojo

Foto: Alberto Contador celebra su victoria al cruzar la línea de meta en el Angliru. (EFE)
Alberto Contador celebra su victoria al cruzar la línea de meta en el Angliru. (EFE)

Alberto Contador escribió su propio final feliz con una victoria memorable en el Angliru, final de la penúltima etapa de la Vuelta a España y última cima de su carrera profesional. En la última oportunidad para lucirse, el madrileño lo volvió a intentar, como ha hecho durante las últimas tres semanas, pero esta vez nadie pudo seguirlo. Contador enfiló las cuestas del puerto asturiano decidido a triunfar o a reventar. Y triunfó. Ganó la etapa y se quedó muy cerca de alcanzar el podio.

Pocas formas mejores de decir adiós que con una victoria en un puerto legendario, donde por cierto solo un ciclista ha ganado dos veces: Contador (también ganó en 2008). Nunca una etapa tan previsible fue también tan épica y emocionante. Que Contador iba a atacar estaba en los planes de todos. Tenía que hacerlo para aspirar a subirse al podio, su principal objetivo desde que se hundió el tercer día en Andorra, y para intentar ganar una etapa, el otro reto que se había propuesto en esta Vuelta.

*El último kilómetro de la ascensión del Angliru.

Ataque antes del Angliru

La única duda era saber dónde lo haría, si en la Cobertoria o en el Cordal, si en los peligorosos descensos de ambos puertos o ya en las rampas del Angliru, donde el viento había hecho estragos a lo largo del día. Y no lo hizo en ninguno de esos sitios, sino justo antes de comenzar a subir el último puerto, junto a su compañero Jarlinson Pantano.

Antes de empezar el puerto, Contador ya había emprendido su aventura. Se marchó decidido hacia arriba, primero con la ayuda de Pantano y luego de dos promesas del ciclismo español, Enric Mas y Marc Soler (excorredor del equipo de su fundación), que no dudaron en echarle una mano. Era como si todos fueran conscientes de que era el día de Contador y no había que estropeárselo. A 5,5 km, Contador se quedó solo cuando Soler no pudo seguir su ritmo. A partir de ahí era él contra el grupo de favoritos, donde Kelderman y Zakarin empezaban a ver peligrar su puesto en el podio y Chris Froome se lo tomaba con calma.

Alberto Contador se subió, por fin, al podio como ganador de etapa en la Vuelta a España 2017. (EFE)
Alberto Contador se subió, por fin, al podio como ganador de etapa en la Vuelta a España 2017. (EFE)

La diferencia a favor de Contador llegó 1'20'', suficiente para hacerse un hueco entre los tres primeros. Por detrás tiraba Franco Pellizotti, gregario de Vincenzo Nibali, aunque apenas mordió unos pocos segundos. Luego se movió Zakarin, con Kelderman a rueda. Otro puñado de segundos recortados. Pero todo seguía de cara para Contador, que enfilaba la Cueña les Cabres, esa rampa de 800 metros donde hasta las motos sufren pájaras.

A partir de ahí se puso el Sky a tirar y la diferencia comenzó a disminuir, no paró de hacerlo hasta la línea de meta. Nibali se quedó descolgado, lo mismo que Kelderman, que empezó el puerto tercero de la general y lo acabó quinto, por detrás de Contador. Zakarin aguantó mejor y se coló entre los primeros de una grande por primera vez en su carrera.

Por delante, un exhausto Contador se vació. Tanto que inlcuso le costaba pedalear en el último kilómetro, de pendiente favorable. El madrileño es un cabezota, una característica que le ha perjudicado más que ayudado en los últimos tiempos, empujándolo a medirse con ciclistas que le superaban. Pero en la Vuelta, su empecinamiento ha acabado por salirle bien. Con unas fuerzas que no tuvo en el Tour, se ha empeñado en ganar una etapa y subir al podio para despedirse a lo grande del ciclismo profesional. Y casi consigue las dos cosas en una ascensión para recordar.

Chris Froome sonríe al cruzar la línea de meta en el Angliru. (EFE)
Chris Froome sonríe al cruzar la línea de meta en el Angliru. (EFE)

Froome, doblete Tour-Vuelta 39 años después

Tercero en la etapa acabó Froome, que en los últimos kilómetros de la subida dejó a todos sus rivales atrás junto a Wout Poels, con el que recortó a la mitad la ventaja que les llevaba el madrileño. El británico cruzó sonriente la línea de meta: si Contador tenía por fin su etapa, él tenía por fin la Vuelta, la carrera que más se le ha resistido.

Viendo sus tres últimos kilómetros de subida a rebufo de Poels, no es una locura pensar que ambos tenían la etapa en las piernas. En cuanto Froome quiso, solo le bastó un compañero para recortar casi toda la diferencia que un agotado Contador había construido a lo largo de todo el puerto. Pero el Sky aceleró demasiado tarde; antes se dedicó a dejar a hacer, primero al Sunweb de Kelderman y luego al Bahrein de Nibali, incapaces de echar mano al dorsal número uno de la Vuelta. Fue el último favor de Froome al español, un regalo de despedida.

Este domingo, el británico unirá su nombre a los de Bernard Hinault (1978) y Jacques Anquetil (1963), los dos únicos ciclistas que han ganado el Tour de Francia y la Vuelta a España en una misma temporada. Han tenido que pasar 39 años. Se dice pronto. Froome, que ya ha subido tres veces al podio en Madrid, las tres como segundo clasificado, lo hará por fin como primero.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios