COMBATE CELEBRADO EN LAS VEGAS

UFC 246: el KO demoledor de Conor McGregor a Cowboy Cerrone en 40 segundos

Conor McGregor, la figura más excelsa de las MMA, ha regresado a la acción para auparse otra vez a la primera línea de este deporte para mayor satisfacción de la UFC

Foto: Conor McGregor volvió a lo grande a la jaula de UFC. (Reuters)
Conor McGregor volvió a lo grande a la jaula de UFC. (Reuters)

Conor McGregor, la figura más excelsa de las MMA, regresó a la acción para auparse otra vez a la primera línea de este deporte para mayor satisfacción de la UFC. El hijo pródigo de la promotora, por la ingente cantidad de dinero que genera, recupera su más atrayente notoriedad con una actuación sobresaliente en UFC 246, propia de su época de esplendor, después de 15 meses de ausencia. Un espacio donde contrajo problemas con la ley y con el alcohol, proyectando una situación por la que muchos predecían el final inminente de su carrera como luchador de élite.

Su rival, Donald 'Cowboy' Cerrone, entraba en el combate con ventaja de altura, mientras que McGregor le superaba por poco en alcance. Los dos luchadores siempre han sido muy elogiados por entablar guerras de intercambio dentro del octágono. Y no esperó ninguno ni un instante en demostrarlo. Nada más comenzar el envite, McGregor buscó finalizar con una izquierda imprimida con toda la potencia que atesoran sus puños. Cerrone esquivó el disparo al entrar al derribo y acabaron los dos luchadores en el 'clinch', donde el irlandés le incrustó una secuencia de golpes inverosímiles con el hombro. Se soltaron un momento solo para que segundos después el irlandés volviera a presionar con la plena decisión de quién confía en la inmensa capacidad de sus habilidades. Con una brutal patada que aterrizó sobre la cabeza de Cerrone vislumbró el irlandés el inicio del final. Percibiendo el olor de la sangre, McGregor fue raudo a capturar a su presa. Un surtido de impactos obligó a un aturdido Cerrone a yacer en el suelo y la ristra de puños de martillo siguientes desde el 'ground and pound' materializaron la estocada que finalizó el pleito en tan solo 40 segundos.

McGregor no le concedió ninguna oportunidad al norteamericano. Las sesudas predicciones de los expertos sobre la estrategia que iban a desarrollar ambos en el trascurso del combate quedaron sepultadas bajo la férrea convicción destructrora del irlandés. ‘Cowboy’ había mejorado su defensa contra golpeo en sus últimos encuentros, pero esta cualidad la había demostrado contra luchadores no tan precisos como McGregor. Lo que sí que se ha evidenciado hoy es que su aguante al castigo paulatinamente ha ido decreciendo.

Una máquina de fabricar dinero

El regreso de McGregor a UFC le ha generado grandes ingresos en su cuenta, aunque en la promoción de la pelea se le ha visto inusualmente comedido. La razón principal estriba en que pesan en la actualidad acusaciones sobre el irlandés por agresión sexual, lo que le ha obligado a mantener por precaución un perfil bajo con los medios de comunicación. Además, este era el combate con menos renombre de McGregor en bastante tiempo. En los últimos cuatro años, cada aparición en el octágono del irlandés ha sido por una pelea por el título o sino para enfrentar a Nate Díaz en un mediático par de combates vendido como la resolución de un conflicto generado por una recíproca enemistad. Y este era solo una simple pelea en peso welter contra Cerrone. La pelea de este sábado estuvo a punto de producirse hace años cuando los dos luchadores cruzaron hirientes acusaciones durante una rueda de prensa. Al final UFC decidió enfrentar al irlandés con Nate Díaz en marzo de 2016, descartando en el último momento a Cerrone.

McGregor fue capaz de transformar el negocio del deporte, obligando a UFC a revisar toda su estrategia de 'matchmaking' (emparejamientos de combates). En sus años de apogeo, el irlandés materializaba todos los éxitos que se le presentaban, especialmente después de su victoria sobre José Aldo a los 13 segundos. Incluso la derrota inesperada ante Díaz solo le supuso mejorar su reputación, ya que la revancha, donde se alzó con el triunfo, continúa considerándose como una de las mayores peleas en la historia de las artes marciales mixtas. A finales de 2016, el irlandés volvió a coronar otra cima, convirtiéndose en el primer campeón simultáneo de dos divisiones en la historia de la UFC, tras encabezar el debut de la promotora en el Madison Square Garden. Desde entonces, los éxitos de McGregor se han medido más por el dinero y la fama que por cualquier otro logro deportivo. Su combate de boxeo contra Floyd Mayweather fue un ejemplo más de que McGregor parecía lograr que algo inédito sucediera si tenía solo la voluntad de hacerlo. Pero su único combate de MMA desde entonces fue una clara derrota ante Khabib Nurmagomedov. Desde 2017, el perfil de McGregor se ha visto deteriorado con peleas posteriores a un combate, agresiones y rumores de otros actos delictivos. Esta pelea ha calibrado la capacidad de McGregor de parecerse al de su época de esplendor. El 2020 lo emboca con la previsión cierta de ser un año muy rentable económicamente para la promotora y para él mismo.

Insulso combate coestelar

El enfrentamiento entre Holly Holm y Raquel Pennington estaba programado originalmente para llevarse a cabo en UFC 243, el pasado octubre. Pero Holm sufrió una lesión y el envite se pospuso. Ambas ya se habían enfrentado en el debut de Holm en UFC, a principios de 2015, donde ganó por una cerrada decisión de los jueces.

En el combate de este sábado volvió a repetirse el resultado favorable a Holly Holm, pero esta vez ganó por decisión unánime nítida de los jueces. La pelea resultó bastante aburrida ya que las dos luchadoras estuvieron gran parte del desarrollo del envite encajonadas contra la verja, con Holm tomando la iniciativa y ejerciendo la presión gracias a su mayor fortaleza y su constante golpeo desde el agarre. Combate muy físico donde Holm se llevó los tres asaltos de forma clara, sin arriesgar nada. Floja actuación de Pennington, que nunca consiguió contrarrestar el dominio de su rival. En el golpeo además la exboxeadora también estuvo más eficaz ejecutando precisas contras.

Tres finalizaciones

En el resto de la cartelera principal, el ucraniano Aleksei Oleinik sometió con una llave de brazo en el segundo asalto a Maurice Greene después de un dominio absoluto del envite con su lucha ofensiva de agarre. Como dato hay que resaltar que es la 58 victoria del luchador eslavo en las MMA.

Brian Kelleher finalizó con una guillotina al jamaicano Ode Osbourne en el primer asalto después de proyectarle al suelo y castigarle en el 'ground and pound'. Un resultado que fue toda una sorpresa ya que el jamaicano partía como claro favorito.

Carlos Diego Ferreira finalizó a Anthony Pettis con una estrangulación en el segundo asalto después de controlar la pelea durante todo el combate. La constante presión ejercida por el brasileño con su lucha de agarre en ningún momento consiguió contrarrestarlo Pettis con su punzante golpeo. Impresionante actuación de Ferreira que le pronostica una ascensión meteórica en la categoría de los ligeros.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios