se retirará del ciclismo a final de año

Purito Rodríguez dejará la bicicleta entre los grandes con dos espinas clavadas

El catalán se retirará del ciclismo a finales de 2016 con muchos retos todavía por delante, pero con el resquemor de haberse quedado sin el arcoiris y sin subir a lo más alto de una gran vuelta

Foto: Purito está corriendo su último Tour de Francia (Imago).
Purito está corriendo su último Tour de Francia (Imago).

A Joaquim Rodríguez es difícil encontrarlo de mal humor. Toda su carrera ha aportado ese grado de humor y de simpatía al pelotón internacional que tan bien viene de vez en cuando. Esa sonrisa constante desaparecerá de las carreteras a finales de 2016. Purito dejará la bicicleta, al menos de manera profesional, cuando acabe la actual temporada, así lo ha confirmado el propio ciclista catalán en la etapa de descanso de Andorra. Entre lágrimas anunciaba al mundo que este será su último Tour de Francia, y que cada competición que dispute a partir de ahora, será también la última.

"He disfrutado muchísimo este deporte. Pero llega un momento en que hay que decidir que se acaba, y prefiero dejarlo en un nivel alto. Quería agradeceros a todos el apoyo desde el primer hasta el último día. Este deporte me lo ha dado todo y voy a seguir vinculado a él seguramente, porque es el deporte que amo. Gracias a mi familia me lo han hecho vivir de una forma muy especial, y creo que eso es lo que he transmitido en la carretera. No cambiaría ni un segundo de todo lo que he hecho en mi carrera. Gracias a mi familia por aguantarme todos estos años y espero que haya disfrutado lo mismo que yo de mi ciclismo". Así se despedía uno de los mejores corredores españoles de las últimas décadas.

Porque Purito es eso, uno de los grandes. Y se irá todavía manteniendo ese estatus, lo cual es harto complicado a los 37 años. Cuando los 40 asomaban ya cercanos en su horizonte, Joaquim volvió a acudir al Tour como el líder del Katusha, con la responsabiidad enorme que el dorsal '1' de cada equipo conlleva. "Quiero hacer la general", avisó antes de echar a rodar en Normandía, adonde llegó "con rabia" por una temporada en la que no le han salido las cosas. Y ha pasado ya más de un tercio de la carrera y ahí está, a 37 segundos de Froome, el que siempre está de amarillo, con mucha montaña y poca contrarreloj por delante, como le gusta. Es su penúltima oportunidad de quitarse una de sus grandes espinas: no haber ganado nunca una grande.

Desde la Vuelta de 2008, Rodríguez ha participado en 16 grandes rondas por etapas, que se dice pronto, y sólo en cinco de ellas ha acabado por debajo del séptimo puesto. Su regularidad no la iguala prácticamente nadie, porque nadie ha corrido tantas grandes como él sin el premio que lleva década y media buscando y que se le sigue escapando. Nunca estuvo tan cerca de subirse a lo más alto del podio como en el Giro de 2012. En diez etapas vistió el rosa, lo hizo incluso en la última. En una maldita contrarreloj, su talón de Aquiles al que nunca encontró solución, Ryder Hesjedal le arrancó de cuajo la gloria por 16 segundos.

Perito es quinto a 37 segundos de Froome (Villar López/EFE).
Perito es quinto a 37 segundos de Froome (Villar López/EFE).

Sólo hemos visto un día a Purito verdaderamente hundido sobre la bicicleta, cuando la furia y la cólera se apoderaron de su cerebro porque consideró que había perdido un maillot arcoiris por culpa de otro, de un compañero, además. En Florencia, Joaquim Rodríguez se quedó sin el Mundial porque no se entendió con Alejandro Valverde, porque los dos quisieron ganar y al final consiguieron que ganara otro. "El Mundial de Florencia hubiera sido un gran recuerdo", recordó, en referencia a una prueba en la que tal vez a alguien "le faltó cabeza". "Con más cabeza hubiese sido un superdotado, podría haber triplicado su palmarés", afirmó en referencia directa al ciclista murciano.

Aún tiene tiempo por delante para quitarse las dos espinas, para arrancarse el esparadrapo y encontrarse que la herida ya se ha curado. Le quedan cuatro oportunidades de aquí a abandonar de una vez la bicicleta. No hay ninguna carrera como el Tour, y aún está en la pelea, aunque bien es verdad que no es de los principales favoritos. Sí lo será en Río de Janeiro, en los Juegos Olímpicos. Tanto ahí, en Brasil, como en el Mundial de Qatar, se volverá a enfrentar a su compañero Valverde. Y entre medias, está la Vuelta a España, pura montaña para el catalán. Pero aún no quiere confirmar que la vaya a disputar.

"Ahora el plan son los Juegos y la Vuelta, pero a ver cómo acabo, no quiero despedirme sufriendo", reconoció, porque Purito sólo quiere pensar en positivo: "Quiero que me recuerden como un corredor activo, valiente, y como una persona abierta y natural. Cuando mire atrás no me acordaré de lo malo, como antes hicieron Pedro Delgado o Carlos Sastre, siempre hay que acordarse de lo bueno".

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios