TERMINÓ CON BUENAS SENSACIONES LA PARÍS NIZA

¿Tiene Contador este año un equipo como para intentar ganar el Tour?

Contador se ha quedado con la miel en los labios en la París Niza pero con la sensación de que iba mejor escoltado en el Trek que en sus últimas temporadas en el Tinkoff

Foto: Alberto Contador en la séptima etapa de la París Niza.
Alberto Contador en la séptima etapa de la París Niza.

En las primeras horas de concentración con el Trek, Alberto Contador estaba encantado. Decía que todo lo que podía salir bien, estaba saliendo bien, llevándole la contraria a Murphy. Sintió desde incluso antes de endosarse su nuevo jersey rojinegro que todo iba a ir de maravilla en el equipo americano. Luca Guercilena, el director, le había dado confianza y el Trek le daba todas las facilidades habidas y por haber para que se sintiera en casa, por fin, después de años incómodos e incompletos en Rusia. Había que probar, sin embargo, que la sensación obtenida en esos días iniciales se podía trasladar a la carretera cuando hubiera ciclistas de otros equipos con los que competir. Y parece que sí, que sí se puede.

Estamos solo comenzando el año ciclista 2017. Hasta ahora, las oportunidades de Contador de ganar han sido pocas y siendo objetivos, no ha ganado nada. ¿Y qué? No es lo que cuenta ahora mismo. Por supuesto que al madrileño le habría encantado llevarse a casa el maillot amarillo en la última etapa de la París-Niza, pero no es exactamente a eso a lo que ha ido a Francia en esta semana. Estuvo en el país vecino para confirmar que su equipo es el idóneo para afrontar el único y verdadero reto del curso: ganar el Tour. Y los resultados en este sentido no pueden ser más favorables. No solo tiene compañeros más que preparados para ello, sino que están a su plena disposición como forma de trabajar.

Pantano y Contador se entienden

No es lo mismo tener al lado a un ciclista al que su responsabilidad para con su jefe de filas es indudablemente secundaria con respecto a su rendimiento individual, que contar con un gregario que además de compañero de equipo es amigo personal. En el Tinkoff, Contador tenía a Jesús Hernández, inseparables desde 2009. Pero en Trek se ha encontrado, al fin, con otro colega con el que mantiene una relación muy especial fuera de la carretera. Jarlinson Pantano y Contador forman un dúo peligroso en la montaña. Se entienden, se respetan y buscan el beneficio siempre del líder y, por tanto, del equipo en general, pues el beneficio del mejor corredor de la plantilla siempre supondrá la ganancia para el conjunto global.

El ciclista de Cali se ha destapado como una ayuda indispensable para Contador en la París-Niza. De no ser por el durísimo e inteligente trabajo realizado por Pantano, Contador no habría estado a apenas dos segundos de subir a lo más alto del podio. Este sábado, Pantano provocó la ruptura total del grupo de favoritos y la sentencia definitiva de Julian Alaphilippe, lo que situó a su compañero y jefe de filas a tan solo 31 segundos de la cabeza con toda la última etapa por delante. Eran solo 115 kilómetros que salían de Niza y volvían a Niza, pero era más que suficiente para que Contador reventase la carrera.

No podía hacerlo sin Pantano. Entregado a Contador durante los ocho días de camino del norte al sur de Francia, el colombiano se puso en cabeza del grupo de favoritos para desgastar las piernas de los mejores, sobre todo del líder Sergio Henao. Una vez conseguido, le pasó el testigo a Contador, que intentó tres veces dejar tirado a Henao, hasta que a la tercera fue la vencida, lo dejó clavado y se marchó a por la escapada, a la que dejó atrás, llevándose consigo a David de la Cruz y Marc Soler. Pantano se quedó atrás, marcando a Henao. Un trabajo de dos compañeros, dos amigos, que no funcionó únicamente por dos segundos que le sobraron a Contador.

Un viejo zorro llamado Zubeldia

La alianza con Pantano, otro de los nuevos en el Trek, es solo una más de las que puede tener en su nueva plantilla. También podrá confiar siempre en Haimar Zubeldia, un viejo zorro, cuando la calzada se empine y Contador necesite alguien que trabaje para él. El madrileño es el gran líder, pero los estadounidenses también confían indudablemente en Bauke Mollema, que será el que defienda los colores del Trek en el Giro. Un grupo que tiene como referencia en el sprint a John Degenkolb, el encargado de luchar contra Sagan, Cavendish, Greipel, Kittel y compañía. Y Contador necesitará otros 'protectores' también en el llano, sobre todo en esos momentos en los que se solía ir al suelo. Entre ellos estarán Giacomo Nizzolo, campeón de Italia, Fabio Felline, Julien Bernard, Markel Irizar... Y todos, entregados a su causa.

[Lea más noticias de ciclismo]

Eso último es la diferencia. Contar con todos ellos en los momentos delicados, sabiendo que no van a hacer la guerra por su cuenta. Porque no es útil tener a Roman Kreuziger y Rafal Majka al lado si cuando realmente los necesitas, se marchan cada uno por sus intereses y dejan a Contador solo para luchar contra todo el Sky y el Movistar. Eso es lo que tiene Contador en el Trek.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios