Casi le rompe el cuello a su rival

UFC 237: un error y el KO más salvaje de Jessica Andrade

La brasileña es la nueva campeona del peso Paja tras derrotar a la estadounidense Rose Namajumas. Se proclamó vencedora en el segundo asalto tras knockear a su rival con un movimiento tremendo

Foto: Jessica Andrade, con su cinturón de campeona tras un gran combate. (@ufc)
Jessica Andrade, con su cinturón de campeona tras un gran combate. (@ufc)

El Jeunesse Arena de Río de Janeiro se abarrotó esta pasada madrugada para presenciar el combate por el título del peso Paja entre la estadounidense Rose Namajumas, vigente ganadora, y la local Jessica Andrade. No pudo escoger mejor sitio para hacer historia en la UFC Andrade, que se convirtio en la primera campeona brasileña de la categoría y llevó la locura total al graderío. Además, no lo hizo de cualquier manera, sino con unos de los KO de la temporada. Su pelea perdurará para siempre en la memoria de los aficionados las MMA.

El combate duró menos de lo esperado. Jessica era favorita, pero su rival controlaba con solidez la pelea hasta que un error le costó caro. En el primer asalto Namajumas consiguió salvar el agarrón de Andrade, pero en el segundo no. La brasileña le levantó por los aires y la giró. Aquello descolocó a la americana, que se vio incapaz de reaccionar. No pudo tirar de experiencia, el movimiento fue rápido y contundente. Rose mordió la lona con una brutalidad salvaje. Su propio peso cayó sobre su cuello en una imagen no apta para todos los estómagos. No se lo rompió de milagro, pero la acción la dejo tumbada, desconcertada y sin respuesta. Se retorcía en el suelo mientras Jessica le asestaba la puntilla con un par de puñetazos rápidos en la cara. El árbitró no dudó ni un instante en dar por zanjada la velada.

El llanto de Andrade

La brasileña, al saberse con derechos sobre el cinturón, corrió por el ring ante el griterió de los fans, que no se podían creer lo que estaban viendo. Andrade se abrazó a su entrenador y a otros miembros de su equipo con lágrimas en el rostro. Ya tenía su preciada corona. Namajumas, que fue atendida por los médicos en plenó júbilo local, pudo incorporarse pasados los minutos y recibió con merecimiento el respeto del público.

Y es que, de no ser por ese momento, el destino del combate podía haber sido diferente. Como decíamos, durante la primera parte Namajumas controlaba pegando desde la distancia y de forma precisa. Se zafaba con facilidad de la presión de Andrade, que en el segundo asalto, y a la postre definitivo, subió el nivel por necesidad. Fue ahí cuando acorraló a Rose, que empezó a correr para evitar los puños. Hubo momentos de cierta irresponsabilidad de la estadounidense, que miró de frente a su rival sin cubrirse. Al final, la genialidad de Andrade le privó de retener el cinturón un tiempo más. Brasil era una fiesta.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios