Kwiatkowski, la gran promesa del ciclismo: el pupilo de Cavendish que entrena en nieve
  1. Deportes
  2. Ciclismo
ESTÁ LLAMADO A SER UN 'GRANDE' EN EL FUTURO

Kwiatkowski, la gran promesa del ciclismo: el pupilo de Cavendish que entrena en nieve

Tras cinco horas en la bici, circulando por caminos de tierra, levanta los brazos para celebrar su victoria en la Strade Bianche: así Kwiatkowski, toda una estrella

Foto: El polaco Michal Kwiatkowski está considerado como la gran promesa del ciclismo.
El polaco Michal Kwiatkowski está considerado como la gran promesa del ciclismo.

Después de cinco horas sobre la bicicleta, tras circular por caminos de tierra y pendientes imposibles de hasta un 16 por ciento, el gran favorito Peter Sagan se queda colgado a falta de poco más de un kilómetro para llegar a la meta de la Strade Bianche, la 'carrera de los héroes'. ¿El motivo? El ataque fulgurante de un 'desconocido' ciclista que está llamado a ser uno de los 'grandes' en los próximos años: Michal Kwiatkowski.

Con sólo 23años, el joven corredor polaco está demostrando tener unas condiciones brutales sobre la bicicleta. Si hubiera que destacar alguna cualidad en particular, probablemente sería encasillado como un gran contrarrelojista, pero no hay que descuidar ninguna de sus otras facetas. Gran escalador, ha demostrado ser muy hábil en los descensos y especialmente rápidoen los esprints. Sin duda, uno de los más completos del pelotón.

Consagrado velocista, sus entrenamientos son espectaculares. Lo mismo puede hacer carretera, que pasarse horas y horas rodando por pista... o incluso entrenandosobre la nieve. Colgado en su perfil de instagram, se puede ver aKwiatkowski protegido contra el frío y rondando a una impresionante velocidad sobre un pareje completamente cubierto de nieve. Incluso se permite el lujo de saludar a la cámara durante tan impactante entrenamiento.

Desde hace dos temporadas,Kwiatkowski ha empezado a destapar sus cualidades, que han sido culminadas con su espectacular victoria en la Strade Bianchi. Con un increible demarraje, dejando tirado a Sagan como si fuese un principiante, dio una verdadera lección que, pocos días después, volvió a ser refrendada en las primeras etapas de la Tirreno-Adriático, en la que llegó a ser líder varios días... hasta que llegó la última exhibición de Alberto Contador.

placeholder

Cavendish admira al joven polaco

El potencial que ha demostrado le haceestarllamado a conseguir grandes logros en el ciclismo. No en vano, todo unganador como Mark Cavendish se ha convertido su valedor en el Omega Pharm-QuickStep. En cada carrera importante en la que participa el velocista de la Isla de Man, solicita la presencia de Kwiatkowski, un 'todoterreno' con el que se siente protegido en el pelotón. Que unjoven sea admirado por una leyenda dice mucho de él.

Tras comenzar su carrera en el Caja Rural y pasar por RadioShack, el Omega Pharma vio en él la posibilidad de contratar a un ciclista con un futuro prometedor. En su primer año, conseguiría una victoria en los Tres Días de Flandes, además de acabar segundo en el Campeonato de Polonia de Contrarreloj. Además, disputaría su primer 'grande' por etapas sin un buun resultado,acabando el 136º en el Giro de Italia.

2013, el año de su consolidación

Después de una primera temporada buena, llegó un 2013 brillante, en el que se consolidó. Ganador del Campeonato de Ruta de Polonia y segundo en el Campeonao de Contrarreloj, logró terminar en undécimo lugar el Tour de Francia. Acababa de nacedor un corredor capaz de luchar por todo. Ya en 2014, se ha llevado la Vuelta al Algarve por delante de Contador, además de la ya mencionada Strade Bianchi.

"Es mi primera victoria en una carrera por etapas, así que estoy muy feliz. He apuntado a las generales de las vueltas, por lo que comenzar mi temporada así es una buena señal. Va a ser una buena primavera, estoy muy contento”, aseguraba tars la victoria en Portugal. Kwiatkowski está llamado a ser uno de los grandes ciclistas de los próximos años, un 'todoterreno' forjando en la nieve y bajo el manto de Mark Cavendish.