cinco etapas entre cerdeña y sicilia

El Giro del Centenario enseña el camino a la Vuelta para correr en las islas

La Vuelta a España no viaja a sus islas desde que visitara Canarias en 1988. Desde la organización hay intención, pero las complicaciones logísticas y económicas lo hacen improbable

Foto: El pelotón circula hacia Alghero, ciudad al noroeste de Cerdeña. (EFE)
El pelotón circula hacia Alghero, ciudad al noroeste de Cerdeña. (EFE)

La temporada ciclista ha alcanzado su punto álgido con la disputa de la primera grande de la temporada. En Italia, el Giro está siendo más especial que nunca. Cien ediciones bien merecen una celebración y la organización, RCS, y los gobiernos regionales y nacional se han volcado en crear una ronda diferente. Por eso duele aún más que haya dos grandísimos corredores italianos que no estén corriendo estos días. Fabio Aru no pudo recuperarse de su lesión y el corredor que iba a sustituirle, Michele Scarponi, falleció en un accidente.

El homenaje al ciclista más querido del pelotón se extiende a cada rincón del Giro, y algo similar, aunque menos triste, se habría producido en este inicio en Cerdeña con Aru. El sardo iba a poder disputar el Giro por primera vez en casa, en su isla. No es nada habitual que se produzca un desplazamiento a una isla durante una gran vuelta, por lo que quién sabe cuándo tendrá Aru otra oportunidad para rodar por su tierra, si es que vuelve a tenerla. En estas cien ediciones del Giro, tan solo en tres se ha corrido por Cerdeña, la isla del oeste de Italia. Más veces se ha sentido partícipe Sicilia, que volverá a estar en un Giro de Italia a partir del martes próximo, con una gran etapa que llegará al volcán Etna, la primera etapa de montaña.

Trasladar todo un convoy del continente a una isla supone un reto logístico y económico muy importante para cualquier competición ciclista, más incluso para una de las grandes. Hablamos de transportar, en el caso de este Giro, sin ir más lejos, a 197 ciclistas, coches de equipo, camiones, autobuses, furgones, unidades móviles de televisión, motocicletas de la organización y de la televisión, helicópteros... No es un paso sencillo de dar. Implica, de primeras, un día de descanso para que se produzca el traslado de toda la caravana, además de la disposición de barcos y aviones en los que llevar todo el equipo mencionado anteriormente. Es decir, tiempo y dinero a raudales.

Italia lo tiene 'sencillo'. Y lo decimos entre comillas porque sigue siendo complicado. Su ventaja con respecto a España es que sus dos islas principales están a no muchos kilómetros de la península itálica y, por tanto, el traslado es más sencillo y corto. En nuestro país, solo tenemos esa ventaja con las Baleares, que están relativamente cerca del continente, pero Canarias está suficientemente alejada para que prácticamente siempre se descarte que la Vuelta pase por allí.

Hace un par de años se habló durante meses sobre la posibilidad de que la Vuelta 2017 acabase en Canarias. Fue un rumor en cierta manera potenciado por el director de la ronda española, Javier Guillén. “Hay mucha ilusión por parte de la organización, porque además percibimos que también hay mucha ilusión en los aficionados, y es verdad que es el gran reto próximo que tiene la Vuelta. Pero no sé cuándo se podrá acometer, porque hay que hacer una inversión alta y son tiempos complicados, donde quizá las prioridades son otras”, dijo en 2015. Posteriormente, el acuerdo no estuvo ni cerca de cerrarse y la Vuelta 2017 comenzará en Nimes y acabará en Madrid, como ya es sabido.

En una reciente visita a la redacción de El Confidencial, Guillén fue cuestionado de nuevo por este asunto y las intenciones siguen siendo las mismas, pero tampoco varían los resultados. Eso sí, no hay voluntad, al menos no expresada por él, de trasladar en algún momento la Vuelta a las islas Baleares.

"Lo que la Vuelta actual quiere es acabar en Canarias. Hacer cuatro etapas, dos en una isla, dos en otra y obviamente se debe incluir el Teide, porque es el referente que queremos. Pero claro, logísticamente es complicado porque hay que hacerlo el día previo al descanso, hay que mover toda la masa de material y de personal que mueve la Vuelta... y todo eso lleva un coste, ese es el problema. Y yo a las instituciones públicas no puedo darle más que las gracias por el apoyo que me dan, no les puedo pedir más. Si hoy la Vuelta no va a Canarias no es porque haya alguien que se oponga, es porque hay circunstancias que no lo permiten. En cuanto se pueda ir porque económicamente sea viable, estaremos ahí para hacerlo. Hoy es un sueño, el reto está escrito, a ver si podemos pasar del papel a la realidad, porque también puedo decir que desde el gobierno canario hay voluntad". Es decir, la idea está, pero no llegará en un futuro cercano.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios