los favoritos ya han reconocido la cuarta etapa

El Tour de los escaladores (si consiguen sobrevivir al pavé)

Los 13 kilómetros de pavé de la cuarta etapa, la más larga de la edición que comienza el sábado en Utrecht (Países Bajos), preocupan a todos, pero más a los favoritos, que se manejan mal

Foto: Contador perdió mucho tiempo en el pavé hace un año (Reuters)
Contador perdió mucho tiempo en el pavé hace un año (Reuters)

El Tour de Francia 2015 se lo llevará el mejor escalador. En concreto, uno entre Vincenzo Nibali, Chris Froome, Alberto Contador o Nairo Quintana. O al menos eso es lo que espera todo el mundo. Sería una enorme sorpresa que de ese cuarteto no saliera el vencedor en una de las ediciones que más expectativas ha levantado en los últimos años. Para verlos luchar cuesta arriba habrá que esperar hasta la 10ª etapa, pero antes hay días en los que tendrán que estar muy atentos. Es muy difícil ganar el Tour en la primera semana, pero lo puedes perder en un mal día.

La edición de este año tiene mucha montaña y muy poca contrarreloj (la de 14 km del primer día y otra por equipos de 28 km en la 9ª etapa). Eso beneficia a Contador y Quintana, que deberán estar atentos en los primeros días para mantener intactas sus opciones. A los habituales nervios, los posibles abanicos y las inevitables caídas se suman algunas etapas con mucho peligro. La tercera termina en el Muro de Huy, tradicional final de la Flecha Valona, clásica que ha ganado tres veces Alejandro Valverde. Y un día más tarde se disputará la etapa más larga: 223,5 km entre Seraing y Cambrai con 13 kilómetros incluidos.

"Eso se convertirá en un sálvese quien pueda para los favoritos", avisa Purito Rodríguez en una entrevista en As. Tanto Contador como Quintana estuvieron este miércoles reconociendo parte de la etapa.

Nibali fue el gran beneficiado en el pavé hace un año (Reuters)
Nibali fue el gran beneficiado en el pavé hace un año (Reuters)

Nibali encarriló su victoria hace un año

No es habitual que haya tramos de pavé en el Tour, pero cuando la organización decide incluirlos en el recorrido, son decisivos. En 2010, Frank Schleck se cayó, se rompió la clavícula y tuvo que abandonar. Contador perdió 1:13 minutos con Cadel Evans y Andy Schleck, que salieron muy reforzados, aunque el pinteño consiguió recuperarse y vestirse de amarillo en París. Un polémico ataque en la subida Port de Balès cuando a Schleck se le salió la cadena le dio la victoria, aunque luego se la quitaron tras su sanción por dopaje.

En 2014, la influencia del pavé fue aún mayor. Nibali dio un paso muy importante para llevarse el triunfo final en París. En la quinta etapa, mucho más corta que la que se había disputado cuatro años antes y que la de este 2015, el italiano demostró que se mueve muy bien en ese tipo de situaciones, y por supuesto mucho mejor que los corredores contra los que habitualmente lucha por las grandes vueltas. Chris Froome sufrió dos caídas antes del llegar al pavé y acabó retirándose antes de que comenzara una escabechina bajo la lluvia.

Nibali atacó mientras por detrás Valverde se caía y Contador perdía tiempo. El italiano llegó a la etapa como líder, con dos segundos de ventaja sobre Froome, Contador y Valverde, y salió con el británico retirado, 2:11 sobre el ciclista del Movistar y 2:37 sobre el del Tinkoff Saxo. El esfuerzo sobre el barro valió la pena. Entre todos dejaron una de las mejores etapas de los últmos años.

El ganador de la etapa de hace un año fue el neerlandés Lars Boom, que en esta edición será compañero de Nibali. Los equipos han rodeado sus jefes de filas de corredores que les pueden ayudar no solo en la cuarta, sino en toda la primera semana, en la que las caídas son habituales por la tensión con la que se rueda en el pelotón: todos quieren ocupar las primeras posiciones. "Los que disputamos la general siempre tenemos que esprintar para estar entre los 20 primeros cuando antes nos podíamos ir para atrás. Ahora, si vas el 50 siempre pueden picar tiempo, y eso entraña un riesgo", explicaba Contador en una entrevista en El País.

El pinteño tuvo muchos problemas en el Giro de Italia: sufrió dos caídas (6ª y 13ª etapas) mientras rodaba en el pelotón y en muchos momentos de la carrera se vio sólo, sin ningún compañero junto a él. Eso podría costarle muy caro en los primeros días del Tour de Francia.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios