sensacional trabajo de equipo de movistar

Triunfo y rosa para Quintana, que aleja a Nibali; Landa, descartado por una caída

Otra maravillosa jornada de Movistar originó una escabechina de la que se aprovechó el nuevo líder de la general. Medio Sky, entre ellos Landa, se vio afectado por una caída antes del Blockhaus

Foto: Quintana aprovechó su primera gran oportunidad. (Giroditalia)
Quintana aprovechó su primera gran oportunidad. (Giroditalia)

La primera oportunidad que ofrecía el Giro para los favoritos se ha aprovechado. El Blockhaus, un muro en los Abruzos daba fin a la novena etapa de la 'corsa rosa' e invitaba a atacar, a romper la carrera desde ya. Y no hubo nadie sobre el asfalto que tuviera mayor fe ni más potencia en las piernas que el más pequeño de todos. Nairo Quintana quiere arrebatarle este Giro del centenario a los italianos y ha dado un golpe fortísimo sobre la mesa que está lejos de ser definitivo, pero sí sirve como medidor de las fuerzas de los mejores del pelotón. El colombiano 'mató' a Nibali a mitad de subida y se marchó solo hasta la línea de meta para ganar una vez más en esta gran vuelta que ganó en 2014 y vestirse como quiere acabar, de rosa.

Todo no ha sido tan bonito. Mucho menos para los intereses españoles. A más de veinte minutos de Quintana aparecía por la llegada Mikel Landa, dolorido, decaído y derrotado. No tuvo responsabilidad en su caída. La tuvo una moto de la Polizia Stradale, el cuerpo de seguridad que debe velar precisamente por los ciclistas, porque la carrera esté despejada y no ocurran cosas como la que esa misma moto ha provocado. Se paró en un lateral de una calzada estrecha, sin arcen, y cuando pasó el pelotón, que ocupaba toda la vía, un corredor del Sunweb no la pudo evitar, chocó, se fue al suelo y detrás de él cayeron varios corredores del Team Sky, que venían agrupados. Entre ellos, Mikel Landa y Geraint Thomas.

Parecía más magullado el británico, pues Landa se levantó raudo, pero no pudo aguantar un ritmo de persecución una vez encima de la bici y por segundo Giro consecutivo se queda sin opciones de victoria... a la espera de una exploración médica que atestigüe si puede continuar o debe retirarse de nuevo. El principal candidato español dice adiós a estar entre los mejores hasta Milán casi a las primeras de cambio.

En cambio, al Movistar le está saliendo todo bien. Pero absolutamente todo. Este fin de semana les ha dado dos victorias y el liderato del Giro. Sorprende que sea así. No es habitual que la estrategia en carrera sea el fuerte del Movistar, que en numerosas ocasiones ha dejado todo a la improvisación y la inmensa calidad de Quintana. La organización, sin embargo, está siendo majestuosa. Si en Peschici pudieron saborear la victoria de Gorka Izagirre, asumiendo que las variaciones en la general quedaban para otro día, en el Blockhaus hicieron 'all in' y se llevaron todo el bote.

Nibali deja atrás a Nibali y Pinot. (Movistar Team)
Nibali deja atrás a Nibali y Pinot. (Movistar Team)

Mientras los demás corredores principales se iban quedando sin ayudas, a Quintana lo escoltaron Anacona y Amador hasta bien entrado ya el gran puerto de la jornada, el Blockhaus, un primera al 9% con picos del 14%. Con el Sky descartado nada más empezar el puerto (Movistar ni se percató del incidente y siguió tirando, lógicamente), Quintana estableció la selección, que empezó reducida a un grupo de una docena del que fueron cayendo Jungels (hasta ahora líder, el primero en desengancharse), Kruijswijk, Zakarin, Van Garderen y Pozzovivo. Se quedaron con él Nibali y Pinot, a los que seguían Dumoulin y Mollema. No hubo opción.

Tres ataques del boyacense terminaron por dejarle como dueño absoluto de la carretera. Cayó el 'Tiburón' italiano, resistió a un puñado de segundos Pinot y se unieron al francés Mollema y Dumoulin. Mollema también tiró la toalla. Quintana, que asestó el golpe definitivo a 4,7 de la cima, abrió las alas para pronunciar el monólogo de la victoria, en el que dejó claro que es el favorito para ganar el Giro del Centenario, el mejor escalador, sin rival que se le acerque. Gloria para Nairo, ahora dispuesto a afrontar la crono del martes con esperanzas de conservar el liderato, aunque dentro de la lógica de la carrera el principal candidato a ser el próximo líder es Dumoulin, superior a todos en la contrarreloj, si bien la mejora de Pinot, campeón de Francia de la especialidad, le convierte también en un adversario peligroso. Quintana podrá defender 28 segundos sobre Pinot y 30 respecto a Dumoulin, ahora su principal enemigo. Thomas y Adam Yates, en 5 minutos.

Ciclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios