EL MURCIANO BUSCA LA ÚNICA MEDALLA QUE NO TIENE

Tres muros, pavés, lluvia (y Purito): el peaje de Valverde para ser campeón del mundo

Alejandro Valverde es el ciclista que más medallas tiene en Mundiales, seis, pero hasta la fecha no ha conseguido ninguna de oro, la que buscará en Richmond en un circuito bueno para sus características

Foto: Alejandro Valverde, el gran favorito de la selección española (Efe)
Alejandro Valverde, el gran favorito de la selección española (Efe)

Alejandro Valverde vuelve a estar ante su gran oportunidad. Este domingo finalizan los Mundiales de Ciclismo con la prueba de ruta masculina (15:00 hora española), en la que el ciclista español buscará no sólo ampliar su registro como ciclista con más medallas de la historia, sino conseguir la única presea que aún no tiene en su poder: la de oro. Para ello deberá superar todos los inconvenientes que le planteará un complicado recorrido que se ajusta bastante bien a sus características y, por supuesto, contar con la colaboración de su equipo, una situación algo más delicada.

El ciclista murciano llega a Richmond (Virginia, Estados Unidos) con la gran obsesión de conseguir cerrar su palmarés en los Mundiales con un oro que se le resiste. Especialista en carreras de un día, Valverde sabe que el recorrido es bueno -no perfecto- para sus posibilidades, aunque para intentar contar con más opciones es consciente de que será casi obligatorio que sus compañeros impongan un ritmo duro en el tramo final para tratar de seleccionar lo máximo posible el grupo de favoritos y que el ciclista del Movistar sea capaz de poner en juego su explosividad en los metros finales.

En un recorrido de 259,2 kilómetros repartidos en 16 vueltas a un circuito de 16,2 km, Valverde buscará el oro que le falta. Con dos medallas de plata (2003 y 2005) y cuatro de bronce (2006, 2012, 2013 y 2014), se lanzará a conseguir el único metal que aún no tiene en su palmarés y, para ello, deberá de hacer frente a varias dificultades: el trazado cuenta con varias zonas complicadas, como la subida de Lobby Hill -más de 250 metros a una media del 8%-, la de 23rd Street -de 185 metros con media del 12%- y la última de Governor Street -algo más de 300 metros que se acercan al 9% de media-.

Pero las tres potentes rampas, que exigirán lo máximo del pelotón, podrían ser meras anécdotas teniendo en cuenta las otra gran dificultad de la prueba: el pavés. El terreno adoquinado complicará el paso de los corredores, una situación que se hará aún mucho más peligrosa por culpa de la lluvia pervista durante la carrera. Así, imagínense la situación: después de más de 230 kilómetros en las piernas, el cansancio acumulado, la lluvia arreciando... y llega el pavés. La situación puede ser realmente complicada, sobre todo en el tramo final donde las fuerzas ya flaquean.

Dos gallos en el mismo corral

Y para terminar de agitar la coctelera, una situación delicada dentro de la propia selección, personalizada en el propio Valverde y en otro candidato al oro, Joaquim 'Purito' Rodríguez. La relación entre los dos 'primeros espadas' de España siempre ha sido complicada, pues ambos ciclistas siempre han peleado por los mismos grandes objetivos y ha habido varios roces entre ambos. El problema estalló en el Mundial de 2013 con la absurda situación entre ambos que acabó sin el oro para el combinado nacional, y que ha vuelto a salir a flote después de lo ocurrido en la Vuelta.

En aquel Mundial disputado en Florencia, la carrera se puso muy a favor de España, cuando Purito rompió a Nibali y se marchó del grupo de escapados en busca de la victoria. Entre ese puñado de corredores que se quedó rezagado estaba Valverde, que no saltó a por Rui Costa cuando el portugués atacó en busca de Joaquim. Tras alcanzarle, y con más fuerzas, le robó al español el oro, quien cargó contra su compañero. "El oro parecía tan sencillo que duele que se haya ido así. Yo lo he hecho perfecto, pero Valverde tenía que ir a por el que saliese a por mí...", confesó Purito entre lágrimas.

Con el 2013 prácticamente olvidado, la última Vuelta ha agravado las rencillas de nuevo, cuando en el último día de competición, en el que se supone que hay poco o nada en juego, Valverde le 'levantó' el maillot verde. La 'rajada' no se hizo esperar. "¿Enfadadonbsp;Es lo que hay y es mejor no pensarlo. Es la segunda vez que me lo hace y no me hace ninguna gracia. Para mí el último día de la Vuelta es de fiesta. Luego pasa lo que pasa en los Mundiales", dijo el catalán. Ahora, pocas semanas después, ha llegado el momento de la verdad para ver qué ocurre.

Javier Mínguez tiene claro que esta situación no debe de afectar a la seleccióny que todo el grupo sabe quién es el gran favorito: "En los últimos momentos, Valverde es más candidato que Purito y ambos los saben. No tengo problemas a la hora de tener que elegir, se conocen de sobra, luego la carrera tendrá algo que decir. Olvidemos lo ocurrido y ojalá que tengamos dos medallas como en Florencia". Con la premisa clara, Valverde peleará por la única medalla que le falta: el oro, por la que también pugnarán otros favoritos como Peter Sagan, John DegenkolbAlexander Kristoff.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios