este sábado arranca la gran carrera

Un Tour para hercúleos con un Contador que se siente más fuerte que nunca

Alberto Contador ha preparado a conciencia el Tour de Francia y considera que se encuentra en las mejores condiciones para volver a ganar la gran ronda

Foto: Alberto Contador aspira a ganar su tercer Tour y afronta esta nueva edición con inmejorables expectativas. (EFE)
Alberto Contador aspira a ganar su tercer Tour y afronta esta nueva edición con inmejorables expectativas. (EFE)

Arranca este sábado la cita más esperada del año. El mundo del ciclismo solo tendrá ojos durante tres semanas para un Tour de Francia que este año exigirá lo máximo a los protagonistas. Una prueba que pondrá el poderoso físico de los ciclistas al límite y que con un recorrido tremendamente duro augura un gran espectáculo para los amantes del deporte de las dos ruedas. En España, todas las miradas estarán puestas en un Alberto Contador que ha preparado como pocas veces la carrera y que se siente con las fuerzas suficientes como para aspirar a ganar por tercera vez un Tour en el que la batalla por conseguirlo no será nada fácil para nadie. Su entorno tiene claro que está perfectamente listo para ganar.

Las casas de apuestas y los expertos en la materia apuntan sin dudar a Chris Froome, ganador de la última edición y también de la de 2013. En el pelotón y en el interior de los equipos participantes se señala al británico -nacido en Kenia- como máximo candidato a ganar esta nueva edición. En segunda línea aparecen Nairo Quintana y Alberto Contador, quedando por detrás Fabio Aru, Nibali, Pinot, Porte o Van Garderen. En el caso del español, en el mundillo de las dos ruedas, también en su entorno más cercano, se le ve en unas condiciones más que óptimas para aspirar al triunfo final. Por muy potente que se presente Froome.

Va a ser un Tour para hercúleos, con un recorrido lleno de subidas de entidad que pondrán a prueba la fortaleza del ganador. El que salga victorioso, explican los entendidos, va a tener que sudar lo suyo para posar en el lugar de preferencia ante el Arco del Triunfo. Durante 21 etapas -con dos jornadas de descanso, acaba el 24 de julio-, los participantes deberán subir 28 puertos, algunos de ellos de categoría superior. En total, nueve etapas de montaña, con cuatro de ellas con final en alto. Muchos lugares y etapas tendrán una trascendencia capital, empezando por la subida al Mount Ventoux; el coloso y mítico puerto aparecerá en la etapa número 14, día de la fiesta nacional de Francia.

Imagen de la presentación del Tour de Francia 2016. (EFE)
Imagen de la presentación del Tour de Francia 2016. (EFE)

Un ciclista maduro, no gastado

Alberto Contador ha diseñado la temporada con el fin de llegar al Tour en unas condiciones superiores para pelear hasta el final por el triunfo. Nada que ver con el plan que siguió el año pasado. Acabó en quinta posición y calificó su actuación como "digna", pero dejando claro que no rindió como esperaba. "No estoy contento y por ello la temporada que viene cambiaremos la planificación por completo", añadió, desvelando que "me centraré en el Tour". Y así ha sido. Hubo tiempo para endurecer la temporada y también momentos para que el físico descansara. Comienza la carrera, que se pone en marcha en el Mont-Saint-Michel, con las expectativas más altas. "En plenitud", recalcan los que mejor le conocen. Ni un solo detalle del recorrido se le ha pasado por alto al madrileño.

Durante la primera semana, buena para los esprínteres, la quinta etapa (Limoges-Le Lioran) tiene peligro. Se atraviesa el macizo central y la ruta está salpicada por ocho subidas. Una carrera que se empinará hasta el infinito durante la última semana, en que los Alpes, se supone, dictarán sentencia de manera definitiva. Alberto Contador se encuentra en disposición de afrontar esas jornadas en buenas condiciones. Sus sensaciones, según desvelan desde su entorno, son inmejorables. Se siente mejor que nunca, igual que cuando en París levantó el trofeo de ganador en el pasado. "Hablamos de un ciclista maduro, que no gastado", dicen desde su entorno.

Chris Froome es el gran favorito para ganar el Tour 2016. (EFE)
Chris Froome es el gran favorito para ganar el Tour 2016. (EFE)

La altura del Teide

Todo el trabajo realizado se ha enfocado pensando fundamentalmente en una última semana que los entendidos califican de "terrible". Por ello, no se espera que los pujantes jóvenes se cuelen en la lucha por el triunfo definitivo, aunque algunos sí aparecerán en momentos relevantes de la carrera. Igual que hombres de categoría superior como Alejandro Valverde, que acude a esta cita para ayudar a Nairo Quintana, podrían cambiar de rol en función de lo que marque el día a día. No conviene olvidar que el murciano estuvo en el podio -tercero- el año pasado.

No se sabe si será la última gran oportunidad para Alberto Contador, que en su día anunció que la actual sería su última temporada, pero que más tarde dejó claro que alargaría un poco más su carrera. Ya se verá qué sucede en 2017 y cómo afronta la siguiente campaña; a día de hoy, solo piensa en ganar este Tour porque realmente considera que puede llevarse la corona de campeón. Dentro de esa nueva preparación diseñada para aspirar a ganar la prueba francesa, considera el de Pinto fundamental las tres semanas que trabajó en altura (Teide), alejado de todo y solo concentrado en la bicicleta. Restablecido de un inoportuno resfriado, solo espera que la mala suerte en forma de caídas no le amarguen un Tour que ha preparado a conciencia. Como nunca...

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios