VICTORIA DE YAIR RODRÍGUEZ A STEPHENS

UFC Boston: el KO devastador de Dominick Reyes a Chris Weidman

‘El devastador’ Dominick Reyes puso a dormir al excampeón de los pesos medios, Chris Weidman, tras conectar una contra con el recto de izquierda. Gran velada en Boston

Foto: Reyes (rojo) contra Weidman (azul) durante la pelea ofrecida en Boston. (USA TODAY Sports)
Reyes (rojo) contra Weidman (azul) durante la pelea ofrecida en Boston. (USA TODAY Sports)

UFC regresaba a Boston con una cartelera básicamente centrada en dos peleas. El debut de Chris Weidman en los semipesados que se enfrentaba contra Dominick Reyes, y la reanudación de la pelea abortada del evento principal de México entre Yair Rodríguez y Jeremy Stephens.

‘El devastador’ Dominick Reyes puso a dormir al excampeón de los pesos medios Chris Weidman sin que hubieran trascurrido dos minutos del primer asalto tras conectar una contra con el recto de izquierda y ejecutar un par de golpes finalizadores a continuación. La estrategia de Weidman estaba clara. Salió con la intención de llevar la lucha al suelo ante la peligrosidad del golpeo de su oponente. Pero Reyes volvió a demostrar su buena defensa contra derribos. Después de zafarse del agarre de Weidman es cuando apareció su pegada para poner fin a la disputa. Weidman volvió a demostrar, como en sus últimas citas, tener un aguante muy quebradizo. Aunque el impacto fue contundente, un único golpe bastó para desarbolar a la antigua estrella de UFC.

Después de firmar por UFC, Dominick Reyes finalizó sus primeras peleas sin ninguna oposición, incluyendo una victoria sobre un contendiente de peso medio como Jared Cannonier, un luchador que continúa en la actualidad en el candelero. Aunque la victoria sobre Ovince St. Preux fue por decisión unánime, demostró en su consecución ser un peleador con grandes pronósticos y su triunfo el pasado marzo sobre Volkan Oezdemir en otra actuación instructiva confirmó las mejoras predicciones que guardan sobré él los aficionados. Después de esta victoria sobre Weidman, Reyes continúa establecido como un luchador destinado a rivalizar por el título de los semipesados con expectativas sólidas. Ahora reta, nada menos, que a Jon Jones para usurpar su trono.

La pelea programada para UFC México de hace unas semanas entre Yair Rodríguez y Jeremy Stephens prometía ser una lucha sin cuartel, con intercambios perennes hasta su final. Pero en cambio la contienda terminó en sólo 15 segundos después de que Rodríguez accidentalmente metiera sus dedos en el ojo de Stephens.

La continuación no defraudó en absoluto. Fueron tres asaltos repletos de acción. En los comienzos Rodríguez fue superior en el golpeo controlando el tempo de la lucha con diversidad de golpes ejecutados principalmente con las piernas, mientras Stephens, ante su inferioridad, apostaba por impactar un golpe aislado finalizador. Rodríguez en estos primeros compases demostró más velocidad. Por eso Stephens buscaba por momentos el clinch pero no pudo llevar la lucha al suelo.

En el segundo asalto el árbitro quizás debería haber parado la pelea. Después de soportar un castigo acumulado, una patada a la pierna postró al americano al suelo. Durante casi dos minutos el mexicano infligió un duro castigo y aplicó una estrangulación de arce pero Stephens aguantó ante la pasividad del árbitro. Al incorporarse el dominio de la pelea se volteó. Ahora el americano es el que llevaba la iniciativa ante un Rodríguez visiblemente cansado después del esfuerzo realizado.

En la última ronda, el mexicano contemporizó las acciones al saber que los dos primeros asaltos se los había llevado. Stephens proyectó al mexicano varias veces pero no pudo terminar la pelea. Victoria justa por decisión unánime de Yair Rodíguez que se consolida como la apuesta principal de la expansión mexicana de UFC.

En la cartelera principal, Joe Lauzon regresó a UFC con una actuación sorprendente. Logró destruir a Jonathan Pearce después de golpearle de forma rotunda y llevarle al suelo. Posicionado desde su espalda pudo sujetar un brazo de su oponente para golpearle a placer hasta que el árbitro intervino para parar la contienda.

Maycee Barber finalizó a Gillian Robertson en el primer asalto después de que el árbitro parara el encuentro cuando vio que Robertson no tenía respuestas ante los furiosos ataques de la contraria.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios