sufrió un fuerte corte en la pierna

Fran Ventoso se convierte en la primera víctima de los afilados frenos de disco

El español tuvo que ser operado tras una caída en la clásica París-Roubaix por un profundo corte provocado por el novedoso freno de disco de uno de sus rivales

Foto: Fran Ventoso (Rafa Medina Abascal)
Fran Ventoso (Rafa Medina Abascal)

Hay pocas pruebas ciclistas más duras que la París-Roubaix. El pavé, ese asfalto empedrado y lleno de brincos, consigue que las bicicletas se rompan, las ruedas se pinchen y los corredores se caigan y salgan de la carrera magullados, con el cuerpo lleno de arañazos y el cansancio a niveles máximos. Los problemas se multiplican para los ciclistas en esa situación y se da más aún cuando las herramientas han cambiado y tienen peligros inexplorados. 

[Lea aquí: Frenos de disco, bueno para el cicloturista, discutible para el profesional]

Ventoso, en el suelo (Rafael Medina Abascal)
Ventoso, en el suelo (Rafael Medina Abascal)

Fran Ventoso, corredor del Movistar, le ha costado cara la inclusión del freno de disco en las bicicletas, en este caso en la de un rival. Su tacto es diferente y los corredores aún no están acostumbrados a utilizarlo. Lo que es peor, el disco comporta un peligro añadido para el ciclista, pues como descubrió con dolor Ventoso el pasado sábado, se comporta como un cuchillo afilado en algunas situaciones. Al corredor del Movistar le seccionó la piel de alrededor de la tibia y le obligó a pasar por el quirófano. El accidente ha podido desgarrarle también parte del tejido muscular de la pierna. Cabe destacar que solo dos conjuntos, el Lampre-Merida y el Merida Scultura bike, acudieron con este tipo de bicicletas. 

"A punto de entrar en quirófano para arreglar la carrocería. Gracias a todos por los ánimos", decía Ventoso en un tuit en el que adjuntaba una foto en blanco y negro en la que se puede ver su pierna vendada y un buen reguero de sangre a su alrededor. 

Las fotografías que captaron el dolor de Ventoso fueron realizadas por Rafael Medina Abascal, fundador de la marca de moda masculina Scalpers y que ahora trabaja en Massimo Dutti. El día anterior había participado en la Roubaix Challenge, una prueba para aficionados amantes del ciclismo, e iba acompañando al coche del Movistar en el que marchaba el director del equipo Chente García-Acosta.

Imanol Erviti, que fue noveno en la clásica, vivió de cerca lo ocurrido. "Las caídas también marcado la carrera, he podido ver alguna, como la herida de mi compañero Fran Ventoso con el freno de disco de otro corredor, y da miedo. Ves cosas duras", comentaba el navarro. 

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios