la muerte del italiano, analizada por abogados

"Destruir restos es normal, pero sorprende que fuera justo al reabrir el caso Pantani"

La destrucción de los restos de la autopsia de Marco Pantani sigue trayendo cola y por ello hablamos con un experto del Colegio de Abogados de Madrid

Foto: El cadáver de Marco Pantani podría ser exhumado (Imago).
El cadáver de Marco Pantani podría ser exhumado (Imago).

Conforme pasa el tiempo y se conocen más novedades, el caso Pantani está cerca de pasar a ser uno de los más intrincados de la historia del deporte. Cada noticia que surge cambia la realidad que se conocía hasta el momento. Al principio, se creía (oficialmente) que Pantani murió de sobredosis de cocaína que se había suministrado él mismo. Esa teoría no la compartía mucha gente, y se está desmontando: ahora se cree que el Pirata falleció de homicidio voluntario cometido por, en principio, los hombres de la camorra que le suministraban la droga. Se supone que esos sospechosos arreglaron la escena del crimen para que pareciera que todo había sido culpa del propio Marco. Y no fue así.

Una vez que la presión social y la familia de Pantani consiguieron reabrir el caso tres años después de que se cerrara definitivamente, lo siguiente era comprobar cada detalle, por ínfimo que fuera, para aportar luz a un asunto más que peliagudo. Lo último que se sabe es que la cocaína que se encontró en una bolsa junto al cuerpo inerte de Marco no estaba originalmente en el lugar del crimen. Según dos enfermeras de la Residencia Le Rose, donde murió Pantani, no había cocaína. Es decir, alguien la puso allí. De esa cocaína, Pantani tomó 20 gramos, una dosis exagerada para cualquiera y, evidentemente, mortal. La única forma para tomar esa cantidad sería disuelta en agua. Y esas personas que acudieron a su habitación le habrían forzado a beberla.

Lo básico para asumir que la muerte del ciclista no fue accidental era analizar los restos que se obtuvieron de su autopsia y que se conservaban en Italia. Sin embargo, cuando la fiscalía solicitó ese nuevo examen forense, esas muestras que supuestamente estaban guardadas, habían desaparecido. Fueron destruidas.

¿Cómo es posible que eso sucediera? ¿Es normal que se destruyeran? Para esclarecer algo el asunto desde el punto de vista de nuestro país, El Confidencial se ha puesto en contacto con el Colegio de Abogados de Madrid, más en concreto con el grupo de trabajo Procesal Penal, para saber si en España lo que ha sucedido con los restos de Pantani sería normal, legal. “Aquí está vigente la orden JUS/1291/2010, de 13 de mayo. En ella se estipula cómo deben recogerse las muestras según tipos, la forma de conservación y la temperatura de las mismas y, finalmente, la destrucción cuando se ha finalizado el proceso”, nos dicen.

“Una vez que se practican todas las pruebas, éstas quedan en depósito en el Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses. Pero se quedan durante un tiempo, porque el juez puede ordenar la destrucción si ya se ha terminado el proceso o por prescripción del delito”. En el caso de Pantani, el delito no se produjo, puesto que la sentencia no encontró culpables, y precisamente lo que se pretende demostrar ahora es que sí fue un delito lo que causó la muerte del Pirata.

“Es verdad que esos restos no pueden estar sine die ocupando espacio. Lo que sorprende es que justo se reabra y desaparezcan las pruebas”, nos dicen desde el Colegio de Abogados. En esta situación, la destrucción de las pruebas resulta de lo más sospechoso. Lo cierto es que la reapertura del caso era un rumor que fue tomando fuerza a finales de la pasada primavera y que se confirmó en verano, pero el supuesto era algo muy probable desde hace bastantes meses. Sin embargo, se decidió conforme a la ley hacer efectiva la incineración de las vísceras.

Sin ellas, la opción de exhumar el cadáver enterrado en Cesenatico de Marco Pantani cobra muchísima fuerza. Y en el Colegio de Abogados nos confirman que es algo normal. “Si han desaparecido los restos, se puede proceder en este caso a la exhumación para que los médicos pudiesen analizar sobre otros tejidos, dependiendo del estado de conservación. Hay situaciones en las que los médicos forenses desentierran un cuerpo y se lo encuentran en situación de completa descomposición –vale la pena recordar que Pantani murió hace diez años y medio–, y sin embargo hay elementos que ellos pueden extraer que son muy importantes para la resolución de un caso”.

“De los pocos restos que queden pueden realizar un análisis y saber si en cierto tejido hay una acumulación de un tóxico más alta de lo normal. Aunque las vísceras sobre las que se ha hecho el peritaje hayan desaparecido, hay un cuerpo que se puede exhumar y examinar. Se requiere de una orden judicial y si el juez cree que es una prueba hábil, se exhuma el cadáver, se vuelve a llevar al Instituto de Toxicología, se practican las periciales que sean y cuando se termina, se devuelve”, concluye.

Ciclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios