CHARLA CON LA CAMPEONA DEL MUNDO DE BOXEO

El entreno de Joana Pastrana: "Algún hombre ha encajado un golpe y ha querido vengarse"

Joana Pastrana es la campeona del mundo del peso mínimo de boxeo (IBF), título que defendió hace un par de semanas en Alcobendas y espera volverlo a hacer en marzo

El pelo quizás sea el mayor rasgo distintivo de la Joana Pastrana en el ring y fuera de él. De la trenza a lo Million Dollar Baby -su apodo-, a la melena suelta, lisa y muy larga que normalmente lleva sin guantes de boxeo. El desparpajo lo tiene con guantes, delante de una cámara o hablando en un micrófono. Hace unos meses, en El Confidencial, advertíamos que esta madrileña era una deportista a la que debería empezar a conocer España y, tras conquistar el campeonato del mundo y lograr una defensa del mismo hace un par de semanas, está dando sus frutos dicho reconocimiento... quizás demasiado: "Me ha salido familia que ni siquiera sabía ni que tenía", comenta la púgil en una charla con El Confidencial.

"Ha habido gente que pensaba que estaba a mi lado y -no sé si porque les ha fastidiado que yo haya tenido éxito- ha desaparecido... Y otro tipo de gente que, de repente, parece que son mis amigos del alma cuando, en realidad, nunca han estado apoyándome. Ha habido de todo... Me ha salido familia que ni siquiera sabía ni que tenía. Me imagino que será lo normal ahora". Desde hace tres meses, la boxeadora de 28 años viene asumiendo de manera natural los cambios que se producen alrededor de su vida.

No se vuelve loca: vive en el mismo barrio del norte de Madrid, sigue con su chica, continúa apoyándose en su familia y mantiene la misma fe en sí misma, que es infinita. Hace dos años se rompió la mano derecha en un combate (que perdió por un punto) y las dudas rodearon su cabeza durante "un mes, cuando no supe si se había terminado mi carrera... Pero yo lo tenía tan claro que no dudé de mí en cuanto vi que me iba recuperando bien". Los dos últimos combates que le han lanzado a la fama, en el polideportivo José Caballero de Alcobendas, dieron cuenta de esa idea fija.

Joana Pastrana antes de ponerse los guantes. (Foto: Twitter @Guantesdelobo)
Joana Pastrana antes de ponerse los guantes. (Foto: Twitter @Guantesdelobo)

Anteriormente, también le dio "un bajón porque pensé que no iba a poder cumplir mis objetivos...", ocurrió cuando no encontraba nadie que apostara por ella. "No era por mí, sino por el entorno que me rodeaba. Ahí me cuestioné dejarlo, seguir con mi trabajo de la hostelería y ver el boxeo como una afición. Si no llego a encontrar a 'Guantes de Lobo' lo hubiera dejado". Su mentalidad y persistencia fue clave para alguien que hace siete años dio su primera clase de boxeo y hace tres buscó el profesionalismo. También el estar bien rodeada fue clave. "A mi pareja la conocí durante la época amateur y fue muy importante cuando pasé esa etapa en la que no sabía qué iba a hacer, hasta que di el paso al profesionalismo. Ella ha vivido todos estos momentos y es fundamental en el día a día, saber que tienes a alguien que te apoya. Tengo la suerte de contar con una familia estable y también con ella, incluso hay veces que se viene a entrenar conmigo. Para la cabeza es muy importante todo esto".

Se ha paseado por platós de televisión como los de Buenafuente o David Broncano, ha estado en diferentes redacciones de periódicos y ha lidiado también con históricos de la prensa deportiva nacional como José Ramón de la Morena, quien le ha ayudado a llegar a otro tipo de público cuando se viralizó una de sus dudas sobre Joana, la que cuestionaba si con los espejos de su cinturón de campeona del mundo se maquillaba... La red emprendió un ataque contra el comunicador, aunque Pastrana no da importancia a este capítulo.

Lo que enerva a Joana Pastrana

De hecho, a Joana, cuando se le pregunta por a quién desearía dar un KO, apunta "a gente que abusa de quien no tiene medios para defenderse o que está en inferioridad, me encantaría dejarlas KO. La violencia de género, tanto hacia mujeres como a hombres... Ver un abuso me enerva". Y es que ella creció en esto del boxeo desde abajo y sin ningún tipo de ayuda hasta que se topó con su equipo de 'Guantes de Lobo', que vieron en ella un gran potencial: "Vi mucha determinación, esfuerzo y un gran talento. Sabía que el boxeo femenino en algún momento iba a explotar y queríamos tener a una campeona del mundo y ella reunía todas las características", señala Álvaro Gil Casares, su padrino, a El Confidencial.

Ahora está en una pequeña etapa relajada de su vida, esperando a que el organismo nombre una aspirante con la que pelear (se estima que por marzo). Quien más papeletas tiene es la mexicana Ana Arrazola, y hasta entonces continuará aprovechando cualquier oportunidad de promoción, entrenando lo justo para no descuidar el físico y también aprovechará para "sacar algún curso de algo que me guste y que sea de corta duración. Luego debo estar al 100%, centrada en preparar el siguiente combate".

Cuando se mosquea algún hombre con ella

Después comenzará su puesta a punto, que "la gran mayoría del tiempo es con hombres. Mi entrenador es Nicolás González, también boxeador profesional". En este aspecto rescata alguna anécdota que le ha ocurrido con algún boxeador con el que ha entrenado. Algún percance si tienes porque te subes, te echan una mano y no a todos les sienta bien. Siempre un hombre va a ser más fuerte que yo, pero tiene que saber controlarse si me ha dicho que sí a subir al ring para entrenar conmigo. Lo que mi equipo no quiere es que me quede con secuelas o sufra más de la cuenta... Alguna vez, algún hombre ha encajado un golpe porque le he pillado por sorpresa y ha querido vengarse... o no quedarse con esa mano y se le ha escapado un poco". Cosas del trabajo.

Joana Pastrana, en guardia. (Patricia Seijas)
Joana Pastrana, en guardia. (Patricia Seijas)

La combinación de boxeo y mujer, aparentemente, se ve desde fuera como algo extraño, aunque en los gimnasios de boxeo -para ponerse en forma, como actividad- mujeres y hombres estén repartidos a partes iguales, "más difícil es que las mujeres se animen y den el salto a la competición". Quizás Joana abra alguna puerta en este sentido. "Es muy difícil cumplir el sueño máximo que uno tiene".

Paseando por la redacción de El Confidencial, algún compañero va a saludarla y felicitarla, otros se atreven a probarse el cinturón de campeona que porta en un maletín. Pastrana comienza a ser conocida más allá del mundo del boxeo, una disciplina que da para vivir sin excesos a su campeona del mundo del peso mínimo (por la IBF). Tal vez si diera el salto a las artes maciales mixtas, tan en auge, fuera otro cantar. "Las MMA podrían ser un futuro... yo no cierro puertas a nada. Me llama la atención, cada vez está sonando más, hay más veladas... Como amante de los deportes de contacto es llamativo". Hace siete años no sabía boxear y... ¿dónde estará dentro de otros siete años?

PD: Lo que más me preocupa para el combate de marzo de Joana Pastrana es que, tal y como denunciaba hace poco el diario 'As', tenga que continuar colándose en unas pistas de atletismo de Alcobendas, ciudad donde ha levantado los dos títulos mundiales y uno europeo, y a cuyo ring se ha subido algún gobernante de dicha localidad. Las fotos de políticos con deportistas quedan muy bonitas, también que a Joana se le tenga en consideración para facilitarle lo que necesite y continúe llevando el nombre de Alcobendas a tantas páginas, programas de televisión y emisoras de radio.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios