UNA COMISIÓN REGULARÁ SU ENTRADA

El ciclismo da un paso más con los frenos de disco: primeros prototipos con cubierta

La implantación de los frenos de discos continúa con paso firme y recientemente hubo una comisión con todas las partes interesadas en este avance para que sea una realidad de manera segura

La maquinaria ya está en marcha y, como aseguró recientemente el fundador y CEO de Specialized, “en dos años creo que todos los ciclistas van a llevar frenos de disco”. Mike Sinyard es una pata más -en este caso de la industria- de esta silla formada por las marcas, los ciclistas, equipos y la UCI. Este mes tuvo lugar una comisión formada por los mencionados representantes del sector en la que empujaron todos a una para sacar adelante la idea de los frenos de disco respetando el interés de cada uno. Todavía no se sabe si es niño o niña, pero se sabe que habrá parto en poco tiempo.

La primera propuesta que ha salido a la luz desde esta Comisión es la de cubrir el disco para proteger al ciclista, aunque esto hace “que se calienten aún más”, apunta Sinyard. El afilado disco, las quemaduras y sus consecuencias en una montonera o una caída es la principal preocupación para la Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP), aunque como relataron en un comunicado hace unos meses también tienen otras exigencias a tener en cuenta a la hora de implantarse: que el borde sea redondeado, que esté cubierto y que cuando se usen los usen todos los ciclista. Las dos primeras peticiones son por una cuestión de seguridad, la otra por una mera igualdad deportiva (existe una ventaja para quien los usa que puede ser importante en determinadas condiciones, como un descenso en lluvia).

De momento, son contadas las ocasiones en las que el freno de disco se ha lucido en un pelotón de élite, pero en dos ocasiones ha metido el susto en el cuerpo: una a Fran Ventoso y otra más reciente a Owain Dull, cuando Marcel Kittel -único de 158 ciclistas que lo llevaba en el último Tour de Abu Dabi- cortó la zapatilla y el pie del ciclista de Sky. “Tuve suerte de que no fuera mi pierna. Nada puede cortar como eso. Es como un cuchillo”. Y “¿qué pasaría si hubiera habido 158 con frenos de disco en lugar de uno?”, se preguntaba Alberto Contador en la tarde del suceso. La respuesta inquieta.

Su implantación es cada vez más clara, como también lo es que no puede introducirse a las bravas y de cualquier manera. Si hoy por hoy una caída en el asfalto tiene unas graves consecuencias, con un freno de disco por medio, buscar el asfalto sería la zona más 'segura'... no tiene mucho sentido.

Hasta ahora han salido dos imágenes de prototipos profesionales para la protección del freno de disco: uno publicado por la propia ACP y otra desde la marca italiana TºRed, según adelantó la publicación especializada 'Bike Radar'. Este último, especifica, está preparado para poner y quitar sin mucha complicación de manera que permite un cambio de ruedas sin perder demasiado tiempo. Esta pieza sería una variante de una ya existente -llamada DonChisciotte- y sería fabricado en fibra de carbono y diseñada inicialmente para los discos de 160 milímetros.

[Lea más noticias de ciclismo]

Todo este proceso, en cualquier caso, están en pañales y lo único claro es la apuesta por este elemento y que se está tratando de evitar ver más cortes en la carretera.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios