Pacquiao vs Mayweather: de vivir en la pobreza a derrochar en coches y mujeres
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
DOS PERSONALIDADES COMPLETAMENTE DIFERENTES

Pacquiao vs Mayweather: de vivir en la pobreza a derrochar en coches y mujeres

A sólo 16 días para que se celebre el Combate del Siglo, Manny Pacquiao y Floyd Mayweather continúan preparándose exhaustivamente para una pelea entre dos púgiles muy diferentes

Foto:

A sólo 16 días para que se celebre el Combate del Siglo, Manny Pacquiao y Floyd Mayweather siguen preparándose exhaustivamente para una pelea que puede cambiar la historia del boxeo. Los dos púgiles están ante uno de los retos más complicados de su carrera, por el que llevan peleando muchos años... pese a tener vidas muy diferentes. Mientras el norteamericano es un deportista acomodado que se ha estado entrenando duro a lo largo de los años para firmar una carrera para la historia, el filipino se ha forjado a sí mismo tras vivir una niñez anclada en la extrema pobreza hasta ser un ídolo en su país.

Ambos boxeadores no tienen absolutamente nada que ver, salvo su obsesión por superarse día a día y su pasión por el baloncesto. Más allá de ahí, la vida de ambos es diametralmente opuesta. Mientras que Mayweather disfruta haciendo ostentación de las grandes cantidades de dinero con las que cuenta, de sus fiestas locas con mujeres y de sus caros excesos, Pacquiao ofrece una cara mucho más sobria: reconocido católico, su principal obsesión es centrarse en las obras sociales y ayudar a asociaciones de su país, en especial hacia la infancia, etapa que 'Pac-Man' recuerda realmente dura.

Y es que la vida de ambos es muy diferente. Mayweather puede presumir de ser uno de los mejores boxeadores de todos los tiempos, con un récord de 47 victorias y ni una sola derrota en toda su carrera. Desde muy pequeño mamó en su casa el boxeo, pues su padre y su abuelo -'Black Mamba', que llegó a ser campeón del mundo- fueron luchadores de reconocido prestigio. Enamorado de este deporte, desde que era un niño se dedicó a entrenar y prepararse en las mejores escuelas y con los mejores entrenadores, lo que a largo plazo ha tenido su recompensa en forma de una carrera brillante.

Mientras tanto, Pacquiao se vio obligado a forjarse a sí mismo. "Empecé de la nada, no tenía casa, a veces no tenía comida que llevarme a la boca y sólo tenía agua para sobrevivir", confesaba en una reciente entrevista en Grantland. El filipino vivía en la más absoluta pobreza y comenzó a boxear en las calles a cambio de dinero. En sus inicios ganaba 2 dólares por combate, hasta que decidió ir a vivir a Manila. Allí se convirtió en boxeador profesional, momento en el tenía que ponerse lastre en los bolsillos para superar el pesaje y poder competir. De ahí, al estrellato tras forjarse a sí mismo.

Una vez como profesionales, ambos también han segudio estilos de vida muy diferentes. Más allá del ring, Mayweather se ha hecho famoso por sus excentricidades: sus vídeos en las redes sociales en los que se le ve rodeado de mujeres, contando miles y miles de dólares, conduciendo caros coches bañados en oro o relojes por valor de más de seis millones de dólares le han convertido en el adalid del despilfarro. No sólo disfruta gastando el dinero que gana como boxeador, sino que aún lo hace más cuando es capaz de hacer ostentación de manera pública.

Pacquiao es la otra cara de la misma moneda. Pese a que en sus primeros años como profesional tuvo alguna salida de tono, se trata de un hombre más introvertido que confiesa que la religión le hizo ser diferente: "Cambié cuando escuché la voz de Dios", ha indicado en más de una ocasión. Y en la citada entrevista en Grantland, volvió a dejarlo claro: "No se trata de mi gloria o la de mi familia, se trata de agradecer a Dios que llevara a alguien que no tenía nada a tenerlo todo". La pelea entre los dos mejores púgiles del momento se acerca. Dos modos de vida con un objetivo: vencer en el Combate del Siglo.

Boxeo Manny Pacquiao Floyd Mayweather
El redactor recomienda