UFC 256: el increíble KO de Holland y Figueiredo sepulta el sueño de México
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
Figueiredo retiene el título mosca

UFC 256: el increíble KO de Holland y Figueiredo sepulta el sueño de México

Aunque los jueces estuvieron dubitativos, Figueiredo retuvo el cinturón por empate. Dos jueces dictaminaron empate y el otro la victoria para el brasileño.

Foto: Deiveson Figueiredo en un combate anterior (USA TODAY Sports).
Deiveson Figueiredo en un combate anterior (USA TODAY Sports).

Sin que hubiera pasado ni un mes desde que Deiveson Figueiredo y Brandon Moreno lucharon por última vez, ambos logrando sendas victorias en UFC 255, hoy se enfrentaban con el título de peso mosca en liza en el combate principal de UFC 256. Un evento originalmente programado para presentar el combate por el título de peso pluma femenino entre Amanda Nunes y Megan Anderson, así como otro por el título de peso gallo entre Petr Yan y Aljermain Sterling, pero ambas peleas se vinieron abajo el mes pasado.

En UFC 255, Figueiredo pudo someter a Alex Pérez en poco menos de dos minutos en su primera defensa del título, mientras que Moreno se anotó un finalización también en la primera ronda ante Brandon Royval. Después del evento, como resultado de sus rápidos desempeños, el presidente de la UFC, Dana White, anunció de inmediato la reserva de esta cita entre los dos luchadores para este evento.

Esta pelea hacía historia en la UFC, ya que la defensa del título de Figueiredo se ha producido 21 días después de su último combate, lo que suponía ser la defensa más rápida que se haya celebrado nunca en la promoción. Moreno, por su parte, tenía la gran oportunidad de convertirse en el primer mexicano de nacimiento en ser campeón de la UFC.

La afirmación de que los pesos moscas no son capaces de terminar pronto las peleas resulta exagerada cuando se trata de Figueiredo, un luchador que mientras combate desprende una constante sensación de peligro, percepción sugerida de la que carecen la mayoría de los luchadores de su tamaño. Por esta razón ha sido muy meritoria la actuación del mexicano que pudo sobrevivir con algunas opciones de triunfo durante los cinco asaltos.

Moreno ha cimentado un juego ofensivo mucho más consistente y efectivo del que mostraba años atrás, pero todavía no ha mejorado mucho en su defensa. Si se tiene en cuenta que el mexicano nunca rechaza una pelea abierta, era probable que se lanzara inmediatamente al peligro en los primeros intercambios del combate. Y Figueiredo es una combinación mortal de violencia y creatividad. Así que se pronósticaba que la pelea no traspasaría el umbral del primer asalto. Pero el luchador mexicano estuvo muy cauto durante los tres primeras rondas para intentar determinar su victoria premeditada, como confirmó su esquina antes de salir al cuarto asalto, en los rounds de campeonato.

Y es que hacer dos grandes recortes de peso en tres semanas podría perjudicar el poder o la resistencia de Figueiredo, una situación que se tornaría preocupante para el brasileño si Moreno marcaba un ritmo implacable. Hacer la pelea longeva era la estrategia del mexicano. Hasta el cuarto asalto, Figueiredo dictó los términos en la mayoría de los intercambios y cuando fue proyectado se pudo incorporar prácticamente de inmediato para dilucidar el combate en la pelea de pie. En el tercer asalto fue sancionado el brasileño con un punto por una patada baja, cuando tenía hasta el momento la ronda a su favor, como los dos anteriores asaltos, dando de esta manera una oportunidad para el mexicano de vencer en la distancia. La emoción en México se despertó cuando el cuarto asalto fue claro para Brandon, donde se mostró mucho más rápido y supo proyectar cuando recibió algún golpe de poder. Pero en el quinto round Moreno donde debería haberse mostrado más agresivo resultó demasiado pasivo, lo que le imposibilitaría llevarse el pleito. Los golpes sólidos del brasileño acumulados fueron la clave de su victoria, la razón del freno en los últimos instantes del mexicano. Aunque los jueces estuvieron dubitativos ante uno de los mejores combates por el título mosca de la historia, Figueiredo retuvo el cinturón al declararse un empate: dos jueces dictaminaron empate y el otro la victoria para el brasileño. Todo indica que habrá una revancha inmediata.

Oliveria se postula al título de los ligeros

La pelea coestelar de UFC 256 contaba con la participación de Tony Ferguson que regresaba por primera vez al octágono desde que perdió una pelea por el título interino con Justin Gaethje en UFC 249 en mayo. Se enfrentaba a Charles Oliveira que hacía su primer combate desde que finalizara a Kevin Lee en marzo, pelea con la que completaba una racha de siete victorias seguidas y ocho victorias en sus últimos nueve combates desde que regresó a la división del ligero.

Gracias a la forma en que se desarrolló la pelea con Gaethje, era fácil olvidar la aureola de solidez que acompañaba a Ferguson tras sus combates contra Anthony Pettis y Donald Cerrone. Pero incluso después de sufrir su primera derrota en ocho años, Tony Ferguson sigue siendo uno de los luchadores más amenazantes y talentosos de la escena del peso ligero de la UFC. Oliveira aprovechó la mayor oportunidad de su carrera mostrando una impresión notable con la que logró una victoria dominante para convertirse en un legítimo aspirante al título de peso ligero.

En los intercambios de golpes Oliveira se mantuvo a la par con el ‘Cucuy’ Ferguson. Desde la media y la larga distancia estuvo muy incisivo con sus contras, a pesar de su desventaja en altura y alcance. Oliveira se anota más derribos de promedio por pelea y va a por sumisiones más a menudo que el norteamericano, ya que ambos hombres tenían la misma precisión al proyectar. La defensa de derribo de Ferguson del 75 por ciento no representó ningún problema para el brasileño. Siempre que quiso proyectar pudo hacerlo, dejando la mayoría del recorrido del combate en el espacio donde ejercer su potestad. Precisamente, esa facilidad para derribar y dominar la pelea a ras de suelo es la que determinó su victoria por decisión unánime de una manera tan dominante como nunca nadie lo había hecho ante Ferguson. Oliveira actualmente posee el récord de victorias por sumisión de la historia de la UFC pero no pudo sumar una más, a pesar de que estuvo a punto de finalizar en el primer asalto con una llave de brazo y en el tercero casi encaja un triángulo con el que se hubiera llevado la pelea antes de tiempo.

En el resto de la velada hubieron las siguientes finalizaciones:

Kevin Holland noqueó a Ronaldo ‘Jacare’ Souza en el primer asalto, nada más incorporarse después de estar tendidos en el suelo los dos luchadores. Suma su quinta victoria consecutiva en un año.

Ciryl Gane en el segundo asalto finalizó a Junior dos Santos con una tremenda volea de derecha que postró al brasileño indefenso en el suelo.

En los preliminares, Cub Swanson destruyó a Daniel Pineda en el segundo asalto, con una derecha terrorífica.

Rafael Fiziev noqueó a Renato Moicano en el primer asalto con una combinación brutal de izquierda seguida de una derecha.

Y Chase Hooper sometió a Peter Barrett en el tercer asalto con una llave de tobillo

México
El redactor recomienda