entrevista con vincenzo nibali antes del giro

"¿Arrepentirme de lo que hice en la Vuelta? No, me equivoqué y pagué, eso es todo"

En el Giro de Valverde, Landa y Dumoulin, Vincenzo Nibali es el único que ha llegado a Milán vestido de rosa, y su único objetivo es volver a hacerlo. "Sólo vale ganar, es inútil esconderlo", asegura

Foto: Nibali vuelve a correr en su país para ganar (EFE/Javier Lizón).
Nibali vuelve a correr en su país para "ganar" (EFE/Javier Lizón).

Durante numerosos lustros, la Vuelta a España ha sido la tercera en discordia en la triada de las grandes vueltas ciclistas de tres semanas, por detrás en importancia económica y prestigio del Tour de Francia y el Giro de Italia, por ese orden, por supuesto. Antes, cuando se disputaba en primavera, al final era utilizada como una preparación para las otras dos carreras y no como una verdadera prueba para los grandes corredores del mundo. Después, era el final de temporada, y se utilizaba para salvar un año no del todo bueno, como un examen de septiembre, vamos. Pero en las últimas ediciones, la ronda española ha ganado en reputación internacional, ya que los mejores ciclistas están optando por disputarla, incluso habiendo estado antes en el Tour. Es el Giro, por tanto, la competición con menos nombres. En los últimos años, la estrella que acudió se acabó vistiendo de rosa.

De los que están en activo, sólo hay dos corredores que hayan ganado las tres: Alberto Contador y Vincenzo Nibali. La primera Vuelta a España de ambos tuvo una importancia descomunal para cada uno de ellos por motivos diferentes. Contador ganaba dos grandes en un año tras el Giro (2008) y Nibali estrenaba su palmarés de grandes en nuestro país. Sin embargo, su último recuerdo aquí es muy negativo. Fue expulsado en la segunda etapa tras recorrer bastantes metros enganchado a su coche de equipo. Pero tiempo después, el siciliano no se lamenta. “¿Arrepentirme de qué? Son situaciones que suceden a menudo en carrera. Me equivoqué y pagué, eso es todo”, dice Nibali a El Confidencial en entrevista por correo electrónico.

[Así fue su expulsión en la Vuelta]

“Quiero ganar, es inútil esconderlo”

Quizá, ahora mismo Nibali se encuentre en el top-5 mundial de ciclistas, o muy cerca de ese grupo de privilegiados que tienen la obligación constante de ganar en cada carrera que corran. Es por eso que, en un Giro lleno de novatos y de buenos ciclistas sin experiencia, el siciliano tiene que reconocer que lo único que le importa es ganar. “Sí, es inútil esconderlo”, dice con total sinceridad. De hecho, lo contrario significaría un chasco duro tanto para él como para Astana, su equipo, con el que ya ha tenido varios roces en la última temporada, especialmente en el Tour de Francia. Por cierto, decidirá si corre o no el Tour como gregario de Fabio Aru "después del Giro".

En la ‘grande boucle’, Nibali tuvo ocho compañeros que él consideró inadecuados para poder pelear con Froome y Quintana el maillot amarillo. En realidad, a los dos días, tras la caída en Zelanda, quedó prácticamente eliminado de la lucha por la general. Tiempo después de aquello, aseguró que los mandamases de Astana no habían tomado en consideración sus consejos sobre la formación del equipo, y se sintió ninguneado. Ahora, justo antes de empezar, se siente mejor rodeado y prefiere obviar lo sucedido en el verano y no deja ni siquiera entrever qué corredores le gustaría haber tenido con él: “Es un equipo óptimo, con óptimos atletas, diferente a la del Tour. En estos meses hemos estado juntos y hemos aprendido a conocernos mejor, y eso será importante en el Giro”.

[El peso del '1' que le hundió en el Tour]

“Landa es muy fuerte, no me sorprendió”

Si bien no los quiere mencionar, sin duda habría visto con buenos ojos tener al lado de él a jóvenes aspirantes a todo como Fabio Aru y Mikel Landa. Ambos corrieron el Giro y la Vuelta, mientras que Nibali fue el único ‘capo’ que estuvo en el Tour. Tanto con su compañero, que será jefe de filas en Francia (“será su primera vez, pero estoy convencido de que hará un gran Tour”), como con el que será su rival en los próximos días, asegura haber tenido una relación “buena con ambos”. “Con Mikel he bromeado mucho en el Giro del Trentino, y con Fabio salgo a entrenar cuando estamos los dos en Lugano”, su lugar de residencia y el de muchos ciclistas de élite, como Alberto Contador.

Para los que no están inmersos de lleno en la preparación de los grandes equipos ciclistas, la sensacional aparición de Mikel Landa hace un año en el Giro de Italia fue una verdadera revelación: un escalador de los de antes, fino, valiente, devorador de etapas reina. Sin embargo, para su excompañero, no fue en absoluto una novedad lo que hizo el corredor de Murguía. “Mikel es un corredor muy fuerte, y por tanto no me sorprendió para nada lo que hizo en el Giro y después en la Vuelta”, dice el que ahora será el principal rival del líder de Sky en el Giro.

Valverde, un todoterreno

Bueno, en realidad, Nibali será el principal rival de todos, el enemigo a batir. Pero de todos, Vincenzo tiene claro con quién se queda como el más duro competidor que tiene por delante: “Valverde es uno de los mejores ciclistas del mundo, capaz de ganar en cualquier terreno”. Pero eso sí, no quiere centrar sus miras en el murciano de Movistar, sino que también destaca como adversarios a “Landa, Dumoulin, Chaves y cualquier posible sorpresa”.

Nibali destaca a Valverde como su gran rival (AP Photo/Christophe Ena).
Nibali destaca a Valverde como su gran rival (AP Photo/Christophe Ena).

[Los nervios de Valverde por sentirse muy preparado]

En el Giro de 2013, Vincenzo Nibali era ese candidato sobresaliente sobre los demás, y como manda la tradición reciente de la ‘corsa rosa’, se hizo la foto en lo más alto del podio frente al ‘duomo’ de Milán. Pese a ello, se siente “tranquilo”, porque ya, después de tantos años como profesional, está “habituado a sentir la atención del público y de la prensa”. Tres años después de aquella, su segunda grande, el ‘squallo’ de Messina vuelve a su país para recuperar la gloria que el pasado año vivió en pequeñas porciones, mientras en las demás se tuvo que pelear con el mundo. “Una temporada de altibajos, con un final lleno de satisfacciones”, dice Nibali en referencia a su éxito en el Giro de la Lombardía, su último gran triunfo de 2015.

Acaba de empezar el 2016, como quien dice, pero ya se está hablando y mucho sobre el próximo año, donde se va a dilucidar el futuro de los dos corredores que mencionábamos al principio. Contador dijo que quizá no se retire después de anunciar que no correría tras los Juegos de Río, pero Nibali cree que por todo lo que ha ofrecido en los últimos meses, Contador aún está a tiempo de “ganar un Tour”. Y el propio Vincenzo tiene muchos frentes abiertos, ya que se encuentra en su último año de contrato. Desmiente las voces que dicen que está a disgusto en Astana, pero sí confirma que hay “varios equipos que están interesados” en él. Pero no tiene prisa. “Todavía es pronto para tomar decisiones”, dice. No lo dice, pero suena y muy fuerte el Lampre-Merida…

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios