CELEBRADO EN MINEÁPOLIS, ESTADOS UNIDOS

UFC: El KO destructor de ‘Predator’ Ngannou a Junior Dos Santos

Un fallo de Junior Dos Santos que le dio la espalda a Francis Ngannou después de lanzar un golpe desesperado fue suficiente para que el africano le destruyera en un minuto

Foto: Francis Ngannou en una foto de archivo (USA TODAY)
Francis Ngannou en una foto de archivo (USA TODAY)

La UFC regresaba a Mineápolis por primera vez en siete años para ofrecer el enfrentamiento entre Francis Ngannou y Junior Dos Santos como reclamo principal. Dos de los mejores pesos pesados del planeta con aspiraciones reales a disputar el cinturón de la categoría. Y es que después de que el regreso a UFC de Brock Lesnar parece esfumarse y la revancha entre el campeón Daniel Cormier y Stipe Miocic está emplazada para el 17 de agosto en el evento UFC 241, es muy probable que el ganador de este combate obtendrá la oportunidad de disputar el título en su próxima pelea.

Francis Ngannou sigue siendo la fuerza más aterradora de UFC en la división de peso pesado. Un fallo de Junior Dos Santos que le dio la espalda después de lanzar un golpe desesperado para superar la mayor distancia de su rival fue suficiente para que ‘Predator’ destruyera al brasileño en poco más de un minuto, estallándole sólidos golpes en la cabeza. Visto y no visto. El inmigrante camerunés que hace diez años era un sin techo en París volverá a disputar el cinturón de los pesados. Y esta vez con más experiencia acumulada, por lo que sus opciones deberían ser mayores que en su primer intento. Y, según dice, con mucha más hambre. Y con la misma tremebunda pegada.

Ngannou tuvo su primera chance para disputar el título en enero de 2018 y decir que fracasó estrepitosamente en el intento sería incluso una apreciación modesta. ‘Predator’ llevaba una progresión imparable en UFC cuando enfrentó a Stipe Miocic, al destruir en su camino a luchadores como Alistair Overeem y Andrei Arlovski. Muchos pronosticaban su cercano reinado en la categoría de los pesos pesados. Sin embargo, había muchas preguntas sin respuesta en torno a las competencias que presentaba como luchador, la mayoría de ellas centradas en su defensa contra proyecciones y su resistencia a la fatiga. En su enfrentamiento con Miocic respondió a ambas preguntas y ninguna fue positiva. Miocic fue capaz de sobrevivir a los primeros ataques de Ngannou, el camerunés se cansó rápidamente y sucumbió a los derribos del entonces campeón, perdiendo claramente por decisión.

Se suponía que en su próxima pelea contra Derrick Lewis, un luchador igualmente poderoso pero limitado, Ngannou debía encauzar la senda victoriosa pero al final del pleito su posición empeoró todavía más. En este combate pareció haber perdido por completo su furia homicida al eludir la mayoría de los intercambios para terminar perdiendo en otra decisión con toda justicia. Pero cuando se auguraban los peores presagios Ngannou regresó derrotando con firmeza al luchador que estaba considerado con mayor progresión de peso pesado del momento, Curtis Blaydes, y al ex campeón Caín Velasquez en cuestión de segundos.

Es difícil sacar nuevas conclusiones de sus últimas peleas ya que es notoriamente sabido que Ngannou guarda un poder de pegada capaz de dormir a cualquier luchador del planeta pero desde su última derrota no sabemos todavía, porque nadie ha tenido la oportunidad siquiera de probarlas, cómo responderá a sus conocidas adversidades en el futuro.

En la pelea coestelar de la velada, Joseph Benavidez noqueó a Jussier Formiga en un intercambio explosivo en el segundo asalto cuando el mexicoamericano echó el resto para finalizar el combate. Una victoria que le posiciona en la primera línea para enfrentar al campeón de los moscas Henry Cejudo en su próximo combate.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios