Su dureza marcará la general

Alto de Ancares, el gran coloso que ejerce de juez definitivo de la Vuelta a España

Es una subida muy dura y en esta ocasión se sube por la vertiente de Pando Zarco, que es la más dificultosa. Este puerto es para muchos 'el Mortirolo español'...

Foto: Alberto Contador y Christopher Froome, durante una etapa (EFE)
Alberto Contador y Christopher Froome, durante una etapa (EFE)

La Vuelta a España agoniza, pero la general ni mucho menos está decidida. Contador, Froome, Valverde y 'Purito' se juegan el rojo final en el coloso de Ancares, un puerto -el último de la carrera- que debe ser el juez definitivo de esta edición, con permiso de la 'minicrono' de mañana por las calles de Santiago de Compostela.

La vigésima jornada, además, se presenta con un trazado de alta montaña más allá de la exigente subida final a Ancares. Antes se ascenderán también el alto de Vilaesteva, el alto de O Lago y el alto de Folgueiras de Aigas, enlazándose éste con el de Ancares, por lo que los últimos 30 kilómetros de etapa serán un verdadero infierno.

Será la segunda vez que la Vuelta a España sitúe la meta en el temido Ancares -la otra fue en 2012, año en el que Alberto Contador ganó por segunda vez la ronda española-. Un precedente que invita al optimismo para los nuestros, aunque las circunstancias de ese momento nada tienen que ver con las de este año. En aquella ocasión el ganador fue Joaquín Rodríguez, que cruzó la meta con cinco segundos de diferencia con Alberto Contador. Alejandro Valverde fue tercero a 13 segundos del catalán y la gran amenaza de este año, el británico Froome, acabó quinto a 38 segundos de 'Purito'. Pese a que era la etapa 14 de esa edición, parecía que el líder del Katusha asestaba un golpe casi definitivo a la carrera. Sin embargo, después llegaría la etapa de Fuente Dé y ya sabemos el vuelco que dio la carrera ese día.

Ancares es una subida muy dura. Además, en esta ocasión se sube por la vertiente de Pando Zarco que es la más dificultosa y se escenifica en una carretera estrecha. De hecho, algunos conocen este puerto como 'el Mortirolo español'. La exigencia de sus rampas es muy continuada y en sus 12 kilometros de extensión se alcanza un desnivel medio superior al 9% y máximo del 18%, siendo los kilómetros más comprometidos los que van del 2 al 4.

Los aspirantes, pese a que la crono del domingo puede tener también su importancia, lo fían todo a una última bala en Ancares. Contador, que confía en que la subida se le dé mejor que la llegada a Monte Castrove -donde cedió 20 segundos con su rival- afirma que la rueda a seguir más de cerca es la de Chris Froome, que espera seguir sacando tajada de la falta de entendimiento entre los españoles. "Es una subida que me va mejor a mis características y con la dureza que hay antes de Ancares será un día donde se marcarán diferencias más importantes que en días precedentes", aseguraba el madrileño.

Valverde y 'Purito' no se resignan a quedarse con lo que tienen ahora mismo -tercero y cuarto- y su explosividad podría jugar un papel decisivo en el desenlace de esta Vuelta. Sin embargo, a falta de un día para la conclusión las fuerzas son escasas y la exigente subida final no es la que mejor les va a ambos. Habrá que esperar, pues, a que el gigante Ancares dicte sentencia.

Ciclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios