buena velada de mma Y CON EL HOSPITAL LLENO

UFC 225: Histórica victoria de Whittaker con la mano rota y tras ser noqueado dos veces

Robert Whittaker fue proclamado campeón del peso welter en una dividida y polémica decisión de los jueces, que penalizaron al cubano Romero que no había dado el peso correcto

Foto: Robert Whittaker golpeando a Yoel Romero. (Twitter: @UFC)
Robert Whittaker golpeando a Yoel Romero. (Twitter: @UFC)
Autor
Tiempo de lectura4 min

UFC 225 resultó ser una auténtica guerra donde, si una batalla brilló por encima del resto, fue la que enfrentaba al australiano Robert Whittaker con el cubano Yoel Romero. Ambos ya se habían enfrentado el año pasado, dejando un combate de cinco asaltos absolutamente épicos en los que el australiano salió ganador, aun peleando con una rodilla maltrecha. Aquel fue un espectáculo casi insuperable, pero estos dos luchadores son capaces de todo, incluso de superarse a sí mismos. Y es que, si aquel combate fue bueno, el de la madrugada del sábado fue aún mejor. Otros cinco durísimos asaltos que dieron de nuevo ganador a Whittaker en una de las mejores peleas de los últimos tiempos.

El australiano había avisado en una entrevista antes de la velada que iba a por todas: “Voy a ganar. Yo nunca me doy por vencido. Y cuando digo nunca, es nunca”. Está claro que es un tipo con palabra. Si hace un año ganó con los ligamentos de la rodilla tocados, esta vez lo hizo con la mano rota. Fue en el tercer asalto, después de controlar a Romero durante los dos primeros. De todas formas, lo peor para él no fue la fractura en el tercer asalto sino lo que le quedaba por venir, porque en el cuarto y quinto asaltos el cubano le noqueó dos veces.

Nada más acabar la pelea, Whittaker tuvo que reconocer que el final de la lucha fue un mero acto de supervivencia: “Este tipo golpea como si fuera de hormigón. Le he golpeado durísimo, pero nada. Me ha noqueado en dos asaltos en los que sólo he podido pensar en sobrevivir”. La comparación del australiano no pudo ser más acertada, porque Romero pegó y aguantó los golpes como una roca. La pelea fue tan ajustada que los jueces no pudieron ponerse de acuerdo. Aún así, y no se sabe bien cómo, Whittaker salió ganador. Juzguen ustedes:

Injusticia

La verdad es que la injusticia se cebó este fin de semana con el cubano. Primero, porque la comisión atlética de Chicago le impidió dar el peso. Por regla general, los luchadores tienen dos oportunidades para dar el peso requerido separadas por dos horas, pero a Romero sólo le dieron una y sobrepasó el límite por unos cien gramos. Y, segundo, por la decisión de los jueces, que debería haber sido, en el mejor de los casos, un empate. Incluso Joe Rogan, uno de los periodistas más cercanos a UFC no pudo esconder su enfado con la situación: “No lo puedo entender. No sé quienes han sido los jueces ni qué pelea han visto. Lo he dicho mil veces. Creo que tres jueces no son suficientes, debería haber más. Me siento un poco estafado”. Quien sabe si los jueces le penalizaron por no dar el peso, aunque el pesaje fuera irregular, o es que UFC prefiere un ganador de 25 años en lugar de uno de 41, como tiene Romero...

En cualquier caso, el peso de Yoel Romero empieza a ser un problema. Recordemos que ya falló en el pesaje frente a Rockhold y no pudo llevarse el cinturón del peso medio a pesar de pulverizarlo. “Tengo que hablar con Romero para que suba al semipesado”, dijo Dana White al acabar la pelea. El cubano parece estar al límite entre uno y otro peso, lo cual es una ventaja cuando compite en el peso medio pero podría ser una gran desventaja en el semipesado. Sea como sea, a su edad, con problemas para dar el peso y habiendo perdido dos veces seguidas con el campeón, su futuro se complica.

Una buena velada de MMA

De todas formas, la noche en Chicago no sólo dejó esta fascinante pelea. Covington se impuso a Dos Anjos y se hizo con el cinturón del peso welter. Holly Holm le dio una lección de lucha a la australiana Megan Anderson y Overeem volvió a salir noqueado del octógono. Este KO fue, de todas formas, una excepción a una noche en la que casi todos los combates se ganaron por decisión. Aun así, las peleas fueron tan duras que casi nadie apareció por la rueda de prensa. Si alguien se preguntaba por qué, Dana White despejó las dudas al salir a dar los números de la velada: “Sabemos que hemos tenido una buena velada cuando sólo dos luchadores salen a la rueda de prensa, ¿verdad? La mayoría de los que han peleado hoy están en el hospital”.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios