Ali, el más grande: "¿Vietnam? Nadie del Vietcong me ha llamado negrata"
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
tres años suspendido por no ir a la guerra

Ali, el más grande: "¿Vietnam? Nadie del Vietcong me ha llamado negrata"

Muhammad Ali puede ser visto como el impulsor del marketing en el deporte. Sus frases memorables y su manera de vender los combates fueron capaces de convencer al mundo entero

placeholder Foto: Muhammad Ali
Muhammad Ali

En la madrugada del 3 de junio de 2016 nos dejó el boxeador más emblemático de todos los tiempos y posiblemente el deportista más relevante del siglo XX. Bajo el nombre de Cassius Marcellus Clay, ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960 y el Campeonato del Mundo de los pesos pesados ante Sonny Liston. El joven Clay decidió cambiarse el nombre: "Cassius Clay es el nombre de un esclavo, no lo escogí, no lo quería. Yo soy Muhammad Ali, un hombre libre". En la revancha contra Sonny Liston, ya como Muhammad Ali, nos dejó una de las instantáneas más importantes de la historia del deporte. Ali ganó por KO en el primer asalto gracias al “golpe fantasma” en su primera defensa del cetro mundialista. El 'Bocazas de Louisville' se convirtió en “el más grande”: "Soy el más grande. Lo dije antes de que lo fuera. Supuse que si lo decía suficientes veces, convencería al mundo de que realmente era el más grande".

[La leyenda de Muhammad Ali en 10 asaltos]

Ali, el bailarín del ring defendió su cinturón en 8 ocasiones más antes de ser llamado por el ejército de los Estados Unidos para combatir en Vietnam. El invicto Campeón del Mundo, con 29 victorias y en el mejor momento de su carrera, fue suspendido durante tres largos años sin subirse al cuadrilátero por negarse a combatir en Vietnam. "No tengo nada contra el Vietcong, nadie del Vietcong me ha llamado negrata".

Muhammad Ali volvió a reaparecer sobre un cuadrilátero en octubre de 1970, con 29 años. Obtuvo la licencia para boxear en Atlanta y volvió a paralizar al mundo entero, para verle despachar en el tercer episodio al gran Jerry Quarry y, dos meses después, en Nueva York, a Oscar Bonavena. Su siguiente victoria, pero no menos importante, fue fuera del cuadrilátero. El chico de Louiseville venció al ejército de los Estados Unidos ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos de América por decisión unánime (8-0), para obtener la licencia boxística en todo el país.

El bailarín ya no baila

En marzo de 1971, volvió a combatir por el campeonato del mundo ante el mayor rival de su carrera y leyenda del boxeo, 'Smokin' Joe Frazier. Ali no bailó sobre el ring como nos tenía acostumbrados y perdió por decisión unánime el combate, tras haber visitado la lona en el decimoquinto asalto. Tres años más tarde ganó la revancha, dejando la puerta abierta a la trilogía ante Frazier.

Su siguiente combate marcó un antes y un después en su carrera boxística. Ali se iba a enfrentar al pegador George Foreman, el campeón del mundo que ganó a Frazier en dos asaltos tras haberle mandado a la lona en 6 ocasiones. Las apuestas estaban a favor de Foreman y parecían acertadas tras el comienzo del combate. Ali boxeó apoyado en las cuerdas y protegiéndose de los duros golpes de Foreman durante los primeros asaltos, susurrándole al oído: “¿Esto es todo lo que tienes? ¿No sabes pegar más fuerte?”. Foreman volvió visiblemente cansado a su esquina tras finalizar el séptimo asalto. Ali le noqueó en el octavo, tras una potente combinación que el campeón no supo encajar. Muhammad Ali se volvió a coronar campeón del peso pesado. ¡El rey había vuelto!

[Así boxeaba Ali: los mejores vídeos de la carrera de la leyenda]

El campeón sabía que no podía llamarse campeón si no ganaba a los mejores, y firmó el combate de desquite ante Frazier un año después de coronarse monarca del peso pesado. El combate nombrado como “Thrilla in Manila” fue uno de los combates más duros en la historia del boxeo. Ali y Frazier intercambiaron auténticos bombazos durante 14 asaltos. El entrenador de Frazier, en el minuto de descanso previo al decimoquinto y último asalto, decidió proteger a su pupilo, declarando vencedor a Alí por retirada. El gran campeón afirmó después del nombrado 'Combate del Año': "Fue lo más cercano que ha estado jamás de morir".

El campeón volvió a defender su cinturón en numerosas ocasiones: lo perdió ante Leon Spinks, para volverlo a recuperar en la revancha. Se retiró del ring tras haberse proclamado Campeón del Mundo en tres ocasiones.

El legado de Ali

Muhammad Ali fue una persona emblemática tanto dentro como fuera del ensogado. Fue una de las personas más importantes en la lucha contra el racismo, llegando incluso a cambiar su nombre en protesta a la situación vivida en las calles de su país. 'El Más Grande' también puede ser visto como el impulsor del marketing en el boxeo. Sus frases memorables, estilo de venta de combates y pasión por el boxeo fueron capaces de convencer al mundo entero de que había que verle con los guantes puestos desde cualquier lugar del planeta. Ni más ni menos que 6 de sus combates fueron nombrados 'Combates del Año' ante Doug Jones, Sonny Liston, en dos ocasiones ante Frazier, y ante Foreman en el 'Rumble in the Jungle'.

[Las mejores frases de Muhammad Ali]

Muhammad Ali sigue siendo la inspiración de muchos boxeadores y deportistas en el mundo entero. Nunca se dio por vencido ante sus rivales más duros dentro y fuera del ring: “Imposible es solo una palabra usada por hombres pequeños que encuentran más fácil vivir en el mundo que se les ha dado que explorar el poder que tienen para cambiarlo. Imposible no es un hecho. Es una opinión”.

Qué grande has sido, Muhammad Ali. El más grande de todos tiempos.

Boxeo Muhammad Ali Cassius Marcellus Clay
El redactor recomienda