Urán vuela tras horas de entrenamiento detrás de una moto… y algún aguardiente
  1. Deportes
  2. Ciclismo
EL COLOMBIANO SORPRENDE Y SE VISTE DE LÍDER

Urán vuela tras horas de entrenamiento detrás de una moto… y algún aguardiente

Golpe de mano en el Giro. Urán ganó su primera contrarreloj y arrebató la 'maglia' rosa a Evans. La dura preparación en Colombia ha dado sus frutos

Foto: Rigoberto Urán celebra en el podio su victoria y enfundarse la 'maglia' rosa (Efe).
Rigoberto Urán celebra en el podio su victoria y enfundarse la 'maglia' rosa (Efe).

Golpe de mano en el Giro de Italia. La contrarreloj que debía servir para que Cadel Evans distanciase a los escaladores antes de la batería de etapas montañosas que aguardan a los corredores hasta el final en Trieste contó con un invitado sorpresa que no entraba en las quinielas. El colombiano Rigoberto Urán -que sí era uno de los grandes aspirantes a la victoria, sobre todo tras ser segundo el pasado año, pero no un especialista de la modalidad- ganó la primera contrarreloj de su carrera profesional y arrebató la ‘maglia’ rosa que reposaba sobre la espalda del australiano.

Rigo Urán voló sobre los 41,9 kilómetros de recorrido para dejar boquiabiertos a propios y extraños -aventajó en 1:34 al favorito Evans-. La victoria del colombiano se venía forjando desde hacía meses. Cuando el ciclista de Urrao decide abandonar la disciplina del todopoderoso Sky para tomar la capitanía de un equipo y dejar de someterse a otros líderes, Urán pensaba en jornadas como la de ayer. La oferta del Omega le sedujo rápidamente y el ‘escarabajo’ -como se conoce a los ciclistas colombianos- no ha tardado en devolverle la confianza a los dirigentes que apostaron por él.

Aunque la escuadra belga prometió llevar a Rigo a luchar por el Tour de Francia y a última hora cambió de idea para apostar por Cavendish y las llegadas masivas en la ‘Grande Bouclé’, dejando el Giro de Italia para su fichaje estrella de esta temporada, ésta nunca ha recibido un desaire de su corredor. Urán acató la decisión y se puso manos a la obra para demostrar su valía como capitán. La lucha contra el crono ya le había alejado de mejores resultados en otras ocasiones y ahora que es el líder del equipo no quiere que eso le vuelva a suceder. Por eso, desde diciembre puso todo su empeño en mejorar contra el que era su talón de Aquiles. Se puso en manos de los técnicos de Specialized -el fabricante de bicis que abastece al Omega-, quien diseñó una ‘cabra’ a la medida de Urán. El colombiano visitó también el túnel del viento, donde modificó por completo la posición sobre la bici de contrarreloj.

placeholder

Con esa base de trabajo hecha llegaba la hora de salir de los laboratorios y llevar a la práctica todos los avances. El velódromo de Medellín, que lleva el nombre del ciclista Cochise Rodríguez -el primer ganador colombiano de una etapa en el Giro de Italia- fue el escenario elegido. Allí, a casi 1.500 metros de altitud, Rigo dedicó horas y horas de entrenamiento detrás una moto pilotada por el que fuera su compañero de pupitre en la escuela y ahora gran amigo de Rigo, David Benítez Higuita. Fueron días de entreno, sacrificio e incluso privacidad de algunos caprichos que solía darse Urán por esas fechas como probar de vez en cuando sus aguardientes preferidos.

Sin embargo, el esfuerzo merecía la pena. A veces, incluso, viajaba de Urrao a Medellín tras más de cinco horas de bici -siempre con la protección de su amigo Benítez- para compaginar trabajo y familia. Además, en esas visitas a su localidad natal, Rigo aprovechó para colaborar con la escuela de ciclismo de Urrao y reunió a los jóvenes que sueñan con ser como él para regalarles equipaciones de su antiguo equipo y varias bicicletas para los que están empezando y no se pueden permitir pagarse, lo que allí se considera auténticos lujos.

placeholder

Meses después, cuando el colombiano ya comenzaba a volar con su bici de contrarreloj, se desplazó a Berbaresco para inspeccionar el recorrido de la crono junto a su entrenador Koem Pelgrim, su director Davide Bramati y el representante de Specialized y ex ciclista Patxi Vila. En esa visita del mes de marzo, con el paisaje nevado, la expedición de Urán observó de primera mano la dureza de la etapa que vivió ayer el Giro de Italia. “Es muy especial. Tiene tres subidas exigentes y será clave guardar fuerzas para el tramo final”, comentaba el colombiano horas después de inspeccionar el recorrido. Y como se pudo observar ayer, no andaba descaminado Rigo, que mantuvo las distancias con sus rivales en los primeros compases del trazado, para en el tramo final destrozar el crono, llevarse la etapa y vestirse con la ‘maglia’ rosa.

El redactor recomienda