debate abierto tras el accidente de ventoso

Frenos de disco: bueno para el cicloturista, discutible para el profesional

Se abre el debate en el mundo del ciclismo a cuenta de los frenos de disco, tras el accidente que envió al quirófano a Fran Ventoso al sufrir un profundo corte en una pierna

Foto: Disco de freno de la marca Shimano (Foto: Simon A. Eugster/Wikimedia Commons)
Disco de freno de la marca Shimano (Foto: Simon A. Eugster/Wikimedia Commons)

“A punto de entrar a quirófano para arreglar la carrocería. Gracias a todos por los ánimos”. El inquietante mensaje que lanzó en la Red se produjo después de un incidente -más bien accidente- que ha hecho saltar las alarmas en el mundo del ciclismo. Fran Ventoso, corredor de Movistar, se ha convertido en la primera víctima de los frenos de disco que se abren paso en el mundo de las dos ruedas. En una montonera, el español sufrió en carnes propias el afilado y frío elemento, que le seccionó una zona cercana a una tibia. “Seguridad, seguridad, seguridad...”. Es la palabra más empleada en las últimas horas en el universo del ciclismo para subrayar las dudas que empieza a generar este mecanismo, que ya tiene una víctima en su historial.

Estos frenos de disco están en fase experimental desde hace unos meses. El pasado mes de febrero, la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC) emitía un comunicado en el que informaba que 'la Unión Ciclista Internacional (UCI) autorizó, tras los acuerdos con los diferentes actores -ciclistas, equipos y fabricantes-, a los equipos de carretera UCI World Tour, Continentales Profesionales UCI, Continentales UCI y Femeninos UCI, la posibilidad de utilizar frenos de disco en dos competiciones a su elección durante los meses de agosto y septiembre de 2015 (…). Durante este año 2016, la UCI seguirá haciendo un seguimiento pormenorizado, antes de su homologación de manera oficial, en principio y si los resultados son satisfactorios, prevista para 2017'. Lo sucedido en la París-Roubaix ha encendido las primeras señales de alarma, al mismo tiempo que surgen las primeras sospechas.

Los frenos de disco se estrenaron el pasado mes de agosto (Foto: Abhishek Mishra/Flickr)
Los frenos de disco se estrenaron el pasado mes de agosto (Foto: Abhishek Mishra/Flickr)

Más eficaces en lluvia

Cristóbal Sánchez, presidente de la Comisión Nacional Técnico-Deportiva de la RFEC, reconoce en conversación con El Confidencial que “el debate está abierto desde hace tiempo, pero si surgen incidentes como el de Fran Ventoso, no merecería la pena seguir por este camino”. “Es evidente que hay pros y contras, pero la seguridad del ciclista está por encima de todo; por ello hay que valorar muy detenidamente lo de los frenos de disco”, señala, y tiene claro que “podríamos seguir con los frenos convencionales sin problemas”.

[El ciclismo profesional ya no volverá a frenar de la misma manera]

“El ciclismo siempre es un deporte de riesgo”, recalca como punto de arranque José Luis Rubiera, ex ciclista y ahora ingeniero del MMR Factory Racing Team. Realza que “en todo momento hay que evitar complicaciones añadidas y no tengo duda de que la industria del ciclismo tiene capacidad para proteger los discos. Eso sí, añadir peso va contra los principios de la competición”. Recuerda que “yo los probé y en cuanto a seguridad son más eficaces, sobre todo en días de lluvia” por la evacuación del agua. “La precisión de la frenada es mayor”, pero a la vista de lo sucedido el pasado sábado, dice que “es un inconveniente” que se ponga en peligro el físico del ciclista.

Constante evolución

“Incorporar una carcasa al disco” se presenta como una solución para Rubiera, apuntando, también desde su faceta de ingeniero, que en el mundo del ciclismo “se mide todo al milímetro, aunque lo más probable es que se desarrolle algún componente más” en este sistema “para que el disco ofrezca mayor seguridad”. “Seguro que se está trabajando en este sentido porque la UCI siempre se preocupa por la seguridad del ciclista”, resalta el ex ciclista español. No obstante, sea cual sea el escenario en el futuro, insiste en que en cualquier circunstancia el físico está en riesgo; “en una montonera en un Tour se me clavaron los dientes de un plato en el gemelo izquierdo”, dice para dejar claro que nadie está libre de sufrir un percance de estas características.

[Dopaje mecánico, virus del ciclismo que puede costar hasta 900.000 euros]

Chechu Rubiera da una clave para entender la “constante evolución de la bicicleta de carretera”, que es el ascendente ritmo de ventas en los últimos tiempos. “La competencia entre los fabricantes es brutal”, destaca. “La innovación es continua y cada vez se trabaja mejor en el diseño. Comodidad, aerodinámica, rigidez… El crecimiento no tiene freno”, insiste. La afición por la bicicleta se ha desarrollado de manera imparable en los últimos tiempos a nivel global, también en España. Así, según desveló la AMBE (Asociación de Marcas y Bicicletas de España), en 2014 se vendieron 1.088.548 bicicletas, lo que supuso un 5,24% más en relación al año anterior.

Apuesta de la industria

El mundo del ciclismo se transforma de manera incesante y, por ejemplo, en las bicicletas de montaña los frenos de disco mandan con autoridad en relación al V-Brake, sistema anterior de frenado y que ha quedado en el olvido. La industria apuesta por el primer sistema y todas las marcas invierten cada vez más en su desarrollo. Un deporte que cada vez cuenta con más aficionados, las ventas han crecido sustancialmente en este sector en los últimos tiempos, con especial relevancia si nos fijamos en los más pequeños; cada vez más niños se han ido enganchando a las dos ruedas. Los frenos de disco son presente y futuro para todos, pero es evidente que queda mucho espacio para mejorar el sistema. Purito Rodríguez, por ejemplo, comparó el moderno sistema de frenado con un cortafiambres. Y de manera muy gráfica, como se puede apreciar en un tuit que publicó.

La clave de esta historia para Rubiera radica en que mientras unos ciclistas emplean los frenos de disco, otros no lo hacen, circunstancia que pone en riesgo al pelotón. “Para mí este dato es muy relevante e implica un gran peligro, pues mientras unos frenarán más y antes, otros no; el que vaya detrás no sabrá cómo reaccionará el que está delante cuando le toque frenar”. “Debería unificarse el empleo de este sistema de frenos”, remata. “Para un cicloturista es un acierto, pero en la competición ya es otra cosa y puede suponer un problema”, enfatiza. “El objetivo es minimizar los riesgos y por ello habría que proteger el disco”, añade.

[Fundación Contador: "Tenemos talentos que disputarán el Tour"]

“Es evidente que el debate está abierto para saber cómo pueden afectar estos frenos en el mundo del ciclismo pensando en la seguridad”, recalca Cristóbal, que recuerda que “en nuestro mundo no se puede obviar nunca cómo puede incidir cualquier circunstancia en la integridad física del ciclista. Ellos son los primeros, eso es indudable”. “Este asunto todavía está abierto y habrá que testarlo en el futuro. Lo que está claro es que si los frenos de disco afectan negativamente a los protagonistas, obviamente lo más lógico es que dejaran de emplearse. Y no conviene olvidar que estamos en fase experimental en esta cuestión en concreto”, destaca al técnico de la RFEC. Y para acabar, coincide con Rubiera en que “en la carrera influye que unos ciclistas utilicen estos frenos y otro no”.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios