Abd aziz, único representante en Glasgow

El ciclista que admira a Contador soporta el peso de Brunei, el país del sultán millonario

Abd Aziz corrió en la prueba de ciclismo en pista sin haber entrenado jamás en una pista, pero será el único representante de Brunei en la Commonwealth

Foto: El sultán Muda Hassanal Bolkiah, en un acto oficial (Reuters).
El sultán Muda Hassanal Bolkiah, en un acto oficial (Reuters).

La vida en Brunei es ciertamente cómoda. A pesar de no ser mundialmente conocido por su poderío económico, este pequeño estado de la isla de Borneo tiene en sus habitantes a algunos de los más felices del planeta. Esas 400.000 personas que viven allí no tienen que pagar ni un solo duro por su educación y su sanidad, y además carecen de la obligación tan odiosa de tener que pagar impuestos por asuntos personales. Pero claro, todo eso tiene un truco, como toda obra mágica. Hay un señor que controla toda la riqueza del país, y tiene un porcentaje interesante del dinero mundial. La persona en cuestión es Haji Hassanal Bolkiah Mu'izzaddin Waddaulah ibni Al-Marhum Sultan Haji Omar Ali Saifuddien Sa'adul Khairi Waddien, Muda Hassanal Bolkiah para los amigos.

Muda Hassanal Bolkiah es el sultán del sultanato de Brunei, una posición que viene ostentando su familia desde el siglo XIV, convirtiéndose así en una de las dinastías más antiguas del mundo. Evidentemente, el poderío financiero del sultán no ha sido heredado desde los siglos de los siglos, sino que se produjo por un hecho en particular. Mientras medio planeta se desesperaba por la crisis del petróleo de 1973, Muda Hassanal Bolkiah se enriqueció explotando los inmensos recursos naturales de su limitado territorio.

El único problemilla que tiene ser el hombre más poderoso de un país, que “no puede equivocarse nunca como persona privada ni en su capacidad oficial” (según la Carta Magna del país) es que no cumple al pie de la letra la carta universal de los derechos humanos. De hecho, el pasado mes de abril salió a la luz un nuevo código penal que permitía lapidar a homosexuales y adúlteros y mutilar a ladrones. Pero entre manos cortadas y piedras lanzadas, surgió un chico que cargaría con todo el peso de su país a miles de kilómetros de distancia, sin la protección de su ser supremo.

Abd Aziz portando la bandera de Brunei en la ceremonia de apertura de los Juegos.
Abd Aziz portando la bandera de Brunei en la ceremonia de apertura de los Juegos.

Muhammad I’Maadi Abd Aziz aprendió a montar en bicicleta de montaña hace cinco años, aprovechando las magníficas praderas de la selva tropical bruneana que se extendía hacia el infinito desde la parte trasera de su casa. En este tiempo, Abd Aziz se ha convertido en una referencia del ciclismo de su país y de una pequeña parte del sureste asiático. De hecho, este mismo año ganó un certamen malayo de 150 kilómetros y compitió a nivel asiático. Esos éxitos no se acercan a los de ciclistas de fama internacional, pero el mérito de Abd Aziz es enorme por ser el único representante de Brunei en los Juegos de la Commonwealth.

Según sus propias palabras, su ídolo es Alberto Contador y sueña con ser como el ciclista de Pinto. Sólo tiene 21 años y está compitiendo por primera vez en un gran evento internacional, lo que le abre unas puertas enormes para su futuro. “Mi ambición es ser el primer ciclista de mi país en correr para un equipo del World Tour”. Pues no habrá mejor escaparate para él en el mundo que la carrera del próximo 3 de agosto por Glasgow. No será fácil que llame la atención, puesto que los focos y los objetivos enfocaran irremediablemente a otros grandes como Mark Cavendish, pero él quiere triunfar en esto del ciclismo y no cejará en su empeño.

“Tengo el objetivo de quedar entre los veinte primeros clasificados. Con mi nivel y la cantidad de ciclistas profesionales que estarán allí, sería increíble si puedo quedar en el top 20”. El bruneano se lo juega todo a la carrera de ciclismo en ruta, porque se acerca más a su estilo. Ha competido también en Glasgow en ciclismo en pista, pero Abd Aziz reconoce que “jamás he entrenado en pista. No tenemos pista en Brunei, entrenamos en la carretera, así que solo compito”. Fue él, cómo no, el encargado de llevar, solitario como un barco a la deriva. “Todo el mundo estaba atento a mí en las televisiones de Brunei. Fue lo más importante de mi vida y un honor, aunque claro, estaba yo solo con mi entrenador”. Habrá que ver el recibimiento que le otorgará el Sultan Muda Hassanal Bolkiah si consigue una medalla.

Ciclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios