es el gran deporte nacional y se invierte en él

Qatar no es un país para bicicletas, sino para carreras de camellos

Es el deporte de muchos países del entorno. Tanto es así, que el emirato construye el mayor camellódromo del planeta... pero organiza un Mundial de ciclismo contrario al espectáculo

Foto: La arena fue la única que estuvo en primera fila de la contrarreloj por equipos (EFE/EPA).
La arena fue la única que estuvo en primera fila de la contrarreloj por equipos (EFE/EPA).

Las imágenes de la primera gran prueba del Mundial de ciclismo fueron desoladoras, aunque en absoluto lejos de la realidad que se esperaba. Qatar ofrecía sus carreteras para que por ellas marcharan algunos de los mejores corredores del planeta, pero este hecho no creó ni la más mínima expectación en la capital del pequeño emirato. No hubo ni un solo espectador que se acercara a ver ni siquiera la salida o la llegada de la contrarreloj por equipos UCI. No llamó la atención a nadie de los habitantes del país de Oriente Medio. El Etixx ofreció su medalla de oro a la prensa desplazada, a las enormes megaestructuras y a la arena del desierto.

A los habitantes de los emiratos lo que les gusta de verdad no es el fútbol, ni la Fórmula 1 ni MotoGP. Ninguna de las grandes competiciones que se han disputado o se disputarán allí interesan a los habitantes de esos países. Lo normal es que las gradas estén prácticamente vacías y, en todo caso, ocupadas por algunos jeques multimillonarios invitados o aficionados extranjeros que acuden precisamente a ese evento.

Los camellos en carrera y, arriba, el módulo móvil (Fenwick Iribarren).
Los camellos en carrera y, arriba, el módulo móvil (Fenwick Iribarren).

 

Lo que les gusta de verdad son las carreras de camellos. Se pirran por ellas. Es el deporte de Qatar y de muchos países del entorno. Tanto es así, que el emirato contrató a un estudio de arquitectos españoles para construir el mayor camellódromo del planeta. Un circuito de más de 25 kilómetros que cuenta con las mejores comodidades para los camellos y los espectadores. Todo el circuito está cubierto y refrigerado. Y lo más espectacular de todo: una grada 'VIP' que se trata de un módulo que se mueve a 35 kilómetros por hora para poder seguir a los camellos durante la carrera, desde la cual los profesionales de las carreras podrán dirigir los robots jockeys que montan los camellos. Hospitales o grúas para animales, y alojamientos para aficionados completan la 'ciudad del camello'.

Así es el recorrido de la prueba élite masculina en ruta (UCI).
Ampliar
Así es el recorrido de la prueba élite masculina en ruta (UCI).

La Unión Ciclista Internacional (UCI) pasó de llevar su gran competición de final de año y una de las más prestigiosas (obviamente) del calendario a Richmond (Estados Unidos), Ponferrada y Florencia, lugares con una grandísima tradición ciclista, a trasladarlo a Qatar, país que apenas se empezó a interesar por este deporte en 2002, cuando organizó el primer Tour que recorría las principales autopistas del país, porque tampoco hay mucho más por donde pueda rodar una bicicleta de carretera por allí.

Lo hizo por motivos puramente económicos, como es lógico por parte de cualquier organización, claro. Como pueden ser la FIFA y la FIBA, la UCI también es una organización sin ánimo de lucro que, sin embargo, recibe ingentes cantidades de dinero a través de patrocinios, organización de eventos y carreras y licencias, sobre todo a través del ciclismo en carretera, que le dio el 45% de los ingresos del ejercicio de 2015. Y por supuesto, reciben muy gustosamente los maletinos llenos de petrodólares cataríes, pese a que las condiciones del lugar no sean las más propicias para organizar un Mundial de ciclismo, ni por la seguridad de los ciclistas ni por el interés de los aficionados.

La temperatura este lunes fue de 42º (Oliver Weiken/EFE/EPA).
La temperatura este lunes fue de 42º (Oliver Weiken/EFE/EPA).

Hablamos de un terreno que no tiene ninguna irregularidad geográfica que pueda hacer medianamente entretenida la carrera. No hay subidas, ni bajadas. La carrera en ruta del próximo domingo serán 257,5 kilómetros totalmente llanos, sin la más mínima dificultad en el camino, más allá de algo más de un kilómetro de adoquines que se encontrarán los ciclistas al paso por los aledaños de Katara, la villa cultural de Doha. Eso sí, si las condiciones climatológicas no aseguran la salud del ciclista, se quedará en los 106,4 del circuito de la Perla de Doha, de 15,2 kilómetros al que se darán siete vueltas

Lo único que molestará, como ya hizo en la crono por equipos y promete hacerlo en la crono individual de este miércoles, es el aspecto atmosférico. Este lunes, en Doha hicieron 42 grados de temperatura real, es decir, la sensación térmica era muy superior debido a la humedad, muy pronunciada en esta zona pérsica (al 70% en la tarde-noche de este mismo lunes). En esas condiciones es muy difícil, por no decir imposible, que un ciclista pueda estar a pleno rendimiento y, además, se pone en riesgo su salud. Pero qué más da la integridad física de los corredores, mientras en el banco estén los millones cataríes...

El mismo seleccionador nacional español, Javier Mínguez, decía a este periódico que habría que preguntar a la UCI cuánto ingresaron por llevar el Mundial a Qatar y entonces entenderíamos por qué se disputa allí. Pero ni se sabe ni se sabrá la cantidad. Para hacernos a una idea, Ponferrada pagó 5 millones de euros a la UCI solo por la concesión del Mundial de 2014. Pero esa ingente cantidad recibida no se ha traducido en la construcción de un circuito que sea atractivo para el espectador y sano para el ciclista. Ya que están por la labor de despilfarrar el dinero, podrían haber creado un Angliru artificial y un tramo de pavés tipo la Paris-Roubaix. Pero no, no habrá nada de eso...

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios