el murciano es líder al superar a los favoritos

La sanción a Movistar despierta el lado más agresivo de Valverde

En la quinta etap, el murciano ha atacado a 900 metros de meta y ha cruzado primero, consiguiendo una ventaja de 13 segundos con respecto a Alberto Contador y Chris Froome

Foto: Valverde ganó su segunda etapa en la Volta. (EFE)
Valverde ganó su segunda etapa en la Volta. (EFE)

Alejandro Valverde ha ganado este viernes la quinta etapa de la Volta Ciclista a Catalunya, con final en el puerto de categoría especial de Lo Port (Tarragona), donde ha relevado al estadounidense Tejay Van Garderen como líder de la carrera. En la quinta etapa de, 182 kilómetros y final en alto, el murciano ha atacado a 900 metros de meta y ha cruzado primero, consiguiendo una ventaja de 13 segundos con respecto a Alberto Contador y Chris Froome, segundo y tercero, respectivamente. Van Garderen cedió cerca de dos minutos del vencedor y perdió el liderato de la ronda catalana. Así, a dos etapas para la finalización de la Volta, Valverde goza de una ventaja de 21 y 47 segundos, respectivamente, con Froome y Contador, sus más inmediatos perseguidores.

Alejandro Valverde 'juega' a esto del ciclismo con la misma pasión desmedida de un niño. Con casi 37 años (soplará las velas el 25 de abril), en de Las Lumbreras no tiene ni la más mínima necesidad de hacer demostraciones de fuerza día sí y día también. Él lo hace. Es cuestión de costumbres, cuando alguien se acostumbra a ganar de manera recurrente, se siente arrastrado hacia la victoria, aun si pudiera esconderse en lo más profundo del pelotón y dejar que los años pasen a través de él hasta el día en que se baje para siempre de la bicicleta, de manera casi anónima. No es su estilo eso, claramente.

Lo que en realidad no es su estilo es ganar como lo hico en Tortosa, de manera imperial, sobresaliente sobre otros escaladores más especializados en el terreno al que se enfrentaban. De hecho, contra dos de los mejores escaladores del mundo. Valverde afrontó el baile del Mont Caro acompañado por los dos más 'feos' de toda la Volta. Era de esperar que, en algún momento, Froome y Contador dejasen atrás al murciano. Es un puerto de categoría especial, con medias del 9% y picos del 20%, es decir, no es la media montaña esa en la que Valverde se come la carretera, sino la altura y el desnivel que le han impedido ganar en las grandes vueltas por etapas. Le dio exactamente igual.

Valverde, con el jersey blanco de líder. (EFE)
Valverde, con el jersey blanco de líder. (EFE)

Victoria y liderato

Faltaban 900 metros para alcanzar la línea de meta y fue entonces cuando Valverde sacó toda la rabia que ha acumulado esta semana en tierras catalanas. Aun sabiendo que, en condiciones normales, en los últimos metros habría podido ganar a sus dos competidores por la etapa, quiso más que el 'simple' hecho de levantar las manos en señal de victoria. Quiso dar un golpe casi mortal a la Volta. Les atacó a los dos, no encontró reacción y encaró el final en solitario, como hacen los grandes escaladores. Iba a ser el líder de la clasificación general, el jersey blanco era suyo, pero quería asegurárselo lo máximo posible de cara a la llegada a Barcelona. Y lo tiene bien encaminado.

La sanción a Movistar tras la crono por equipos le ha cabreado. Supura por sus poros la rabia por una sanción que considera injusta. Ese minuto que le quitó a todo su equipo la organización no le ha hecho de menos. Otro podría haberse rendido, haber pensado que ya no tendría nada que hacer contra Contador y Froome, pero Valverde no. Al contrario, le ha incentivado. Dos victorias de etapa desde entonces, liderato y triunfo final al alcance de unas cuantas pedaladas más.

"Tiene un sabor especial por todo lo que ha pasado en esta Volta. La verdad es que es una cuestión extradeportiva. No nos gusta que sea así, pero lo que hemos hecho es que todo el mundo disfrute, que disfrute con lo que hacemos, tanto yo como todos los compañeros y rivales", ha afirmado tras cruzar la meta. Entre esos compañeros está un chico que empieza a estar llamado a llenar el hueco que, tarde o temprano, dejará el murciano en el ciclismo español. Marc Soler, junto con Rubén Fernández, llevó a su líder en volandas hacia arriba, en la estrategia que 'mató' al líder Van Garderen. Hizo una París-Niza rozando la excelencia para su edad y en Cataluña está demostrando que no, no fue casualidad. "Ya sabéis que es muy bueno. Va a ser un corredor que va a ganar lo que él quiera. Es un corredor capaz de ganar cualquier gran vuelta. Ya ha ganado el Tour de Porvenir. Está fenomenal. Tiene 23 años y ya veis la progresión que va teniendo" dijo su jefe de filas, augurándole un futuro dorado.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios