Ebanie Bridges perdió la guerra, pero se ganó el respeto de todos
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
La 'Bombardera Rubia' no gana el Mundial

Ebanie Bridges perdió la guerra, pero se ganó el respeto de todos

Shannon ‘La asesina con cara de bebé’ Courtenay fue declarada campeona del mundo de boxeo por decisión unánime tras 10 durísimos asaltos. Ebanie Bridges demostró ser una muy digna rival

placeholder Foto: Ebanie Bridges, tras la pelea. (Reuters)
Ebanie Bridges, tras la pelea. (Reuters)

La boxeadora australiana Ebanie ‘Bombardera Rubia’ Bridges se subió al ring del Wembley Arena de Londres tras haber estado recibiendo numerosas críticas de varias boxeadoras. Se enfrentó a la boxeadora local Shannon Courtenay por el título mundial vacante del peso gallo en un combate pactado a 10 asaltos de dos minutos.

Foto: Ebanie Bridges, la ‘Bombardera Rubia’


No fue el combate de fondo de la velada, pero acaparó todas las portadas en la previa de la contienda. La púgil de Sídney, criticada por muchas compañeras que la acusaban de haber conseguido el combate debido a sus pechos operados y a sus pesajes previos al combate en lencería, supo aprovechar las críticas para vender el combate. Courtenay también la acusó de ser un mal ejemplo para el boxeo femenino por acaparar las miradas por motivos extradeportivos.

¿Producto de marketing?

Bridges, en la entrevista con El Confidencial previa al combate, se mostró muy segura de sus habilidades dentro del ring, a pesar de tener que disputar un campeonato del mundo en su sexto combate. Tenía claro que ella es algo más que una cara bonita y se mostró segura de sus posibilidades ante ‘La asesina con cara de bebé’, que partía como la clara favorita en las apuestas. Muchos pensaban que la australiana era solamente un producto de marketing y que no podría aguantar a la inglesa sobre el ring de Londres.

La primera en salir al ring fue la australiana, con la canción de fondo ‘Barby Girl’, debido a las críticas recibidas durante la previa del combate. Poco después comenzó un combate apasionante, que pocos esperaban. Desde el asalto inicial, Bridges atacó sin dar un paso atrás a Courtenay. Los primeros dos asaltos fueron a favor de la boxeadora de Sídney, que llegó a marcar el rostro de la inglesa y que anticiparon la guerra que íbamos a ver sobre el cuadrilátero. Los siguientes tres siguientes asaltos se decantaron a favor de la boxeadora local, que incluso estuvo a punto de mandar a lona a su rival en sexto asalto. Bridges llegó a su esquina con el ojo izquierdo inflamado y tambaleándose, en lo que parecía el principio del fin de una historia de cenicienta, pero no fue así. La guerrera australiana salió como un toro al séptimo asalto y lo ganó claramente para igualar el combate, pero a partir de este momento, la superioridad técnica y experiencia de la inglesa decantaron el combate a su favor.

placeholder Shannon Courtenay y Ebanie Bridges se saludan tras el combate. (Reuters)
Shannon Courtenay y Ebanie Bridges se saludan tras el combate. (Reuters)



Shannon ‘La asesina con cara de bebé’ Courtenay fue declarada campeona del mundo por decisión unánime tras 10 durísimos asaltos. El combate será, sin lugar a dudas, uno de los aspirantes a ser proclamado como ‘Combate del año’. Fue una guerra sin cuartel en la que ambas boxeadoras no pararon ni un segundo de lanzar y encajar golpes. Bridges mostró sus habilidades boxísiticas que muchos criticaron y un coraje que solo tienen los campeones de este deporte.

Los ganadores de esta contienda fueron, sin lugar a dudad, los espectadores. Courtenay se fue a casa con el cinturón de campeona del mundo y Bridges se ganó el respeto de todos los que la criticaron. La boxeadora australiana consiguió que el combate tuviese una gran repercusión y afrontó el reto con un sobresaliente, a pesar de no haber logrado la victoria. Es muy posible que pronto veamos una revancha de este gran combate.

Boxeo
El redactor recomienda