victoria de henry cejudo

El KO en 32" que impresiona a la UFC de Henry Cejudo, la estrella que salió de la nada

Henry Cejudo venció a TJ Dillashaw en UFC Brooklyn. El árbitro paró la pelea a los 32 segundos al considerar que había sido suficiente

Foto: Henry Cejudo en una imagen de otro combate suyo en la UFC. (USA Today Sports)
Henry Cejudo en una imagen de otro combate suyo en la UFC. (USA Today Sports)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

A Henry Cejudo le llaman El Mensajero, pero también podrían llamarle 'el sueño americano' o 'la estrella que nació de la nada'. Cejudo es el menor de siete hermanos de una familia que, como tantas otras, se jugó el pellejo cruzando ilegalmente la frontera estadounidense. Su infancia estuvo llena de miserias y carencias, pero Cejudo no se resignó a su suerte. "Usé toda la rabia que había nacido en mi interior, la rabia de ver que no tienes nada, y la usé como fuerza. Yo veía a mi madre trabajar y sabía que si trabajaba tan duro como ella sería medallista o el presidente de los Estados Unidos". Efectivamente, Cejudo tuvo un sueño y lo cumplió. A los 20 años estaba ganando para Estados Unidos una medalla de oro en lucha olímpica. Así se forjó un luchador que hace unos meses derrotó al gran Demetrious Johnson para hacerse con el título del peso mosca y que en UFC Brooklyn lo defendió frente a un tipo bastante más grande que él, TJ Dillashaw. Henry Cejudo tiene un hambre infinita.

Se esperaba una pelea dura y larga entre dos de los mejores luchadores de UFC, pero pese a todos los pronósticos, la pelea solo duró 32 segundos. Eso es lo que tardó Cejudo en noquear a un desconocido Dillashaw que nunca supo utilizar su envergadura para controlar una pelea que, desde el primer segundo, se dio en la distancia de Cejudo. Grave error. Ahí le cogió el de Los Ángeles, primero con una patada al cuerpo, luego con una a la cabeza y finalmente con un puñetazo que llevó al campeón del peso gallo al suelo. Y ahí estaba acabado frente a todo un campeón olímpico que, de ninguna manera, iba a dejar que se levantara. Finalmente, el árbitro tuvo que parar la lluvia de golpes.

¿Paró el árbitro demasiado pronto la pelea? ¿Podía haber salido TJ Dillashaw de esa situación? Quién sabe, cosas más raras se han visto en UFC, pero la realidad es que el árbitro consideró que había sido suficiente. Dillashaw no lo vio así y se quejó amargamente. "Me ha cogido con la mano justo detrás del oído. Ese golpe lo he sentido pero he seguido defendiéndose… No deberían haber parado la pelea. Es una mierda. Siento que me han quitado la pelea", dijo. Visto en directo, parecía que Dillashaw llevaba razón, pero visto a cámara lenta lo cierto es que no. El árbitro, que por algo es un profesional de lo suyo, vio perfectamente que la pelea había terminado. Dillashaw había recibido dos manos muy duras que le habían derribado en dos ocasiones y luego, la fiesta de golpes. TJ Dillahaw necesitará tiempo para asumir esta derrota, especialmente después del brutal esfuerzo de bajar de peso hasta las 125 libras, pero el árbitro hizo bien. Era suficiente. No siempre se puede ganar y no siempre el esfuerzo da el resultado esperado.

¿Cerrone contra McGregor?

La victoria de Henry Cejudo no fue, de todas formas, la única noticia de la noche. La otra fue la nueva victoria de Donald Cerrone, el veterano luchador que se impuso por nocaut a un valor emergente de UFC, Alexander Hernández. A sus 35 años, el Cowboy Cerrone le cerró la boca a un joven que se había mostrado bravucón los días antes de la pelea. "Te voy a mandar al establo del que sales, vejestorio", había dicho. Y lo hizo de la mejor forma que sabe, con una de sus patadas a la cabeza marca de la casa. Amago con la izquierda, su rival se mueve en sentido contrario con la atención puesta en esa parte de su cuerpo y de repente, boom, la tibia en la cabeza.

Este KO le valió a Cerrone una nueva victoria, pero sobre todo parece que ha hecho decidirse a Conor McGregor sobre su siguiente movimiento. El irlandés dijo en Twitter que una victoria como esa bien valía una pelea entre ambos. Así que esto parece hecho, dos leyendas de UFC frente a frente. McGregor no es tonto. Necesita pelear, pero no puede permitirse perder, con lo que necesita un rival con cierta entidad, pero con el que tenga posibilidades. En ese sentido, Cerrone es una opción buena.

UFC Brooklyn fue en la primera emisión de UFC a través de ESPN, que cosechó un éxito de audiencias considerable. No fue el único estreno de la noche, que vio nacer el nuevo cinturón de UFC. Casi cinco kilos de cinturón hecho de oro y piedras preciosas que porta las banderas de los ocho primeros ganadores del campeonato.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios