Alejandro Lakatus, el pianista rumano que reparte salud con unos guantes de boxeo
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
una vida "de película"

Alejandro Lakatus, el pianista rumano que reparte salud con unos guantes de boxeo

Llegó a España con 20 años con el propósito de ganarse la vida como pianista. Sin embargo, el boxeo se cruzó en su camino y su trayectoria cambió por completo

Foto: En la imagen, Alejandro Lakatus con una alumna.
En la imagen, Alejandro Lakatus con una alumna.

“Su vida es de película”, dicen los que le conocen. Y así es. Siempre le llamó la atención, pero sólo cuando superó la barrera de los 20 años entró de lleno en el mundo del boxeo. Ya con 15 años disputó una pelea amateur, pero entonces sus planes eran otros. Siendo un adolescente, la música era el motor de su vida. No fue hasta que aterrizó en España cuando su itinerario vital dio un giro para enfocar todos sus esfuerzos en ser importante con los guantes. Alejandro Lakatus (12-3-1973, Vulcan, Rumanía) está ya alejado del boxeo profesional, que no del ring. Ahora ha enfocado una importante parte de su vida a la intensa preparación de aficionados, no para dirigirlos hacia el campo profesional, sí para fortalecer su salud, también potenciar su felicidad.

Foto: Yohanna Alonso, una vida dedicada a las artes marciales. (Fotos: www.facebook.com/yohannaalonso13)

Alejandro es muy conocido, y reconocido —fue bautizado como 'el bombardero' por su poderío—', en el mundo del boxeo español. Como un inmigrante más, se vio obligado a abandonar su país para encontrar una vida mejor en otra parte. Había aprendido a tocar el piano en su tierra y gracias a ello se pudo ganar la vida durante un tiempo en Suiza y Alemania. En bares, clubes y hoteles ganaba el jornal con sus dedos. “Quería conocer mundo”, evoca en conversación con El Confidencial. Y por eso, con 20 años, volvió a empaquetar sus cosas para aterrizar en Madrid. Su idea era continuar con la música, pero un amigo le introdujo en el mundo del boxeo, conoció gente y desde entonces no se ha quitado los guantes. Siempre supo cómo ganarse la vida, "nunca he pasado hambre", deja claro.

Mireia Belmonte

“Pasé de peleas en plan amateur al mundo profesional”, recuerda. Conoció a José Valenciano, un referente en el mundo del boxeo español, y bajo sus tutela llegó a convertirse en campeón de España, también de Europa, en el peso semipesado. También peleó por el cetro mundial en un par de ocasiones, época en la que el piano quedó en un segundo plano. “Jamás pensé que el boxeo iba a aportar tanto a mi vida, me ha abierto muchas puertas y ha sido fundamental en mi caminar”, reconoce. “Te da mucha confianza y seguridad”, enfatiza.

Ahora trabaja en el popular Bingo Roma de Madrid. En sala, seguridad, atención al cliente.. Hace todo.. “Estoy en todas partes”, dice, aunque ahora lo que le tiene ocupado, cada día más, es cuidar el físico de simples aficionados que cada día se enganchan más al mundo del boxeo. Se ha embarcado en un proyecto dirigido a un público 'fitness', para que las personas se sientan bien consigo mismas. El boxeo como herramienta para cuidar la salud. “Se trata de fortalecer el cuerpo, también enseñar cómo defenderse”, dice Alejandro, que subraya los valores del deporte de los guantes. “Hablan de agresividad, pero es un arte que cada vez gusta más a la gente. Es igual de completo, o más, que la natación y hasta Mireia Belmonte llegó a decir que lo practica”, revela el hispano-rumano.

Más mujeres que hombres

Poco a poco, en The Core Sports Club, sede del nuevo club pugilístico orientado al bienestar que lidera Alejandro Lakatus, aparecen más y más alumnos. Las duras sesiones consisten en clases mixtas de 55 minutos en las que se enseña boxeo para mejorar la salud; resistencia, equilibrio, tonificación, agilidad… Es una apuesta por el nuevo concepto que triunfa en los gimnasios de las grandes ciudades como Nueva York y Los Ángeles. Todos los ejercicios se enfocan a mejorar la salud de hombres y mujeres mayores de 16 años. “Llega gente con ansiedad, depresión… y con el boxeo descargamos esa presión que atenaza a la persona. Y la verdad es que disfrutan de verdad”, dice Alejandro.

[Más noticias de MMA y boxeo]

Llama la atención que más de la mitad del amplio grupo que adiestra y prepara sean mujeres. “Cada vez tengo más alumnos a mis órdenes y en cuanto a la mujer, creo que se ha dado cuenta de que es un deporte muy completo, con el que te olvidas de todo. Como si se te quedara la mente en blanco, no piensas en nada”. Durante las clases, comenta, “no hay tiempo para el relax y el descanso, se descargan a conciencia todos los músculos y uno se siente fuerte. Históricamente es un deporte para hombres, pero la mujer se está enganchando con fuerza a nuestro mundo”. “Es mucho más disciplinada, considero que capta antes las claves”, reconoce.

Y también es actor

Destaca que “no son entrenamientos típicos para un boxeador”. Recalca que se busca el lado lúdico en todo momento, “que la diversión lo envuelva todo, que haya lugar para las risas”. Aquella vocación de pianista sigue latente. “Lo sigo tocando, pero a nivel particular. Eso sí, me quedo con el boxeo. La música es para relajarse, los guantes para activarse”, relata. El cine también se cruzó en su camino y llegó a participar en tres películas —'Matar al Ángel', 'Trileros' y 'Plauto'—, aunque esa incursión en el mundo del celuloide no tuvo continuidad más tarde. “Hombre, nunca se sabe si algún día volveré a actuar”, explica. Ahora, eso sí, sólo piensa en el nuevo proyecto, proteger la salud de los aprendices que tiene a sus órdenes.

Boxeo MMA
El redactor recomienda