careo entre ambos peleadores 'light'

Conor McGregor - Cowboy Cerrone en UFC 246 o la 'decepción' antes de empezar

Conor McGregor lleva 15 meses sin subirse a una jaula de UFC. La última vez fue en la famosa 'batalla' ante Khabib Nurmagomedov. Este tiempo ha servido para un cambio en McGregor

Foto: Conor McGregor y Cerrone, en Las Vegas.
Conor McGregor y Cerrone, en Las Vegas.
Autor
Tiempo de lectura2 min

“2019 fue un año de aprendizaje. Amo pelear. Noquearé a Cerrone y después iré por el oro en las 170 libras. Usman jamás podría derrotarme”. Quizás esta fue la frase más desafiante de Conor McGregor en el careo entre él y Donald 'Cowboy' Cerrone. Nada de gestos, amenazas o insultos. Con un traje elegante, como siempre, con el pelo largo y engominado hacia atrás y buenos modales, el irlandés dejó ver su lado más mesurado para verse por primera vez cara a cara con el estadounidense al que espera batir en la UFC 246 de este sábado por la noche (madrugada del sábado a domingo en España) en una pelea sin título en juego y en el peso welter (uno por encima del 'normal' para McGregor). Para quien esperara algún escándalo o insultos del pasado (llamó "rata, terrirista y nazi" a Khabib antes de pelearse contra él) habrá sido una decepción.

[Las necesidades que tiene Conor McGregor para volver a la UFC]

"Justin Gaethje sería una pelea muy sencilla y cerrar el año con Khabib en Moscú por la corona de los ligeros sería sensacional. No me parará nadie", aseguró McGregor este jueves en Las Vegas, donde también dejó claro que -aunque los modos sean diferentes- su optimismo permanece imperturbable: "Boxearé contra Floyd [Mayweather] de nuevo o contra Manny Pacquiao. Hay charlas con ambos. Voy a ser campeón mundial de boxeo".

Conor McGregor lleva 15 meses sin subirse a una jaula de UFC. La última vez fue en la famosa 'batalla' ante Khabib Nurmagomedov. Este tiempo ha servido para que McGregor trazase un plan de cara a 2020, en el que quiere pelear hasta tres veces, y para acometer un cambio de imagen de cara a la opinión pública. Más sereno, más pausado: "Aprendí de los errores del pasado" (piedras contra el autobús de Khabib, un puñetazo a un cliente en un pub en Irlanda...).

También ha servido para elevar su aura tanto como para que la de este fin de semana sea la pelea de UFC con más bolsa de toda la historia: tiene garantizados 4,4 millones de euros para la pelea sin título y también recaudará un porcentaje sobre las ventas del pago por visión... él mismo calcula que podría llegar a embolsarse cerca de 80 millones de euros. Tan mareante como el espectáculo que dio junto a Floyd Mayweather en una pelea sin título y casi sin sentido deportivo.

"Habrá sangre, pero no mala sangre"

"Habrá sangre, pero no mala sangre. Lo puedo ver como en un libro infantil", advirtió McGregor ante su adversario, quien juega la baza de que él sí ha estado activo durante 2019 y nunca ha acaparado tanta atención como ahora. Es su oportunidad: "Estoy emocionado. Tenemos todas las miradas encima así que me debo lucir".

Boxeo y Artes Marciales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios